Quien busque infinito, que cierre los ojos

Temporada 2016-2017 - Capitulo LXXXIII - Maratón de montaña Valdecebollas



Pasito a pasito en la montaña Palentina. 

                  Por Edu Lozano


Por tierras del Espigüete pasamos la tarde del Sábado, disfrutando de las preciosas montañas, prados y vacas de este trozo de la Cordillera Cantábrica poco conocido pero espectacular y que bien merece una visita. Gracias a la hospitalidad de Eva y Pepe que tienen en Cardaño su refugio y un tesoro en imágenes y recuerdos.    





Del Espigüete al Curavacas y del Curavacas al Espigüete y sus diferentes vertientes pasamos la tarde en plan chill out, que al dia siguiente teniamos eso de la Integral,, la “larga” por supuesto,, en la parte más oriental de esta comarca Palentina.

¡Tu has dicho muy pronto que vas a hacer las 100 este finde! Le decía Eva a Pepe, esperate que no os llueva, en que  lios os meteis.

Pero nosotros heramos felices, bah,,,  total son solo 42 km , los últimos no vamos a llegar





Por la noche llegó Tomás y nos fuimos a dormir pronto que a las 6:00 había que salir hacia Barruelo de Santullán, antiguo pueblo minero, de donde partía la carrera.    







En la salida éramos muy pocos corredores 83 para los 42 km y otro tanto para los 21 km. El día pintaba bien, o por lo menos en Barruelo, nublado , fresquito y no parecía que fuese a llover , por lo menos hasta por la tarde.

Ninguno de los tres había la había hecho antes y aunque nos dieron un plano con la altimetría en este tipo de carreras no sabes bien lo que hay hasta que no lo pisas. Pepe y yo nos pusimos un ritmo tranquilo y a Tomás le perdimos en seguida de vista metido en la parte central del grupo.

El recorrido sobre el papel tenía una primera mitad de ascenso por la ladera izquierda del valle hasta las cumbres de Valdecebollas, en el límite con Cantabria, y unos segundos 21 km, principalmente de descenso, por el cordal de la derecha de vuelta a Barruelo. 

¿Somos los últimos? Me preguntaba Pepe, creo que no, si vamos bien, bueno también es verdad que hemos salido muy pocos. En Valdecebollas había que llegar con un tiempo límite de 3 horas pero bueno, yo pensaba que había margen,,, ¡ si es subir esto y luego todo bajar ! . “Esto” era un muraco de los que te trazan por la “directísima” , y aunque de lejos parece asequible de cerca se hace infinito. Al llegar al avituallamiento que estaba a pocos kilómetros de la cumbre podíamos ver al corredor escoba subiendo con otro corredor. ¡ Ves, si todavía queda alguno !.

En el último tramo lo que parecía  “ ¡vamos que ya estamos! “ se empieza a poner chungo.  Entramos en la zona final de valle que está totalmente cubierta por las nubes y sopla unas ráfagas de viento fortachón.   


               






Aquí nos pilla el corredor escoba del primer tramo, que va un poco estresao,  seguramente porque tiene prisa para terminar su parte y darle el relevo a otro que tiene que hacer la segunda media

- Vais fuera de tiempo.

- Bueno pero solo algún minuto,,,

- Nada, nada, son tres horas, o vais más deprisa o tenéis que quedaros en el puesto de control.

Yo voy un poco por delante les voy escuchando, espero para ver si vienen, el escoba sigue dando la chapa a Pepe que al final me dice:

-          Edu sigue tu que yo me quedo con este porque si no no se va a callar.

Llego al punto de control de mitad de carrera. Me toman el tiempo y me dicen que el segundo corredor escoba se acaba de marchar. La verdad es que entre el viento y la niebla no es un lugar para entretenerse. Yo pensaba que una vez que llegábamos a esta cota empezábamos a descender de nuevo, pero era un poco más difícil. La cima es un conjunto de crestas que forman arco cerrando el valle. Quedaban todavía 2 km de pedregal, niebla y viento en los que tenía que poner toda la atención posible en la señalización para no liarla. El caso es que me había quedado en tierra de nadie y no podía quitarme de la cabeza el pensamiento de que el primer corredor escoba, aunque se había puesto un poco borde, no tuviese razón. Por que no me habré quedado en el control, llegue a dudar varias veces.      

   





Después de 3 pequeñas cumbres y de ir “pa lante y pa tras”  para localizar las marcas, parece que por fin el recorrido empieza a descender. Se van abriendo claros y ya se empieza a ver algo, 300 m por delante van 2 corredores, 500 m otros 2 más, bueno ya estoy en carrera otra vez.

-          Y tú de donde sales , me dice el segundo escoba.

-          Yo venía con el otro,,, y,,,

-          Vale tira, tira. 

Ya no quedo el último, pienso, e intento poner toda la tierra de por medio que pueda con la esperanza de que lo más difícil ya está superado. Bajando me pego un par de revolcones. Tomás también se ha pegado una buena leche y es que hay tramos en que por lo frondoso de la vegetación no ves donde pisas. Revisando el perfil puede parecer similar a otros trails, como el del Escorial, pero en este terreno la dificultad no es tanto el desnivel como lo intrincado y técnico de los caminos. Es un recorrido trazado a “tronchamonte” en el que se atacan las subidas y bajadas por la línea de máxima pendiente con el sitio justo para poner zapa y media. Con un todo tipos de terrenos, hierba, barro, lodo ( del que metes la zapa hasta el tobillo ), pedregal, ramas, bosque y eso sí un entorno que merece la pena disfrutar.



En la meta Tomas hizo 6:05:40 siendo 2º en la categoría Veterano B , muy cerca del 1º       











Y yo 7:08:50, el tiempo límite eran 7:30:00 , así que cumplimos con margen a pesar de los pesares. 







Pepe, aunque hubiera preferido terminar, y no llevarse algún zasca, iba haciéndose la idea de jugar esa prórroga de 4 semanas para hacer suavecito la travesía al club de las 100. Despacito, pasito a pasito,,,,  








Un abrazo a Eva , Pepe y familia por su hospitalidad. Y a Tomás que hizo una gran carrera.



Eduardo



83 Llegados a meta en los 42 Km.


NombreCatPos-CatTiempo Neto
Tomás Rivilla MarquezVBM26:05:40
Eduardo Lozano ValverdeVBM57:08:50

2 comentarios:

Pepe Jaen dijo...

Bien narrado Edu Felicidades.
Y de nuevo mi Enhorabuena para ti y Tomás,yo subestime esta prueba y lo pague.

Merce dijo...

Vaya aventura EDU...
Eso son penurias y encima te van tocando las narices los escobas..

Bueno no lo has contado y nos hacemos una idea de lo dura que tiene que ser.

Enhorabuena a los tres..
Tomas con podium incluido.
Y pepe tendrá su podium el próximo día 18...jejeje.

Valientes