Tod@s corremos. Yo corro, tú corres, el/ella corre. A veces juntos, nosotr@s corremos, vosotr@s corréis, ell@s corren. Al final se trata solo de eso. CORRER.

Hemos vuelto para seguir corriendo….



Han pasado casi dos meses desde que “nos fuimos” de aquí, para desconectar, para darle importancia al resto de las cosas. Pero el que más y el que menos han seguido dándole a la matraca de esto del correr, de subir montañas, de explorar caminos, incluso de seguir compitiendo contra el sol y uno mismo.



Y volvemos, regresamos para seguir escribiendo la historia mientras la corremos con más o menos tino. Mientras, quizás nos preguntemos el porqué, que sinrazón nos mueve a seguir este movimiento perpetuo como diría Monterroso. 

                                          Para que corremos?

Para dejar atrás la mochila de los días. Para transmutar al calzarnos las zapatillas en nuestro otro yo, en ese que corre.
Corremos para ser prosa en una crónica. Para no llegar a la madurez y seguir siendo un travieso Peter Pan. Corremos para pasar de novato a veterano por el atajo de los kilómetros que no volverán. Corremos para alcanzar cimas, para ganarle al crono, para lograr meritos efímeros que nadie recordará.
Correremos rondos hasta el anochecer, correremos hacia la cumbre antes de que amanezca, correremos por los caminos sin fin para contemplar el atardecer y que la brisa de la libertad nos acompañe. Correremos buscando nuestros límites, la valía aunque esta sea un purgatorio, porqué nos va la marcha, porqué quizás nos creamos más fuertes de lo que somos. Invencibles.
Correremos solos, correremos en compañía. Correremos por superar al otro y nutrir nuestro ego.  Correremos con el otro, con ella, con ellos y ellas y será como magia, como un atajo a nuestra redención. Una anestesia de la realidad. 

Correremos para curar la curda del día anterior, para quemar la caloría excesiva.

Correremos y cuando lo hagamos no habrá nada más, y esa quizás sea lo que nos mueve.

Este año correré lo que pueda y espero no errar en el paso que me lleve a mi meta. 

Espero que al resto le suceda como mínimo lo mismo.



Firmado:
El Pronador Errante.

1 comentario:

Manuel Díaz dijo...

Acaba el mes,
unos no pararon de correr,
otros se ponen en marcha otra vez.
Yo estuve en carrera popular de Ágreda para conmemorar el 25 aniversario del oro olímpico.
Saludos