La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva

MILLA RIO HENARES

El sábado 27 junio Francisco Peñuelas compitió “sin querer” en esta conocida milla de Guadalajara. Consiguiendo un más que meritorio SEGUNDO PUESTO en la general.






PUESTONOMBRETIEMPO
FRANCISCO PEÑUELAS SANCHEZ0:05:34







Más información y crónica en su blog:

http://ungallardohostil.blogspot.com.es/2015/06/27-06-15-navarrosa-y-rio-henares-2.html


TRIATLÓN DE PAREJA 2015

 La tarde del sábado 27 de junio Eduardo Lozano completo el triatlón de Pareja con los siguientes resultados:




Pos.NombreApellidosPtoCATTnat. 1500 METROSPNatCiclismo 40 KM.PtoBiciCarrera 10 KM.PcarrT_META
178EDUARDOLOZANO VALVERDE120:32:201971:24:201930:50:261422:53:20








Triatlón de Fuentidueña

El pasado domingo Cristian Marcos participo en el Triatlón de Fuentidueña. Con el siguiente resultado:




PTONOMBRE Y APELLIDOSP. Cat.SWIM 750 m.P. SwimBIKE 20 Km.P. BikeRUN 5 K.Pto RunTOTAL
258CRISTIAN CASAS MARCOS4111:232080:57:582640:30:422401:40:02

Los nuestros en nuestra carrera

12 integrantes del club de adultos más un “chaval” de la Escuela (Oscar Úbeda) tomaron parte en la carrera villana. Además de colaborar en el antes y el después de la misma.

LOLO Y JUANJO flanqueando a Nacho


4 mejores marcas personales en el club. Oscar, Félix, Erika y Celia.
1 estreno, Celia.
2 pódium, Lolo y Juan José. Segundo y tercer local respectivamente.



Todas las fotos que aquí mostramos de ellos están tomadas por Pepe Jaén en la mítica cuesta de los autos locos. En pleno esfuerzo, en la segunda parte de la misma que es cuando más se agarra.


RAUL

DAVE

LOLO

JUANJO

OSCAR ÚBEDA

OSCAR MARTÍN

SERGIO

FELIX

JUANCAR

MIRIAM

ERIKA

CAPOTE

CELIA

GEMA


Si quieres saber porque se llama “CUESTA DE LOS AUTOS LOCOS”  te invitamos a que revises nuestro diccionario, donde podrá ilustrarte de toda nuestra jerga:



                             Soberbi@s tod@s.


POSICIÓNNOMBREAPELLIDOSCAT.P.CAT.TIEMPOMEDIA
19RAULLOPEZ TORRALBAVet.A140:38:003:48
25DAVIDGARCIA SERRANOSenior40:38:483:53
31MANUELVERDEAL PORTEROVet.A200:39:253:57
47JUAN JOSEJAÉN SERRANOSenior110:40:394:04
52OSCARUBEDA CARRASCOSenior120:41:104:07
57OSCARMARTIN CULEBRASVet.A300:41:244:09MMP
159SERGIOTRIGO SIERRAVet.A730:46:454:41
194FELIXALGUACIL CULEBRASVet.C130:48:534:54MMP
219JUAN CARLOSGIL PUCHOLVet.B400:50:465:05
251MIRIAMLÓPEZ MARTÍNEZVet.A110:53:305:21
252ERIKADOBROVOLSKAITESenior60:53:335:22MMP
257MANUELCAPOTE HUELVAVet.C170:54:225:27
274CELIAROLLÓN BLANCOVet.B70:57:355:46MMP
297GEMAMORATAVet.A201:03:406:22

POSIBLES E IMPOSIBLES. Resultados y muchas más fotos de la carrera Villana 2015




RESULTADOS
VII CARRERA DE LAS CABEZAS CORTADAS


5819 fotos ( y aún nos quedan por subir) de la carrera GRATIS para ti corredor o corredora. Búscate y descárgatela.


Fotos del blog de Pepe Jaén , CUESTA AUTOS LOCOS

PINCHANDO EN CADA EL ENLACE LAS FOTOS


FOTOS DE LA SEPTIMA CARRERA VILLANA
FOTOS EDU LOZANO - PREVIOS, CARRERA, META
--------------------------------------------------------------
FOTOS EDU LOZANO - TROFEOS ADULTOS-NIÑOS
FOTOS CHRIS TIAN GALLEGOS - 7 ALBUNES
FOTOS JAIME SERRANO - SALIDA
FOTOS JAIME SERRANO - KM,1
FOTOS JAIME SERRANO - KM,4
FOTOS JAIME SERRANO - AUTOS LOCOS
FOTOS JAIME SERRANO - VARIAS
FOTOS JAIME SERRANO - TROFEOS ADULTOS
FOTOS PEÑU - KM,1
FOTOS PEÑU - KM,8

Fotos de las carreras Infantiles en el blog de la Escuela :


                                                            Posibles e imposibles.



Se inscribieron 330 adultos, 314 participaron y 309 terminaron la prueba, aunque todos, incluso los que no completaron el circuito debido a algún percance (sin gravedad) recibieron “su premio”.
Corrieron 203 niños en las diferentes categorías.
Se repartieron 1600 kilos de sandias, mucha bebida isotónica, agua, 80 litros de cerveza y 525 bolsas del corredor entre mayores y pequeños llenas a no poder más.


                ¿Para qué?, para intentar hacer posibles de los imposibles.

Imposibles.
Que viendo lo que estaba ocurriendo este año en el Circuito de La Diputación tengamos que colgar el cartel de “no hay billetes”.
Gracias a vosotros corredoras y corredores llegados de todos los rincones. Esos que llegan de Azuqueca, Brihuega, Sigüenza, Molina, Lituania, Torrejón, Alcalá, Madrid, Guadalajara, Torija, Alovera, Cabanillas, Marchamalo, Ajalvir, Villanueva, etc. Esos que corren a 3:27, 4:26, 5:32 y 8:20. Esos que visten de amarillo, blanco, negro, rojo, azul o que llevan una sandia pintada en el pecho. Juan José, Inés, Patricia, Pedro, Jorge, Pilar, Javier, etc. Y todos los que se llevaron un trozo de cielo villano.


                                     Gracias a vosotros  lo hicimos posible.

Imposibles.
Que una carrera salga tan bien organizada, con ese montaje, ese agasajo al corredor popular, esas carreras infantiles, ese no te preocupes. Ese mirar por el otro en lugar de contemplarse el propio ombligo.
Gracias a los 50  socios del club y a sus familias. Que se desviven en este largo fin de semana. ¿Qué hago?, ¿Dónde me pongo?, ¿Qué necesitas?, “no te preocupes”.
Ellos no son profesionales, aunque lo parezcan.
Ellos y ellas. Mecánicos, albañiles, ingenieros, comerciales, amas de casa, mozos de almacén, buscadores de empleo, profesores, etc. Se convierten por momentos en Fotógrafos profesionales, diseñadores, psicólogos, speaker, animadores, directores, etc.
Y yo, que soy un simple bloguero que aporrea estas teclas de vez en cuando, que en ocasiones estoy más o menos acertado, que algunos me llaman por mí nombre. No soy nadie al lado de ellos, de su descomunal implicación, aunque sus nombres permanezcan en el anonimato. Y que son capaces de atrapar nubes en el cielo villano.


                                     Gracias a ellos lo hicimos posible.

Imposibles.
Que con esta crisis que parece perenne consigamos que los patrocinadores sigan apostando gratuitamente por esta carrera año tras año.
Gracias a esas personas que en el club trabajan en la sombra desde principio de año, buscando y rebuscando. Llamando y volviendo a llamar. Escribiendo al uno o al otro. Subiendo y bajando. Quitándose vida de su vida, tiempo de estar con sus familias, desvelándose  gratuitamente.


                                  Gracias a ellos lo hicimos posible.


Y sería imposible sin Protección Civil y todos esos voluntarios que cortan las calles y velan por la seguridad del corredor.

Y seguro que con lo torpe que soy me olvido de alguien o de algo, porque posiblemente  ser perfecto es imposible.

Esta carrera, tiene un corazón que palpita de vida.

                     Y año tras año bombea y da vida a una mañana de junio.
                                                 Haciendo posible lo imposible.

                                             GRACIAS DE TODO CORAZÓN.



LA SÉPTIMA CARRERA DE LAS CABEZAS CORTADAS

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Os anuncio que ya  borraron aquellos grafitis de las paredes de las pistas, y que con toda seguridad el chatarrero no pase gritando como es su buena costumbre. Pero que cuando el gallo cante a la mañana del 14 de junio de 2015, dará comienzo por séptima vez una nueva edición de la Carrera de Villanueva. Aquí, en las pistas de atletismo.
Y nosotros, los que organizamos esto, intentaremos que te sientas como en casa.
A día de hoy cruzan nubes grises por el cielo, que turbio, truena feroz. Pero entre las cosas que te daremos en la bolsa de corredor meteremos un gran sol que ilumine tú camino  y que de esta manera el calor del verano os empuje en las cuestas abajo para coger carrerilla y subir las cuestas arriba, donde llegareis a rozar las nubes y entre ellas ver el arco iris que se empieza a vislumbrar.



Desde la pasada edición en junio de 2014 he recorrido durante un año entero el circuito de la carrera villana, unas 300 veces, tantas como corredores vendréis el domingo a correr la séptima edición de nuestra carrera. 
Como yo no puedo correr este domingo solo os pido una cosa a cada uno de esos 300. Que CORRÁIS POR MÍ.
A vuestro aire. Supinando o pronando, mas rápido o menos rápido. Siguiendo la estela azul de las flechas. 
Porque cuando lleguéis a la meta y levantéis los brazos por ser el 1 o el 300 seréis parte de nosotros. Nuestros campeones.



               Y para ello te vamos a agasajar lo mejor que podamos:

-Camiseta exclusiva, tirantes chica o manga corta chico, con dibujo de una gran artista (Ana Azpilicueta  http://comocabras2015.blogspot.com.es/). 



-Nuestra tradicional sandia (del huerto a la mesa) de 3 a 4 kilos, nos anuncia el “huertero”.



-Bolsa con bebidas y alimento sólido.
-Sorteos varios.
-Cerveza.

Sin olvidar que también tenemos carreras infantiles dentro de las pistas de atletismo. Todo como siempre en nuestra aldea con un gran ambiente.






Por si alguno no ha leído aún “El Libro del Santo rebanador” aquí os pongo el capítulo titulado “La carrera de las cabezas cortadas”, donde se resume que es nuestra carrera.

                               “LA CARRERA DE LAS CABEZAS CORTADAS”                   


                    
Fulanito Mengana había corrido todas las carreras del Circuito. Consiguiendo un record sin igual, quedar en todas el último. El cuerpo no le daba para más, eso él lo tenía claro. Corriese quien corriese, llegaba al menos diez minutos después del penúltimo.
Entraba casi siempre fuera de control y, aunque los organizadores, por pura compasión, le obsequiaban con la bolsa del corredor, nunca figuraba en una lista como entrado en meta.

Cuando regresaba a su poblado después de cada carrera, los miembros de su tribu le preguntaban qué ¿que había ganado?, qué ¿cuantas cabezas traía en su zurrón?. Cuando les contaba que había quedado el último, se burlaban de él. No entendían ese empeño de ir a cada carrera y acabar al final, justo delante del coche escoba.
Aquella era una tribu que, en tiempos antiguos, fue la cuna de grandes y afamados corredores, que semana sí y semana también regresaban a la aldea con trofeos, medallas y cabezas en la saca.

Ahora solo tenían a Fulanito Mengana como representante en el CIRCUITO, por lo que para los más viejos del lugar él era poco menos que un loco o un paria.
Aun así, Fulanito Mengana siempre alardeaba de que se estaba reservando para la GRAN CARRERA. En la que, a todos les aseguraba, que no quedaría el último y traería para ellos una enorme y valorada cabeza. Nadie le creía, por supuesto.

Llegado el día, despertó a voces al pueblo entero, y les anuncio que la gran cita había llegado.
Le vieron alejarse, calzado con sus viejas Mizuno, la camiseta de la tribu, una mano alzada al cielo, y una saca vacía en la otra.

LOCO, pensaron todos. Mientras retorcían sus dedos índices en la sien.

Cinco horas después regreso, se le veía venir a lo lejos, traía una sonrisa dibujada en la cara.
Un murmullo fue alertando a todo el pueblo, y poco a poco la tribu entera salió para verle llegar.
La misma estampa de siempre llegaba por el camino, vestido con la camiseta conmemorativa de la prueba, bebiendo un bote con líquido isotónico…..pero…. asombrados, todos se fijaron en la saca que arrastraba con su mano derecha.
Al llegar ante ellos, en el mismo centro de la plaza, alzo el zurrón y grito “YA TENGO MI CABEZA”. Los miembros de la tribu, estupefactos ante la gesta, se quedaron mudos, hasta que alguien grito un hurra, otro un “hay que ganar” y todos rompieron en aplausos y vítores.
                       Aquella noche toda la tribu comió sandia.

Desde entonces Fulanito Mengana fue tratado por todos como un “EXPERTO REBANADOR DE CABEZAS”.
Y cada penúltimo domingo de junio, llena su vieja saca con una CABEZITA.

            Algunas veces es preciso ser el último, para ser primero alguna vez.


Firmado
El Pronador Errante.



Triatlón de Bilbao


El 30 de mayo por tierras vascas dos súper atletas villanos nadaron 1.900 metros, rodaron en bicicleta 92 kilómetros y corrieron una media maratón.

El finisher y las masas. Por Edu Lozano.







Una cosa es decir eso de que tu objetivo es solo "terminar" y otra quedar el último. Lo de ir de "finisher" queda muy cool pero no quita que si los de delante se dejaran los intentarías trincar a todos. Una vez que te pones,,,, ya total. 

En Bilbao amanece una mañana preciosa, buena temperatura, parece que hasta  acabará saliendo el sol, y un ambiente espectacular. Toda la ciudad y sus habitantes de cualquier edad y condición se han vestido con las franjas rojiblancas del Athletic. Han conseguido llegar a ser finishers de la copa, que es un premio importante, disfrutarlo y si además se ganar ,,, pues eso.

Jesús y yo hemos tenido suerte porque es el día ideal para competir, ¿cuando puedes encontrar un llenazo semejante a lo largo de todo el recorrido?, ¡Aupa!, ¡Aupa!, se nota por todas partes la euforia previa a la final.

Hay también una buena participación, más de 500 inscritos, y la cantidad para los que nos movemos por el final del grupo siempre es un alivio. Igual que en las carreras se puede aplicar el principio de que a más corredores mejor puesto consigues. O por lo menos vas menos solo que no es poco.

Como breve resumen diría que del agua salí muy contento. La ria resulto más fácil de lo que pensaba, no había casi corriente y era muy sencillo seguir la línea recta con la referencia del muro lateral, sin tener que levantar la cabeza al frente como en un embalse.

La bici, bueno, durillo por los 92 km del tirón que salieron al final pero con un trazado rápido y sin dificultades técnicas. Las dos pasadas por el puerto del Vivero, unos 4 km al 5 - 6% y el resto llaneando y con bajas largas sin demasiado peligro.










Sobre las zapas solo quedaban los últimos 21 km que aunque para Jesús y para mi debían "estar hechos", como te dicen al pasar, pues puff,,,, son lo más duro de todo. La carrera a pie es lo peor porque tras unas cuantas horas acoplado al sillín y manillar te tienes que desplegar y volver a sentir tu peso sin ninguna defensa. Ni el agua que te haga flotar ni los desarrollos que te ayuden a avanzar. Solo tu y el asfalto o los adoquines. A pesar de todo hicimos buen promedio recuperando muchos puestos.
Al empezar el tramo de carrera Jesús venía unos metros detrás porque él ya había completado una vuelta. Hicimos las dos siguiente más o menos al mismo ritmo, hasta que el sumó la tercera y se fue para meta. Yo con mas pena que gloria tuve que cumplir con la última, bueno,,,con esa sensación de los minutos finales en un partido con el resultado decidido. Sabía que terminaba y casi el tiempo que iba a hacer, minuto más o menos, pero el deposito estaba casi agotado. Por el puente de San Mames seguían subiendo aficionados, ¡Aupa! , ¡Aupa! finisher, me iba diciendo a mi mismo.


404 Llegados.




PuestoPos/CatTotal NetoNatacíonPos/NatTrans-1
Jesús Romo Lopéz244735:30:510:32:352040:01:48
Eduardo Lozano Valverde368226:10:460:39:184210:03:03

BicicletaPos/BiciTrans-2CarreraPos/Carr
Jesús Romo Lopéz3:10:112870:01:101:48:05252
Eduardo Lozano Valverde3:33:334130:02:091:57:55329








No se como me metí en esto pero al cruzar la meta en el paseo del Arenal estaba seguro de que lo importante no era el resultado.
          

"Subidote" en el Ocejón

                                                       Por Virginia Hernández

Foto de Christian Gallegos

Sábado 6 de junio, un año esperando que llegase el día. Los entrenamientos que había realizado no eran suficientes pero con un par me comí mi plato de pasta, llené la nevera de cervezas y partí junto a 3 villanos Verdeal, Sergio y Jose y mi familia hacía esos parajes de la “pizarra negra”.

Parada en Tamajón, estos toman café pero a mí no me entra ni agua, será el miedo ¿? Vamos Virgi que lo puedes hacer me repito por vigésima vez en lo que va de día.

Llegamos a Robleluengo y me llevo una decepción, aunque si es verdad que fue la única. Las camisetas más pequeñas son talla L, pero que es esto? Y las mujeres? Desde luego camisetas para chicas las de nuestra carrera villana, pero que menos que hacer unas tallas S…

Voy al coche, radiosalil y vaselina hasta en las orejas y al lio.

Mientras caliento me encuentro muchas caras conocidas y al rato un tipo con un cencerro nos da la salida a los cuatro villanos que como una piña salimos juntos.

Los 4 primeros kilómetros los paso diciéndome a mí misma: Virgi que Jose dice que no hay que perder la cabeza al principio, que despacito, mi garmin a 4:30, ya la hemos liao pero como Jose va conmigo debo ir bien, él es el experto con 11 “Ocejones”. Me encuentro a Oscar en un camino y me dice que voy segunda, ahí ya sí que pienso que la he liao seguro…

Primer avituallamiento y al rato Vero del Velociraptor me engancha y decidimos ir juntas todo el camino. Yo te animo, tu me animas y hablando de nuestras cosas se van pasando los kilómetros como si nada. A 2 km de la cima esta lo peor, empiezas a encontrarte gente bajando por donde tú subes, como al máquina de Verdeal que ya iba descendiendo, y a veces tienes que agarrarte a las piedras para poder continuar. Me adelanta una chica a toda leche, no sé ni de dónde ha salido, pero no pasa nada el avituallamiento está al llegar y luego todo bajada.

Foto de Erika


Total que después de la foto de rigor en el pico más alto del Ocejón me digo a mi misma, vamos Virgi que esto está hecho, tampoco ha sido para tanto, al lio. Miro el garmin y tengo claro que bajo de las 2h 30min primer subidote. 

Pensaba bajar con cabeza, es lo que habíamos ido hablando en la subida, pues no, estaba claro que no, a toda leche por las pizarras, algunas saltaban y te daban en los gemelos, luego un par de torceduras de pie y me cruzo con Sergio y Jose, segundo subidote. Enseguida cogí a la chica que nos había adelantado, vamos que hay pódium Virgi, mucho más de lo que habías pensado, tercer subitote.

En el km 16 me da una pequeña pájara así que Vero se me va. Tiro de gel o no? nunca me he tomado uno así que decidí bajar el ritmo, respirar y aguantar sin él. 

En Majaelrayo me quedó claro que nos conocen a los Villanos, vaya ánimos, una gente genial ahí con los cencerros.

Y cuando ya no podía más, mirando el garmin cada minuto y viendo que no pasaban los kilómetros, entre las zarzas aparece Oscar, cuarto subidote. Le digo ayúdame que no llego. Así que corrió conmigo medio kilómetro animándome, eso me dio la vida. Al entrar en el pueblo Erika, vamos Virgi que ya llegas y mi hijo esperándome para entrar en meta. Garmin parado a 2h 22min, último subidote de la carrera



Abrazo a Vero, casi me como un jabón que había al lado de la sandía en meta por qué creía que era turrón de jijona y Samu me iba dando los vasos de acuarius por qué me tuve que sentar en el suelo y no me podía mover.

Foto de Erika


Luego ducha con maguera con agua fría todo muy rural y lo mejor como siempre, disfrutar de las cervezas con la gente villana, (Nati, Ana, Erika, Jose, Sergio, Verdeal, los villanitos) y mis suegros. 



Moraleja: Si quieres subidotes te los tienes que currar, os aseguro que merece la pena. 

Tradiciones

                              Crónica de El Ocejón,  del Pronador Errante.

Albun de fotos de Erika (enormes):


(En la crónica también alguna foto prestada de Christian Gallegos)



La cultura española está llena de tradiciones. Las más típicas son los toros y el flamenco. Somos un pueblo fiel o adicto a este tipo de cosas, que pasan de generación en generación para goce, disfrute o crítica. Que mirándolas fríamente pueden parecer más o menos absurdas, pero que no dejan de ser un rastro importante de nuestra forma de ser y cultura.
Los carnavales de Tenerife, la siesta de norte a sur y este a noroeste. Las Fallas de Valencia consumidas por el fuego, la batalla a tomatazos de Buñol y su Tomatina. Los San Fermines y un largo etcétera. Que si nos fijamos, adoro este país precisamente por eso, la mayoría están relacionadas con la fiesta.
Pues bien, yo también tengo mi propia tradición que cumplo a raja tabla desde hace 11 años. Acudir cada primer sábado (antes era domingo) de junio a Robleluengo, para disputar la Media Maratón de montaña del Ocejón. 
Y aunque mi alma se lo toma como una fiesta, he de decir que mi corazón y mis piernas sufren. Pero como las otras tradiciones están condenadas a existir, yo estoy “obligado” a venir, este en el mejor momento de la temporada, en el peor, pletórico o lesionado. Es mi sino. Difícil de explicar, sobre todo a los que vinieron una vez y no se enamoraron de esta parte del país, de su montaña, de la Sierra de Ayllon, de su típica pizarra negra, el pico Ocejón con sus 2049 metros de altura y todo lo que quieran decir los diccionarios, que no sirve de nada si la primera vez el dedo del “algo más” no penetra en tu pectoral y te rasca el corazón.
La primera vez que me atreví a venir lo hice solo, no recuerdo quien me hablo de esta carrera o si quizás leí sobre ella en algún sitio. Desde entonces no he parado de regresar. Poco a poco fui convenciendo a unos y otros para que se arrimasen conmigo a las faldas de la montaña, en Robleluengo, y se animasen dorsales en pecho a subir a lo más alto y dejarse caer.
De esta manera, caras y piernas conocidas del club de atletismo al que pertenezco se han ido sumando y restando a mi amor por este lugar.
En esta edición del 2015 pude convencer, o se convencieron por si solos, a otros tres villanos (que podrían haber sido 4 si mi amigo Carlos Serrano no se lesiona). Y vaya tres….

Lolo, Virgi, el percherón y Sergio


                                           Para que tanto esfuerzo…
Eso me pregunto siempre cuando ya estoy en el punto sin retorno, metido en el fregado del desnivel de la carrera, andando, a 170 pulsaciones pero con el corazón como si quisiese abrirse paso entre las costillas, las sienes y los cuádriceps. Es en ese preciso  momento, en el que los últimos once años he pensado siempre la misma cosa “esta es la última José”, pero…

                                          Para que tanto esfuerzo…
La salida desde la misma era del pueblo la da como siempre “The special one” Fernando Barbero, un señor que quiere a la vida y a la naturaleza por partes iguales de una forma tremenda y singular. Que con un cencerro y una cuenta atrás nos manda dar una vuelta a Robleluengo y tomar el camino  de fila de a uno de Majaelrayo. 
Este pueblo  se cruza sobre el kilómetro 3 con el sol de las cinco de la tarde cayendo a plomo y mermando fuerzas si no te sabes controlar, ya que estamos en la parte “suave” del circuito. Llevo justo delante a Virginia y a Lolo aún le diviso 500 metros por delante. 
Hasta el kilometro 6 y el primer avituallamiento la carrera transcurre por continuos toboganes sin una dureza extrema pero que sí que hacen pupa.
Desde el avituallamiento ya empezamos la ascensión. Donde el percherón (yo) pone pie delante de pie para empezar a caminar. Al amigo Lolo ya ni le veo, Virginia se aleja en el horizonte como una estela imposible de seguir. Al poco, y tras un descanso en la subida, llega Sergio y se va, ¡!adiós villano te veo en la meta!
Desde atrás ves la hilera de corredores subiendo en un zigzagueante camino de subida, parece un camino eterno….



                                            Para que tanto esfuerzo…
El calor sigue a lo suyo, pisando fuerte sobre nuestras seseras y espaldas, yo también piso fuerte sobre el terreno, no por no caerme sino por mi eterna pronación y mis 86 kilos que me obligan a ello. 
Corredores y corredoras llegados de todas partes no paran de adelantarme, con sus camisetas verdes, rojas, amarillas o multicolores. Mientras dan ánimos que no por tantas veces oídos en tantas ocasiones son menos de agradecer “ánimo” “venga” “ya queda poco” “ahora llega un respiro”, etc. 
Algunos rostros conozco, otros me conocen o acabamos de entablar conocimiento y charlamos entrecortadamente por el esfuerzo de cosas sin importancia como el calor que hace, lo duro que es esto, la sandia de Villanueva o si de los cuarenta para arriba no te mojes la barriga.
Así, poco a poco, con lentitud pero sin levedad llegamos al avituallamiento de Peña Bernardo. El cielo de repente se ha cubierto de nubes, dándonos en este sentido una tregua. En otros tiempos un tipo nos recibía en estos lares  tocando la dulzaina, pero en esta ocasión no fue así, al parecer el hombre, aún joven pero experto tocador de dulzainas,  recién se había casado y andaba de luna de miel y que con él, amén de la esposa, también se llevo la dulzaina. 
Nos ofrecen plátano, membrillo, agua e isotónica y nos señalan el camino que debemos seguir y que es sin duda la parte más dura e exigente de la prueba, por el Collado de Valverde que haciendo estragos en nuestras piernas nos llevará al Ocejoncillo. 





                                            Para que tanto esfuerzo…
Tras un breve descansillo, nos anuncian  la última y pronunciadísima rampa que nos hará llegar a la cumbre, que parece infinita, plagada de hormiguitas con zapatillas que suben y de algunas, las más veloces, que bajan…y saludan, “Joseeeé”, “ya queda poco”, “lo tenéis Hecho”.
Saludo a Lolo, a Virginia y a Sergio por este orden según voy peregrinando hacia la cumbre y ellos levitan hacia la meta.
Y aquí de nuevo, tras 12,700 metros, en la cumbre. Donde contemplo lo pequeño que es el mundo y todo lo que en el habita.
Y venga que hay que bajar. 
Cuesta abajo, entre los bloques de pizarra, los salientes cortantes que emergen de la piel de la tierra como pelos afilados, piano, piano hasta que de nuevo me encuentro en Peña Bernardo y aquí la bajada es “más” transitable y cómoda. 
Con las piernas castigadas por la subida me pongo al tope que me dan (prefiero no hacer referencia de minutos segundos para no dejar constancia). Adelanto por primera vez en toda la carrera a dos o tres corredores mientras vislumbro  Majaelrayo más próximo a cada zancada que doy.  
Llegado al pueblo donde está el último avituallamiento, todos jalean “ese de Villanueva”, tomo el antepenúltimo respiro para afrontar los 2 últimos kilómetros de la Media del Ocejón.
Tras desandar lo andado hacia casi tres horas llego a Robleluengo, tuerzo a la izquierda y allí pone META, alzo los brazos mientras Fernando Barbero dice mi nombre. 
Once para la buchaca, otra vez lo he conseguido.



                                        Para que tanto esfuerzo…
Mis compañeros duchados y cambiados me esperan. Me cuentan sus hazañas.
Lolo 2 horas 12 más o menos, Virginia tercera mujer en llegar con 2 horas 20 más o menos y Sergio que está más que menos contento. Unas bestias.



Ducha calentita, cambio de ropa y mientras dábamos cuenta a las viandas y se jugaba el tercer y cuarto puesto de la Champions en la pantalla gigante, nos cayó la noche encima con el frescor de la sierra. Y como es tradición uno por uno nos fueron llamando para recoger nuestro trofeo. Del último al primero, donde lógicamente fui el primero de mis compañeros en recogerlo, paradojas.

Mientras lo cogía, Fernando barbero me llamo “otro mítico, de Villanueva nada menos”, que equivale a veterano, viejuno, abuelete, percherón y un largo etcétera.

                               Pero es lo que tiene tanto esfuerzo.
El año que viene volveré como dice la tradición, seguro que alguien vendrá conmigo.


Clasificaciones (cayó el record de Basi)


PUESTONOMBRETIEMPO
28ºMANUEL VERDEAL PORTERO2:17:18
VIRGINIA HERNÁNDEZ PEREZ2:24:28
67ºSERGIO TRIGO SIERRA2:36:41
96ºJOSÉ FERNANDEZ VALENCIA2:50:43

LIBERTY 2015 en un pin pan pun



Lo bueno que tienen estas carreras es que son de pin pan pun. 

Lo malo es que por 3 escasas horas de parking te cobran más de lo que te ha costado el dorsal.




Eso es que en un pin pan pun, en tres whassap quedamos, nos hicimos la foto (algunos ni llegaron) y sin calentar nos enredamos entre la marabunta humana de “la Liberty”.




Eso es que en un pin pan pun, sin tiempo para más salimos, más atrás de lo aconsejable. Cuesta abajo, esquivando las patitas de la gente que corría por delante, para subir La Castellana, torcer en el lugar de donde no quiero acordarme para subir Alberto Alcocer, surfear por las olas de montaña rusa de Príncipe de Vergara y así llegar de nuevo a Goya.






En un pin pan pun, de sub -40 para el “Líder” villano hasta la hora y poco de Nati y Gema.

Eso es que en un pin pan pun, repartimos la publicidad de la carrera villana y tras recobrar el aliento nos despedimos. Adiós, Bye, Au revoir, Ciao,….

Eso es que en un pin pan pun, regresamos a casa con tiempo para cortar el césped (salvo yo que lo tengo artificial y los que se fueron a la Feria del Libro). 

Todo en un pin pan pun, de las 7:15 que salimos de la aldea a las 11:30 que regresamos.



                        Lo mejor, como siempre, las cervezas de después. 



                                            PIN PAN PUN
Pinchando en el nombre pin pan pun vídeo de meta.



PUESTONOMBRE TIEMPO
208 DAVID GARCIA SERRANO0:39:54
596OSCAR MARTIN CULEBRAS0:44:07
613JOSE FERNANDEZ VALENCIA0:44:13
2200JUAN CARLOS GIL PUCHOL0:52:55
3079MIRIAM LOPEZ MARTINEZ0:54:27
3083ERIKA DOBROVOLSKAITE0:54:30
3090SERGIO TRIGO SIERRA0:54:31
3475MANUEL CAPOTE HUELVA0:56:02
4681 LAURA RUBIO GARCIA1:00:55
5297NATIVIDAD LAHOZ ARROYO1:04:44
5298GEMA MORATA AVILES1:04:44