La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva

Del Triatlón de Madrid al Duatlón de Parla

Edu Lozano estuvo el día 9 de mayo en el Triatlón:
Triatlón Popular de Madrid – Distancia Olímpica 1,5 km + 38 km + 10 km

¿Y el agua del Lago se puede beber?, se pregunta uno de los participantes mientras colocamos las cosas en el set de transición. Me imagino que si la Federación y el Ayuntamiento han dado el ok será por lo menos apta para el baño. Bueno,,, fíate tú de “la casta”. Tiene un color verde intenso y de vez en cuando aparece alguna carpa tomando aire de la superficie, hay vida, te consuelas. De todos en ese punto de la película ya no hay vuelta atrás, si se tira el de delante yo también. 
En el Lago hay que dar dos vueltas de 750 m, un triángulo entre la orilla donde están los chiringuitos y el embarcadero.  Una vez dentro no está mal, buena temperatura,  y un leve olorcito a estanque de ranas, es agua dulce, más o menos como cualquier embalse. En realidad debe ser menos agresiva para la piel que el cloro de la piscina, si no fuésemos tan pijines con los olores.




Al igual que ocurre con las carreras en el centro de Madrid hay mucha participación, en todas las distancias de la jornada popular del Sábado nos habremos juntado cerca de 2000 participantes. Con las complicaciones de la masificación, están todos los accesos a la Casa de Campo petadisimos y la ventaja de que sea cual sea tu nivel nunca te quedas solo.  Se van dando salidas en series con diferencias de 5 a 10 lo que produce un movimiento continuo de atletas en las diferentes fases y recorridos del circuito. No tienes la sensación de que te quedas el último porque siempre viene alguien detrás.
La primera parte en el agua la completo bastante bien, es un circuito fácil con muchas referencias y las boyas a poca distancia. Recorro a pie el tramo de transición hasta el parking donde está el set de las bicis.  




En la borrica hay que dar 5 vueltas a un circuito de 7,5 km donde lo más complicado es la cuesta del cerro Garabitas. No contaba con que hiciese tanto calor, con tantas cosas a preparar siempre hay algo en lo que fallas. Me he traído solo una botella pequeña y en el recorrido en bici no hay avituallamiento. Pues vale, en la tercera vuelta ya me la he bebido, la física funciona y a más velocidad más evaporación, en fin,,, aguanto las dos que quedan  pero al comenzar la carrera a pie voy más seco que un esparto. 
El último tramo son solo 10 km en un recorrido a 4 vueltas entre el parking y la rotonda en la que se da la vuelta en el R&R, primero subiendo y luego bajando. “Como se agradecía la lluvia el día de maratón”  voy pensando, que diferencia con este calor. La verdad es que no hace tanto lo que pasa es que voy arrastrando el “pajarón” de la bici y ya no queda otra que resignarse y acabar.

Triatlón Popular Madrid
Olímpico Participantes 566

PuestoNombreNataciónTrans.1BicicletaTrans.2CarreraTotal Neto
459Eduardo Lozano Valverde0:29:323:121:22:321:4759:25:002:56:27

El tema organizativo, cronometraje, etc., dejó mucho que desear, quizá por ser tantos participantes. Pero bueno en general es una prueba entretenida y bonita,,,,,, por lo menos “a vista de rana”.




  -------------------------------------------------------------------------------------------------


                     Cristian Casas estuvo el día 10 de mayo en el Duatlón de Parla:
   




Pto. Gral.NombreCarrera 5 km.Bike 20 km.Carrera 2,5 km.Total
190Cristian Casas Marcos0:24:370:55:550:13:251:33:56

V Carrera Popular Cabanillas del Campo

                                           Por Dave




Algo está pasando con las carreras de la Diputación porque cada vez el número de corredores es menor, el año pasado llegaron a meta 184 personas, este año unas 50 personas menos. Esta pregunta no tiene fácil respuesta, pero esta pregunta no la podemos preguntar nosotros mismos, el año pasado éramos 14 villanos, hoy solo 3.
Será que la carrera estaba en mitad de un puente en Madrid, o el calor, o que hay carreras todos los días, o que estamos a final de temporada y nuestros miramientos son otros, o que este tipo de carreras ya no gustan, o que la bolsa de corredor se limita a una bolsita con agua, plátano, bollito y camiseta, o porque tanta carrera te dejas una pasta o yo que sé por qué.

Lo que sé es por qué corro yo, yo corro porque me gusta, porque es una carrera cerca de casa, porque tengo hambre de competición tras unas semanas difíciles profesionalmente, porque es una carrera del Circuito Provincial y tengo la ilusión de entrar en la clasificación final y por qué siempre encuentro algún reto personal por el que hacerlo, a veces puede ser buscar una MMP, otros días simplemente ganar a un compañero, hoy, hacer mi mejor marca en la prueba y muchos días simplemente por sentirme bien conmigo mismo.
La mañana despertaba con abundante sol, acompañados de una suave y fresquita brisa y tras las fotos de rigor, Peñu, Capote y yo, nos colocamos en la salida. Los primeros metros, me sorprendió no ver a Peñu, saliendo a machete y aprovechar la primera bajada para mantenerse en los puestos delanteros, situación que hizo que le pasara en los primeros metros. Desde allí una carrera de menos a más, con mucho miedo, por haber competido el día anterior y por haber sufrido mucho con el gemelo la semana anterior, pero me sentí a gusto y no dejar de pasar gente en toda la carrera ayuda.





El recorrido ya lo sabéis, dos vueltas a un circuito que aunque salga del centro del pueblo, te lleva a una zona sin urbanizar, donde lo que al principio era una brisa, mientras corríamos se convertiría en un viento que te frenaba a la ida y te daba alas a la vuelta.
Tras pasar por la primera vuelta, me vi con fuerzas, consiguiendo hacer una segunda vuelta, mucho mejor que la primera, consiguiendo mi mejor tiempo en Cabanillas; reto conseguido.









Peñu, como decía, también salió mucho más comedido, y pudo disfrutar de una carrera echando, poco a poco, cabezas a su saca, asegurándose el subcampeonato de la liga villana.


Capote, consiguió ganar a una de sus “liebres”(como él dice), y por la sonrisa que tenia mientras me lo decía, le gustó rebanar esa cabeza, lástima que el viento y la última cuesta le hiciera escaparse de su nube en la distancia, obteniendo un crono de 55 minutos.


Para acabar con la representación Villana en Cabanillas, Carlos, se subió a lo más alto del pódium, cerrando un fin de semana genial en el que fue segundo en Romancos y campeón en Cabanillas.





Pto. GeneralNombreApellidoPos. CªVuelta 1Vuelta 2Tiempo
23DAVIDGARCIA SERRANO1120:4019:550:40:35
37FRANCISCOPEÑUELAS SANCHEZ1021:3521:010:42:36
116MANUELCAPOTE HUELVA70:26:410:28:240:55:05

Romancos: duelo en la cumbre de la liga.

Crónica de Peñu
El sábado por la mañana me desplacé  únicamente con mi compañero Dave (otros dijeron que vendrían pero se rajarían al final…), hasta la población de Romancos, un pueblecito con un encanto especial y en donde les gusta mimar al corredor que se desplace hasta el.


Líder definitivo contra sublíder virtual, la suerte estaba echada, Dave decía que no se encontraba en un buen momento de forma, pero ni aún así sería capaz de rebanarle su preciada cabeza.
Entre 80 y 100 corredores nos daríamos cita en la salida de una carrera, llena de ambiente, cuestas, calor, caminos, sembrados, sendas, atenciones al corredor…, a mi me cautivo desde la primera vez que vine y eso que el perfil es rompe piernas de narices


Das primeramente una vuelta a al pueblo sin parar de subir y bajar, para después por la ladera de un montecillo no parar de subir, coger una carretera y tirarte a tumba abierta hasta llegar de nuevo al pueblo, donde al final se da de propina la última vuelta al mismo y en donde se te terminan de romper las piernas con la cuesta justo antes de la llegada a meta.


                                         El equipo villano en Romancos.

Como dice la tradición después de correr hay que bañarse y refrescarse en el pilón del pueblo.

Quien mejor para repartir la publicidad de la carrera Villana que los propios dibujos del cartel…

Después de la carrera compartimos unas deliciosas migas alcarreñas, con huevos fritos y limonada que nos regalo la organización.


Buena carrera, buena organización, buena gente, buen recorrido, buena comida u buen hacer en todo, el año que viene repetimos y esperamos ser más.

88 Llegados a meta.


Pto.NombreTiempo
14DAVID GARCIA SERRANO0:30:52
17FRANCISCO PEÑUELAS SANCHEZ0:31:38

CARRERA DE LA MUJER MADRID 2015


                                             Por Paula Campos



Como cada domingo nos levantamos con una nueva carrera y una nueva ilusión por superarnos a nosotros mismos.
Hoy vamos dirección Madrid con la intención de disfrutar de la carrera de la mujer
Nos levantamos prontito para desayunar y preparar todo; cogimos el coche y pusimos rumbo Madrid. Encontramos sitio para aparcar fácilmente así que pudimos ir tranquilamente hacia la zona de salida. Ya había muchísimas mujeres por allí, todas de rosas; ya se empezaba a respirar el ambiente.



A las nueve daba comienzo la salida; el primer kilometro fue muy lento debido a la cantidad de mujeres, y algún que otro hombre, que participaban  (32.000). Durante el recorrido fui buscando a Jaimes´s team que hoy se encargaban de ir buscando a Walli entre tanta mujer.




Fue una carrera muy bonita, de las que vas a disfrutar y respirar.
Estoy  muy contenta por haber participado en esta carrera y por vivir con miles de mujeres esta experiencia.



28.095 Corredoras.


PosNombreCatPos/CatTiempoPuntos
6680Paula Campos TabladoSenF28050:48:1613

SALESIANOS 2015, UN GIRO DE 180º EN TODOS LOS SENTIDOS…

Por Peñu.

Está claro que el humano es avaricioso e incluso carroñero en ocasiones y lo que está aún más claro cada vez más en el mundillo del running popular , es que todos tenemos sed de trofeos, incluido yo.


Empujado por esta sed de trofeos, el domingo pasado me acerqué hasta el colegio de Salesianos para participar en su Cross, era la opción más racional, ya que la Tonda le sentaría muy mal a mis rodillas, la media de Azuqueca se me habría hecho eterna y la carrera de Meco con pelas de por medio, pues ya se sabe…
La verdad que éramos pocos, pero la mayoría eran muy buenos.



Viendo el percal me dije a mi mismo, todos han pensado como yo, aquí se pilla un trofeo fácilmente, pero que lejos de la realidad fue todo aquello.

Si hace 15 días me encontraba corriendo lento un maratón pasado por agua, hoy me disponía a correr un rápido 5000 y achicharrado por el calor, que caprichosa es la vida…
Eran 3 vueltas a un circuito ondulado aunque no duro. En la primera vuelta fui capaz de mantener la tercera posición de mi categoría corriendo demasiado rápido para ello (3:46). En la segunda vuelta perdí mi posición aunque luche con uñas y dientes porque esto no sucediera. Y en la tercera vuelta al ver la imposibilidad de luchar por mi trofeo, corté un poco de gas y según me dejaba llevar hacia la meta, otro corredor de mi categoría me gana la posición para terminar al final 5 de mi categoría y octavo o noveno de la general (no lo se porque no han puesto las clasificaciones, solo han publicado los pódiums) con un tiempo de 19:50, contento. 



FIN DE SEMANA VILLANO 16 Y 17 DE MAYO


La carrera de las Edades del Hombre - Profecía por el desierto

Por Sergio Trigo.




Esperábamos pasar un fin de semana fenomenal. Viajar a Ávila el viernes, para correr "La Carrera de Las edades del hombre" que se celebraría el domingo a la una del medio día.
Fin de semana con sus cañitas, sus tapitas, sus paseos por una bonita muralla, visitar la exposición, terracitas, helados...
Después estaba la carrera, un diez mil, de perfil "llano", llano mis cojo.., buen tiempo, buena comida al terminar, "judiones, papas revolconas y chuletón de Ávila". Aquí la experiencia y esa maldita "spanish filosophy, piensa mal y acertarás" empezaba a retorcer el nivel de las expectativas. Demasiado bonito, no acababa uno de creerse semejante planazo.

Como una profecía auto-cumplida así fue: magnifico fin de semana, espectacular ciudad!, asombrados de lo rápido de el viaje, siendo viernes además. El tiempo lo mejor, las terrazas, los baretos con los compañeros del club, que nos enseñan los lugares con las mejores tapas mmmmmmm...
Lo pasamos en grande, nos pusimos como el KIKO y dormimos como un cesto.

                                                            Día D



Salimos del hotel y aparcamos sin problemas a cinco minutos de la salida. Nos encontramos los cuatro villanos, David "Coco", Erika, Laura y yo mismo. Las chicas decidieron hacer una expedición a una gasolinera, para visitar los servicios. Ya que la organización, no había dispuesto los baños portátiles de rigor, en estos casos.

De acompañamiento, una procesión de creyentes o borrachos, que portaban una virgen, a la par que bailaban el cruzadito. Un energúmeno los guiaba sin parar de lanzar cohetes. Cohetes que subían a veces verticalmente y a veces se escoraban acojonando bastante, explotaban  y enojaban hasta el mismísimo Picachu. 



Desde ahí, las cosas cambiaron de color. 2500 corredores eran muchos. Ya no conseguimos los villanos reunirnos para la salida. Aunque tengo mis fundadas sospechas que Coco, me dio esquinazo para hacerme la 13 14.




La salida se retrasó 15 minutos, a pleno sol, contando los 10 minutos previos, sumaban como mínimo 25 mínimo esperando, con mucho calor.
Se dio la salida y todo el mundo como si estuvieran paseando, casi andando. Y tan apelotonados que era peligroso adelantar. Bajada, llano, más bajada, más llano, más bajada... por supuesto! todo lo que baja, tendrá que subir!
Llegamos a los dos kilómetros y medio y primer puesto de avituallamiento, diez metros delante de mí, dan la última botella de agua. No puede ser! detrás mía corrían cuatro quintas partes de la carrera ¿y ya no había agua para nadie más?
En el km 7,5 tampoco había agua... caras de incredulidad, miradas de desesperación... Ya, ante esta situación, la gente buscaba una solución y muchos la encontraron en el suelo. Las botellas que quedaban a medio beber en los laterales de la calzada. La generación de la litrona recuperó su inocencia, olvidó el conocimiento adquirido, dejó a un lado los escrúpulos y se hidrató como antaño, compartiendo la boca de una botella con desconocidos.

Esto me hizo pensar, que si no me daba prisa, también se acabarían los suministros en la llegada. Apreté el ritmo encarando un durísimo final, con la boca totalmente seca, cuesta arriba y pegando duro el sol, diría yo, que 35 grados eran pocos.

Aunque habíamos comenzado frente a la preciosa muralla, el recorrido era bastante feo, por el extrarradio, barrios sin ningún encanto y sin sombra.

Llegué a la meta y no tardé mucho en ir a la zona de avituallamiento, justo a tiempo para la lata de refresco, pero el agua otra vez se acabó en mi cara, por suerte vi que sacaban en el lado contrario al que yo me encontraba, un pack de seis botellas de litro y medio, al grito de es "el ultimo agua que queda". Como si fuera un refugiado en medio de una catástrofe, saqué eso que sospechas llevar dentro, y me hice con una botella, corrí a la llegada a esperar a las chicas. Sabía que habrían padecido como mínimo, lo mismo que yo.

Mientras las esperaba, la ambulancia se llevaba a uno con golpe de calor y era el tercero que veía caer, en la Carrera del Desierto de Asfalto.



La preocupación aumentaba por momentos, intentaba hacer un cálculo de sus tiempos, pero no llegaban...

Llegó exhausta Erika, agradeciendo el agua que yo les reservaba y el mojarle la nuca.
Mientras atendía a Erika vi como Coco, empezaba a moverse como un padre esperando junto a la sala de partos, intentaba alargar el cuello para encontrar a Laura y al no verla, se movía más rápido. Él la esperaba con una lata de bebida, también las latas, se habían acabado.


Llegó Laura también exhausta, refresco, agua, nuca mojada y a buscar a la hermana de Coco.

En este punto, mi sensación no era si había corrido bien o mal, o si le había rebanado la cabeza a Coco en su tierra, que SI!. Era que habíamos sobrevivido, habíamos esquivado el golpe de calor y la deshidratación. Estábamos bien. 

Cuando averiguamos donde había que ir para recoger la comida, ya había 500 metros de cola, que se movía despacio. Una hora para conseguir la bandeja con una rica cerveza, coca cola, pan, patatas revolconas y una hamburguesa con una bandera de plástico clavada encima, que decía "carne de Ávila". Demasiado bueno para ser verdad. Los judiones se habían acabado, sorpresa sorpresa. El chuletón no era un chuletón... Pero vamos!, éramos supervivientes!



Realmente estábamos contentos, aunque veíamos todo lo que había salido diferente a nuestras expectativas, el gesto era de satisfacción y disfrutamos de la comida y de la cervezas a la sombra, tumbados en el césped y  de los cafés y de los helados en una terracita. Compartimos la experiencia según cada uno lo había vivido, Risas, besos y para Villanueva.



No diré que fue un desastre la carrera, aunque mucha gente lo decía al terminar.

Lo cierto, es que para mí, fue una experiencia vital. Ver como la gente reacciona ante un pequeño caos, la mini-supervivencia que conllevó. Ver como algo fácil se complica y te da lo que sin saberlo, buscamos al correr: Vivir algo intenso. Un 10.000 se convirtió en una aventura y según mi punto de vista, fue el colofón final, a un fin de semana excepcional, mejor incluso de lo que habíamos imaginado.

No repetiría en ediciones venideras, al no ser que circuito cambie al interior del casco histórico.


El organizador nos envió un email pidiendo disculpas por todo lo acontecido. Lo cual le honra.


1.402 Llegados en el 10.000:


PosNombreCatPos/CatTiempoPuntos
525SERGIO TRIGOVEAM01280:47:0622
627DAVID ALONSO JIMENEZVEAM01460:49:3719
1157ERIKA DOBROVOLSKAITESENF0590:58:2816
1218LAURA ROBLEDILLO RAMOSSENF0691:00:1213

Cross de Meco 2015

Entre  los 13.133 empadronados en Meco  hay 3 que pertenecen al club de atletismo Villanueva en su categoría de “adultos”.
Estos tres dieron buena cuenta de los 7 kilómetros de esta popular carrera del pueblo que hace “frontera” con Villanueva de la Torre.



Como es costumbre Virginia quedo primera local.



Mientras Raúl rozo el pódium y Oscar dice que tiene que entrenar más (aún).


En el apartado infantil otro villano de Meco hizo de las suyas, Samuel:


Que sepamos también corrieron la mujer de Raúl, Angélica, y sus hijos, Lucia y Alejandro, que no son del club pero como pertenecen a la familia les damos la enhorabuena también.



GeneralNombreLocalTiempoRitmo
17Raul Lopez Torralba0:27:033:52
31Oscar Martín Culebras0:28:584:09
39Virginia Hernandez Perez0:30:024:17

FEROCES 2.0

                      Crónica de La Subida a La Tonda por José Valencia




Después de hacer la Madrid-Segovia en septiembre y de que me diagnosticasen la lesión en la rodilla, tuve un periodo en el que no sabía si ir o venir, si agacharme o saltar, si apuntarme o no. 
Esto provocó que no tuviese un plan establecido o una meta a la que llegar, y por ende, poder dedicarme a entrenarla y buscarla con vehemencia, lo que me ha  llevado a estar en pre-temporada la mayor parte de la temporada.
Intente por algún mes plantearme el objetivo de prepararme para una carrera corta y rápida, pero desistí en el empeño. Y no por la rodilla, sino porque a la fría luz de la razón la maquinaria no daba para ello.
Entonces surgió el tema del Circuito de Carreras de Montaña de La Diputación. Y me decidí a hacerlo. Aunque debido (según las cuentas de David Alonso) a mi proporción de peso por altura partido por dos no doy para alardes en el terreno, la verdad es que siempre me ha gustado, no en vano he disputado en montaña carreras desde kilómetros verticales a Trail de 50 km. 
Tras sopesarlo en mi fuero interno y palparme la rodilla,  lo casque a los cuatro vientos “voy a todas las de montaña” que no es lo mis que decir “Voy a por todas en montaña”. 
Aunque sea con el método del gran metodólogo aquel de “correr y andar”, pero llevándolo al extremo más surreal.

Por lo menos no dejaré de hacer lo que me gusta y de esta manera envejecer más despacio.

Tras la “CUESTA EL PERRILLO” tocaba la “SUBIDA A LA TONDA”
Está vez mis compañeros eran otros, Carlos Serrano y Lolo Verdeal, seguramente (con permiso de Basi) los dos tipos con más nivel en este terreno. Y allí estaba yo con ellos. Es como si el Perfumerías Avenida(con todos mis respetos) fuese a jugar un triangular con los Lakers y los Clippers en el Staples Center de Los Ángeles.



Pero no se trataba de competir con ellos, se trataba de hacer equipo, puntuar para el club, descubrir otra cumbre y pasarlo bien.

La salida y la meta estaban situadas frente a la Iglesia de Tamajón que data del Siglo XIII, y que es más que reconocible para todos los que, año tras año, peregrinamos el primer fin de semana de junio por los pueblos de la Arquitectura negra, camino del Ocejón.




El día era bastante caluroso y prometía con hacernos sudar. 


El Excelentísimo Alcalde de Tamajón dijo 3,2,1 y…


Tras una pequeña vuelta para volver a pasar por la zona de salida, enfilar una pequeña bajada y pasar por encinas gigantes empieza la ascensión, sobre el kilómetro tres aproximadamente.





La subida la verdad es que no da licencia a la pausa, parece que no se va a acabar nunca, con el hándicap del alta temperatura que nos hizo el domingo, y que parece anunciar un verano insufrible.
Aquí empiezo a perder de vista a Lolo, que parece posicionarse tras el grupo cabecero, y a Carlos que va progresando.
Son algo más de tres kilómetros que te llevan desde los 1000 a los 1242 de la cima, La Tonda y sus antenas, que se ven desde lejos pero parecen no acercarse nunca por más que avances hacia ellas.
En la cumbre, mientras cogemos aire, nos dan una botella de agua y nos envían de regreso a Tamajón.

La cuesta abajo ya se disfruta de otra manera. El corazón se reposa, las piernas poco a poco recuperan sensaciones y así te dejas caer hasta la meta, por una bajada y un camino no demasiado técnicos que me recordó en gran parte a la bajada desde el penúltimo avituallamiento del Ocejón a Robleluengo.

Incluso a 20 metros de meta me dio para esprintar y adelantar a un paisano, al más puro estilo rebanador.

Allí me estaban esperando los dos “lobos feroces” de la montaña que en poco más de 10 kilómetros me habían sacado 7 y 5 minutos respectivamente. Entrando Lolo el 11 de la general y Carlos 16 de la general.




Además, y según la clasificación provisional, Lolo había quedado tercero de los veteranos por lo que tendría trofeo. 
Con alegría fuimos a cambiarnos y tras las carreras infantiles donde los dos pequeños Verdeal, Bruno y Héctor participaron y quedaron los segundos respectivamente..



..nos dispusimos a hacerle la ola a Lolo frente a la Iglesia de Tamajón donde dispusieron el pódium de forma estratégica para las fotos. 
Más para nuestra sorpresa subió otro.... 
Que al parecer sí que había corrido, pero que llevaba el dorsal a la espalda y el chip en la oreja, que ya sabemos que estos montañeros son diferentes, y haya reglamentos de dorsal visible y chip en su sitio. 
Que como el bueno de Lolo no le dio más importancia, para que se la vamos a dar nosotros que le hicimos la ola igual porque es un fenómeno.

Luego, tras un poco más de calor y charleta con los de Brihuega, los de Guada, los del Pilar y otros amigos montañeros, nos comimos la paella, echamos unas risas y pasamos una sobremesa agradable los dos lobos feroces (2.), el percherón (0) y los pequeños feroces. 

Gracias a ellos, a Ana y Nati por ejercer el noble arte de animar y fotografiar.


Y coleccionamos otro atardecer, haciendo tangible lo intangible.


La próxima en Peñalver el 21 de junio, con parada en el mítico Ocejón .






PTONOMBREAPELLIDOSCATEGORIATiempoRitmo km
11MANUELVERDEAL PORTERO4º VET.0:43:564:23
16CARLOSSERRANO AGUILAR9º SENIOR0:45:284:32
40JOSEFERNANDEZ VALENCIA17º VET.0:51:065:06