Tod@s corremos. Yo corro, tú corres, el/ella corre. A veces juntos, nosotr@s corremos, vosotr@s corréis, ell@s corren. Al final se trata solo de eso. CORRER.

La vida secreta de los percherones II parte – Maratón (de montaña) de El Escorial 4.0 (los tipos duros)

Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar


                     La crónica de Yul (el pronador errante). 



Os debo hacer una confesión (sin que sirva de precedente) “los tipos duros” además de mascar tabaco, cortar en el último segundo el cable rojo o el azul y escapar con tres rasguños de los naufragios  también de vez en cuando (pero solo de vez en cuando) nos santiguamos y encomendamos a algún santo patrón ya sea de Getafe o de Nápoles, porque a veces también dudamos de si llegaremos…….


No me voy a extender mucho en la crónica (lo que me de la noche del miércoles al jueves si no me duermo)….soy un tipo duro….para ahorrarle a alguno la lectura le adelantaré que no nos llovió en ningún momento….


Los últimos de los últimos hombres duros...(Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar) 





Los sueños son muy bonitos, pero prefiero vivirlos y después tener grandes recuerdos. Quiero contemplar, quiero ser testigo, quiero verme vivirlo. Quiero intentarlo y quiero contarlo.


Por eso, por salir de la modorra del tran tran, para poder subir dos veces en un mismo día al pico de Abantos, para completar 42 duros y sufridos kilómetros de pura montaña, para salvar 2200 metros de desnivel positivo, para llegar a la línea de salida, para poder llegar a la línea de meta, para todo: Hay que entrenar duro, hay que urdir un plan e intentar ejecutarlo si no, estás perdido o eres simplemente un superhéroe de Marvel. Y este no es nuestro caso, ya que aunque somos “tipos duros” (los últimos), estamos hechos de carne, de hueso, de músculos que se resienten, de jornadas laborales que agotan y de todo lo que el resto de corredores populares sufren y padecen. TOD@S. No os engaño, para poder afrontar y terminar un ultrafondo, un maratón de asfalto, una media, un diez mil o una milla se ENTRENA. Y evidentemente para poder correr con garantías de terminar este maratón de montaña también hay que hacerlo, seria absurdo pensar lo contrario y  estaríamos camino de la perdición.


En esta edición el reparto de tipos duros menguo hasta menos de la mitad, por diferentes cuestiones (por lesiones, compromisos, falta de entreno, etcétera, faltaron Douglas, McQueen, Heston y Coburn, pero siempre les tuvimos en mente recordando la "PELICULA DEL AÑO ANTERIOR"). El domingo pues éramos 5, aunque sobre la marcha se nos “cayo” uno de la lista de prota de la peli (el señor Cooper, que se saco dorsal pero no se lo saco, que se apunto pero no lo hizo, que tenía ganas pero las justas, que se quedo solo ante el peligro de los 20 km que ya que estoy pues los hago de rodaje para Fuenlabrada, que madrugó y además de darnos sabios consejos nos indico el camino para llegar al polideportivo y poder ducharnos tras la carrera que si no aún estamos camino de Mijas-Málaga, que el cerebro es un músculo que ejercitamos lo justo) y finalmente afrontamos el reto 4 compañeros, unidos además por la amistad que dan los kilómetros, las tomas falsas, los saraos de presentación de la película, el cortafuegos de Chiloeches y algo más. 


Mitchum, Bronson, Quinn y un servidor Brynner.


4 tipos duros pues….los 4 últimos….


Desde el último fin de semana de julio empezamos a prepararlo Fernando y yo con tiradas largas, series imposibles en cuesta, etc. En alguno de estos entrenos se nos unió Carlos Serrano (que también entreno duro por su cuenta, que no creáis que a los superclases como el les viene llovido del cielo, ENTRENAN), y el cuarto en discordia era Lolo, que con la preparación para los 102 MS y el impulso que dan se apunto a ser otra vez a ser un tipo duro.


Debo decir que en la carrera disfruté, pero disfruté aún más entrenando con mis compañeros estos meses. Tanto los que al final aceptaron el papel que les ofreció el director para ser de nuevo tipos duros como los que no lo hicieron les estoy agradecido por su compañía. QUE BIEN LO PASAMOS SUFRIENDO. Enajenados del asfalto, hastiados del rondo villano buscamos cada fin de semana el desnivel acumulado:



         
FECHASALIDAKM.
23-julCOLINAS DE CAMARMA I19,2
30-julCHILOECHES18,4
03-agoCABANES13
06-agoOROPESA 18,33
11-agoTORREBLANCA17,33
13-agoSUBIDA SANTA TERESA 17,28
19-agoSANTOS HUMOSA 17,47
27-agoESTROZAPIERNAS 22
02-sepCOLINAS DE CAMARMA II20,37
09-sepPEÑA BERMEJA25
16-sepVILLANUEVA 31,42
24-sepVIRGEN CHILOECHES 23,25
30-sepCHILOECHES XTREM 1 25,5
07-octVEGA DE MATAYEGUAS 10
08-octCHILOECHES XTREM 2 25,6






La carrera en sí, su circuito, su belleza, ya os la hemos contado en otras ocasiones. Y su dureza quizás también. Aunque cuando el tiempo hace elongar los recuerdos en nuestros paupérrimos cerebros se hace una fisura de la que se derraman los malos momentos y nos parece que todo fue bueno, bonito e incluso barato y que no fue para tanto. Pero  lo cierto es que cuando estas allí, en el camino de piedras, en el estrecho sendero o en el tramposo sembrado sin parar de subir con el palpito en la comisura de los labios. Sufres, y mucho. Pero es lo que toca.



















El primer tramo, desde los adoquines que discurren al lado del imponente Monasterio hasta el mismísimo vértice geodésico de Abantos suma unos  9 km en los que tras 2 kilómetros de camino ancho (aquí más o menos íbamos los 4 juntos) empiezas a  subir los otros 7, prácticamente todo el tiempo andando en fila india por un camino ignoto, estrecho y sinuoso lleno de revueltas. Aquí empiezo a ver a Carlos y Lolo con su gorra DJ alejarse a lo infinito de la cúspide.




El calor que irradia los rayos de sol que se hacen hueco tras las nubes es engañoso y cuando llegas a casi 1800 metros de altura o jartura sientes ese frio tan característico de la montaña que es como el contacto de un pez.




Aquí ya me veo solo entre el caudal  de corredores con diferente atuendo al mío villano. Los dos fieras van por delante y Fernando seguro que viene (ha entrenado muy bien, va sobrado, es autónomo). 


Bajada hasta el primer avituallamiento en el km. 11, donde los que hacen 20 se van a la izquierda diciendo adiós, arrivederci, agur, bye y los más locos seguimos a la derecha el camino que marca con su dedo a lo Cristóbal Colón el señor Filipides: 42.


Tras crestear y volver a bajar por un cortante lleno de piedras que resbalan bajo mis pies como si tuvieran vida propia al fin cojo un camino en el que para mí jubilo se puede correr (correr entre 4:40 a 5:30 OJO) durante un par de kilómetros hasta llegar al segundo avituallamiento sobre el km18.


Aquí llega para mí el tramo más duro de esta carrera, una subida tendida (de esas en la que puedes utilizar el viejo truco que me enseño mi viejo que sentó cátedra en mi cerebro de andar cien metros, correr cien metros) pero interminable de casi  3 kilómetros que te lleva al poblado que se denomina Roblelondo, a sus viejas calles de pueblo montañero, su fuente de agua fresca natural y la media maratón. Donde tras reponernos y tomar aire volvemos a subir durante otros 3 kilómetros, una subida más escarpada y dura que la anterior de esas que se agarran al alma y a las uñas. 


Durante este tramo desde el km21 al km28 voy viendo en la cercana lejanía la gorra de Lolo con Lolo bajo ella. Tras bajar y llanear unos kilómetros llego a su altura sobre el km29, va “jodido”, lo presumo y conjeturo en su forma de trotar, andar, le pregunto y me dice que no puede prácticamente pisar con uno de sus pies (perdonar que no recuerdo si el izquierdo o el derecho, bastante que me acuerdo que era un pie) por molestias en el talón. A regañadientes (pues no en vano es Bronson un tipo duro como el pedernal) accede a que le aplique 3 en 1 (réflex).

Afrontamos los siguientes 5 kilómetros de incansable subida cada uno con nuestro flemático  mecanismo, yo vuelvo a usar el viejo truco de mi padre, Lolo se va quedando, pero resiste.


Una pequeña bajada recuperadora hasta el avituallamiento del km. 33 donde me reconocen y saludan como “villano” (he de decir que durante el rodaje de estos 42 km muchos otros corredores y público en general nos reconocieron, sino por el nombre de pila o apodo si fue con el sobrenombre de “ese villano” o “ese de Villanueva”. Claro está que con las prisas no adjuntamos entre nuestros enseres ningún lápiz o estilográfica para firmar autógrafos (solo llevábamos un par de geles y un poco de agua). Que aunque cada año somos más viejunos no dejamos de incrementar nuestro caché y sex appeal. Pero somos tan duros que con un lacónico ademan cómo saludo nos basto para complacer a la nutrida groupie de fans).


Tras la última subida hasta el km.35 ya solo queda bajar a El Escorial, ya lo tienes, ya lo tocas con la punta de los dedos y solo tienes que dejarte caer, con cuidado de no torcerte el tobillo que ya llevas torcido, ni de equivocar el camino que ya perdiste hace tiempo cuando dejaste las pistas por la carretera, la carretera por el campo, el campo por el monte.


Para llegar por fin a los últimos metros haciendo un postrero postureo esfuerzo y levantar los brazos al cielo.








-Allí estaba yo Brynner. Orgulloso de mismo. Sintiéndome un magnifico de “Los siete magníficos”

-Allí estaba Cooper (Edu) “Solo ante el peligro”, haciendo fotos y lanzando whassaps.

-Allí estaba Quinn (Carlos) danzando como “Zorba el griego” como si nada y es que es un élite camuflado entre percherones.

-Después llego Bronson (lolo) pese al talón, pese a la gorra, pese a cavar el túnel para la “Gran evasión”.

-Después llego Mitchum (Fernando) que como en “La noche del cazador” se metió para la saca media hora menos que el año anterior.


Somos muy grandes. Y es que los tipos duros no tenemos abuela y si la tenemos lleva incorporadas las ruedas…



Así llegamos a meta los últimos de los últimos hombres duros. Echamos de menos a los hombres duros del año pasado,  a Douglas que fue a protagonizar una carrera de motos en su “Senderos de Gloria”. A McQueen que quiso ser uno de los rápidos del club en Yunquera en su propia “Huida”. A Heston que estaba de guardia en “El planeta de los simios” . A Coburn resentido de una lesión y que esperamos pronto se reincorpore a “Los últimos hombres duros”. 

Juanjo, David, Tomás y Jesús os esperamos el año que viene, a vosotros colegas, compañeros y amigos y, quién sabe , si alguno más se incorporará al reparto de la siguiente pelicula….


¿Ahora qué?, pues yo por mi parte me dejaré “convencer” por estos tipos duros que son mis compañeros, colegas y amigos para ir a Casavieja, al maratón de Cuenca, al ultra del país de nunca jamás o donde demonios quieran, y sobre todo para entrenarlo DURO. Al igual que ellos se dejaron “engañar” por mi y el director de la película. Sin trucos, ni magia de mentirijilla, simplemente por la ladina idea de hacer un sueño realidad, por salir de la zona de reposo, del asueto, la quietud y el descanso. Porque los tipos duros también tenemos sueños y buscamos poder cumplirlos.


Vaya empacho de palabras…..

195 tip@s duros llegad@s a meta (460 en la de 20).
        Pinchando en apellidos video de meta.


POSICIONNOMBRETIEMPO
21CARLOSSERRANO AGUILAR4:48:01
76JOSEFERNANDEZ VALENCIA5:30:42
87MANUELVERDEAL PORTERO5:35:07
103FERNANDOUBEDA BRAVO5:42:31

                      Clasificaciones completas:
http://www.trailmontañasolidaria.es/slt-resultado-detalle/consulta-resultado/22147/la-montaa-solidaria-42-km




UNA PALMERA PARA COMPARTIR (así de duros somos)
 
GORILA, VIP, MARCIANO, SANTO Y LEÓN

PD. TODO ESTO LO HICIMOS EN ZONA 4 Y ZONA 5……


PALABRA DE PRONADOR (errante)

2 comentarios:

pepa cooks dijo...

IMPRESIONANTE.

Supercoco dijo...

Anda que vaya tela. Muy buena crónica pero vaya mañanita de senderismo que os metisteis.
Espero que al menos la aprovecharais y os trajerais una buena cesta de setas.