Tod@s corremos. Yo corro, tú corres, el/ella corre. A veces juntos, nosotr@s corremos, vosotr@s corréis, ell@s corren. Al final se trata solo de eso. CORRER.

ALOVERA 2018: No está hecha la elite para el cuerpo del patas.

                               Crónica Gustavo.



Está el escuadrón patas en horas de recuperación tras los esfuerzos sostenidos de los últimos meses. 



Acude a Alovera mermado por las bajas de JuanCar, la no comparecencia de Jaime, la levedad del ser de Buendía y la desmotivación propia, con el único fin, por tanto, de conseguir una camiseta que cuadre con la talla de cada uno, cosa compleja en esta carrera. Aceptamos a Pepe Jaén como Patas honorífico (y cada vez más patas real) dentro del escuadrón.

La memoria me falla tras tanto esfuerzo moviendo grasas por el asfalto español, pero sería tras una barbacoa donde en lugar de Gin Tonic me tomé un aquarius (o quizás fueron varios Gin Tonic) y sentí la "increíble sensación de venirse arriba", allá por el verano de 2016.

Varias Medias con sus MEMEPÉS y un Maratón están en la mochila.

El no parar de verdad desde entonces se ha notado definitivamente, aunque siempre pensé que iba a ser peor, al menos ayer.

                                  LA CARRERA
Llevaba unos días con sensaciones raras en el cuerpo, con cansancio acumulado, molestias musculares, desganas, reuma, azúcar e hipertensión. Vamos el cuerpo de jubilao al que le gustan los pasteles. Y el levantarse del domingo no fue mejor.



 Al final me puse en la línea de salida con la sensación de nervios que tienes cuando piensas en grandes retos, aunque en este caso creo que era porque no quería correr.



 De la carrera en sí, como siempre, cortita en metros, pero muy larga tras el kilometro 7.


Salgo a ritmo de MMP, que para eso uno entrena y aguanto bien 4 kilómetros, con Buendía junto a mi. Buendía se comió un día el espíritu de Sebastian Coe, porque si no, no es entendible lo de este hombre.


En el kilometro 4 le dejo un poco atrás en busca de algo inalcanzable y después de que me echase mal de ojo (tengo pruebas), exploto completamente en el kilometro 7 y pierdo 30 segundos. 




Buendía me rebana e intento engancharme a él para poder seguir un ritmo más competitivo.


Solo queda terminar dignamente, con otro sub50 que antes del famoso aquarius era algo desconocido en mi mundo, pero sintiéndome rebanado continuamente, como un gran Patas Cagás. Ya vendrán tiempos mejores.




Como siempre hay galgos del club que corren mucho, pero ellos tendrán su propia historia. En la nuestra queda que esto, que no hecha la élite para el cuerpo del Patas.

5 comentarios:

Buendia dijo...

Sabía reflexión "no está hecha la élite para el cuerpo del patas "

Jaime Senior dijo...

Jajajajaja muy buena tú crónica. Como bien dices... vendrán kms. mejores.

Merce dijo...

Gustavo por mucho que luches por salir
Del clan se los patas no lo conseguirás, Jajaja

Enhorabuena

Sergio Raner dijo...

Jajaja te la liado el Buendi!! Si es que es un pajaro😉.
Envidia por haber participado y vivir ese gusanillo.
Buena cronica!!
Enhorabuena a todos los que la corrieron.

Anónimo dijo...

Una mañana muy buena para correr. ¿Qué más se puede pedir? Envidia sana.
Juancarr