Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

Temporada 2016-2017 - Capitulo XXII - Maratón de Montaña Escorial


                       LOS ÚLTIMOS HOMBRES DUROS


A veces corremos hacia metas lejanas e imposibles, incluso inexistentes. Pero tenemos ese hábito, no tenemos remedio….Otras nos planteamos retos que no están a nuestro alcance. Pero nos gustan tanto las quimeras, no tenemos remedio….Aún así le echamos mucho valor (o huevos que diría un castizo)  o el suficiente  y aún renqueantes, exhaustos, sin resuello o con lo justo, nos caemos 100 veces y otras tantas nos levantamos para llegar, levantar los brazos y sentirnos ganadores.


Qué bien podríamos estarnos quietecitos, sentados en el sillón de casa o afrontando retos más asequibles.


Nosotros no rescatamos a damiselas en apuros, ni aplacamos plagas o catástrofes, pero en nuestra admitida y reconocida fragilidad somos los “últimos hombres duros”.

No tenemos remedio...

No tenemos remedio………….


Por eso un total de 9 zotes nos apuntamos al maratón de El Escorial, que aparte de maratón es de montaña y con 2.000 metros de desnivel positivo, con todas las connotaciones que lleva esa palabra, ese terreno, ese desnivel.

Con nuestros más y nuestros menos. Entrenamientos, planificaciones, miedos y bravuconadas, al final los 9 llegamos a meta. Que sin duda es un éxito, personalmente para cada uno, y para el club en general. En el que tenemos a gente, cada uno en su nivel,  capaz de hacer cosas realmente extraordinarias.

Quinn
 
Douglas 

 
Bronson 

 
Brynner

Entre la carrera de 20 kilómetros y la de 42, en la salida nos juntamos algo más de 600 corredores. Entre ellos los odiosos 9 y Jorge Caminero Gil de Brihuega, un clásico en este tipo de pruebas, y que se unió a nuestra fiesta.

McQueen

Mitchum

Heston

Coburn

Cooper
Apenas a los 400 metros de la salida ya ese empieza a subir, primero por asfalto y después por camino que se va estrechando y empinando cada vez más hasta llegar a la cima. Son en total  8 kilómetros en los que pasas de los  1000 metros de altura de la Plaza de El Escorial hasta los 1750 del Monte Abantos.
Voy bien. En compañía de Carlos Serrano, a 200 metros de Lolo y Juanjo, al resto del equipo no lo veo, pero estoy seguro de que “saben cuidarse solos”.  
Desde allí, tras llanear por 500 metros de pedregal te lanzas en una espectacular bajada de unos 3 kilómetros hasta el primer avituallamiento en el que los corredores y corredoras con dorsal verde tienen que desviarse hacia la izquierda para hacer los 20 km. de su carrera. El resto nos debemos encaminar al viaje más largo, a la derecha, el maratón.
Sigo con Carlos, haciendo planificaciones para realizar la carrera en 5 horas. Tal y como vamos es factible.
A los 500 metros se vuelve a subir un pequeño repecho y desde allí un par de kilómetros de llano donde podemos dar alegría a las patas.
Las vistas, la carrera son sencillamente espectaculares. Todo es armónico, el camino, el escenario, la compañía. De nuevo para abajo, en poco menos de 500 metros bajamos de los 1300 a los 1200.
Carlos  era un saltimbanqui unos metros por delante de mí, yo era un funambulista que pisaba  errático y lento por miedo a romperme la crisma.
Pero parece que por fin llaneamos, pero con trampa……
Km. 16 Avituallamiento liquido y de nuevo a subir a los casi 1400 donde se hallaba la localidad de Roblelondo, km. 21 aproximadamente. En este tramo Carlos se aleja o ¿yo me voy quedando?, me tomo un gel, bebo y parece que voy recuperando y Carlos se acerca ¿o me está esperando?.
Saliendo del pueblo Carlos ve sangre más adelante, e imprime un ritmo vertiginoso que no puedo ni quiero seguir. No puedo compararme con él, está excelso, ni tampoco pretendo suplantar mi ritmo de percherón por otro que no es el mío. Sé quién soy y lo que soy, aunque a veces…..no tengo remedio…..
 La media la hemos pasado en 2:26 con lo que suponiendo que nos queda lo “más fácil”, voy en tiempo.
Y llega otra subida, otra  cúspide hasta el km.24, que ya con lo que llevo encima cualquier repecho es un muro y cualquier canto una roca. Arriba veo a Juanjo que es cazado por Carlos. Mientras yo adelanto a Lolo que parece que va algo fastidiado. Le pregunto, me responde, pero poco, a  los “tipos duros” no nos hace falta decirnos mucho para saber que pasa.
Adelanto, me adelantan, a estas alturas de carrera ya los maratonianos vamos corriendo, arrastrándonos o andando desperdigados como migas de pan sobre el cordal que sube a lo alto.
 Cima y de nuevo a lanzarse hacia abajo, sin caminos, por en medio del monte, siempre fijándote en las señales que marca la organización para no perderte. De nuevo el paisaje, el aire, la compañía invisible de uno mismo, todo un deleite, una belleza que es difícil de explicar con mis siempre torpes palabras de elefante en cacharrería. He caído bajo el embrujo de la montaña. Aunque a veces duela.
Parece que voy cogiendo de nuevo el ritmo, bajando raudo pero no temerario, que se trata de seguir ileso al final. …..pero noto que algo no va como otras veces y noto que las piernas se acalambran, lo que me hace parar para intentar paliarlo estirando, tomando geles y bebiendo. Pero empiezo a correr un poco a lo Chiquito de la Calzada, jaaaar de mooor…
El caso es que en las subidas las piernas funcionan y en las bajadas es cuando noto calambres……. Menos mal que estoy en un entorno maravilloso… corriendo a la orilla de un arroyo, saltando riachuelos, pisando piñas, musgo, oliendo a vida. Y tenemos que volver a subir al borde del monte Abantos, ya no veo a nadie por delante, a nadie por detrás, aunque sé que mis 8 amigos estarán cerca, nada les parara. Soy el último hombre duro y ellos serán los últimos hombres duros.
Km. 34, penúltimo avituallamiento. Aún voy con tiempo de las 5 horas o al menos de las 5:10 o de coger el último tren de  Gun Hill y ver de lejos a  Kirk Douglas, Anthony Quinn….
Pero nada más empezar el llano siento un latigazo en cada gemelo, y se suben, y se mueven con vida propia, parece que quieren explotar y me tiro al suelo esperando el bombardeo….
Un payo corredor para a mi lado, amablemente me ayuda a estirar. Otro payo amable también me deja las últimas gotas de su réflex, quizás pensando que ya no lo necesita. O seguramente por pura camaradería. Es lo que tiene el monte. Gracias a los dos. El primero me aconseja que me quede un rato descansando, cinco, diez minutos….ni soñarlo…ayúdame a levantarme que como decía Joe Rigoli “YO SIGO” (joder que mayor soy ya) . Siempre hay dos caminos para elegir, truco o trato, plata o plomo, verdad o mentira, arriba o abajo. En esta ocasión era seguir o seguir…..Y me encomende a San Genaro de Napoles Santo patrón.
De aquí al final prefiero no contaros mi sufrimiento, lo guardo para mí, el querer y no poder correr porque a cada trastabillo los gemelos se me subían al lóbulo de la oreja. Prefiero quedar digno en mí renquear, mantener mi nobleza y halo de indestructible, al margen de que soy tan duro que....…. Solo sé que en el 36 me adelanto Lolo y de nuevo los dos “tipos duros” tuvimos poco que decirnos, así somos, duros, duros. Los últimos…
Venga, va, por lo menos hacer 5:20…..
Y así llego a la recta del Palacio, donde llegó a su apogeo la trama Gürtel en la boda de la hija del “intocable”. Allí me paro para hacer un bailecito y que Juanjo me retrate, justo antes de encarar la recta final….
Douglas y Quinn ya están allí, sobrados desde hace media hora…..Bronson y  Brynner acabamos de llegar…... Esperamos 20 minutos y llega McQueen…..tras un rato (que no nos preocupo pues somo los últimos hombres duros) llegaron los 4 que faltaban, Coburn, Heston, Mitchum y Cooper…….
Los últimos hombres duros……













Tras los saludos (sin abrazos) , la ducha y las bravuconadas típicas de nuestro estatus comimos….y lo hicimos como lo que somos, hombres duros….mariconadas las justas…



Todos MMP (que conste)….volveremos…sino es a esta, será a otra locura. Hemos creado un vinculo que no se podra romper nunca...

No tenemos remedio….

Gracias a mis 8 compañeros, por la carrera y por estos tres últimos meses de entrenamientos, duros y entretenidos. De madrugones, cuestas y wikiloc. Porque no solo es la carrera, es lo bien que lo hemos pasado entrenandolo, GRACIAS HOMBRES DUROS.





185 Llegados de 215 en la salida:
Videos de llegada pinchando en el los apellidos:

PtoGralNOMBREAPELLIDOSCatPtoCatTNetoRitmoK
29CARLOSSERRANO AGUILARLSenior_Mas214:50:280:06:54
33JUAN JOSEJAEN SERRANOLSenior_Mas244:54:350:06:59
60MANUELVERDEAL PORTEROLSenior_Mas425:20:250:07:37
65JOSEFERNANDEZ VALENCIALVet_Mas165:21:460:07:39
97DAVIDALONSO JIMENEZLSenior_Mas715:41:580:08:07
137FERNANDOUBEDA BRAVOLVet_Mas336:15:050:08:54
138TOMASRIVILLA MARQUEZLVet_Mas346:15:050:08:54
139EDUARDOLOZANO VALVERDELVet_Mas356:15:050:08:54
140JESUSROMO LOPEZLVet_Mas366:15:070:08:54

12 comentarios:

Pepe Jaen dijo...

Bloguero eres la leche!! leo tu crónica
y me pongo en primera persona, me dán
ganas de calzarme las zapas de trail y
salir al monte.
……. Menos mal que estoy en un entorno maravilloso… corriendo a la orilla de un arroyo, saltando riachuelos, pisando piñas, musgo, oliendo a vida.

"OLIDIENDO A VIDA", si señor , (esta es la esencia) del porqué tanto sufrimiento y goce a
a la vez.

Enhorabuena por la crónica.

Jesús dijo...

Cantinero!!! un vaso de whisky...y a mis hombres duros otro, bien cargado!!!

un placer

pepa cooks dijo...

Sin palabras...

Me ha encantado la crónica.

manuel dijo...

Una cronica genial, blogger, en tu linea.

Como dice edu es una carrera muy bonita, habra que repetir.

Mas dura que la carrera tuvo que ser la vuelta aguantando al brasas de McQueen, eso si es duro.

Erika dijo...

Enhorabuena por una gran maratón de montaña,chicos! José, gracias por recordarnos la maravilla de sufrir corriendo y disfrutar la vida y la belleza alrededor! "Oliendo vida" - gran expresión!

La Roble dijo...

Chulísima la crónica. Me ha encantado. Y lo de los nombres de los hombres duros una gran idea pero a ver quién aguanta ahora a McQueen. Rápido hace otra apuesta. Sólo le faltan 3 cervezas.

Anónimo dijo...

Enhorabuena a todos, hombres duros y osados!!
La crónica muy buena, me gusta mucho.


Dori Mateos

Stuart Murdoch dijo...

Gracias a ti hombre, por la compañía el sábado y siempre, el servicio de sherpa gratuito en los entrenamientos y por esta crónica que me hace revivir una carrera que recordaré siempre. Nos vemos en próxima!

juan jose jaen dijo...

Genial la cronica y gran carrera. Habra que buscar un nuevo reto para seguir entrenando y hacer esas tiraditas.

Merce dijo...

Genial la crónica muy chulaaa!!!

Enhorabuena a esos hombres duros del club..
valientesss!!!!

Anónimo dijo...

Espectacular la cronica Jose, como siempre, con zapatillas o con un boligrafo siempre un crack. Un placer haber compartido esta carrera y los entrenamientos para realizarla con vosotros y como ya hemos hablado, cual es el siguiente reto........



Fernando Ubeda

Es un pájaro?, es un avión?,... dijo...

Impresionante crónica, Joselón. Como impresionante es esta carrera. Los paisajes son espectaculares y el trazado asequible, quitando un par de tramos de echar el bofe. Es una carrera para repetir, aunque quizá en este tipo de cosas, la primera vez es siempre la mejor.

A pesar de lo que diga mucho listongo que hay por ahí suelto, menos mal que enviamos a lo mejorcito que hoy tenemos en el Club a nivel de trail. Y así ha quedado demostrado.

Aunque también tengo que recordarte que se te ha "olvidado" mencionar una parte importante e imprescindible de esta aventura que iniciamos una noche de junio bajo los efluvios del alcohol y acompañados de los acordes de Celtas Cortos.

PD: ahora, que un km con 200m de desnivel positivo puntúe igual que un km en una carrera de Pin y Pon de 5 o 6 kms, tiene cojones (y gordos)