Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

Romancos una vez más - Por Peñu

Romancos una vez más, y ya van cinco, no defraudó para nada. Al contrario,  poco a poco van mejorando, lo poco que se puede mejorar esta sencilla y singular carrera, en la que se respira amabilidad, hospitalidad, familiaridad y "gatronomidad".
Un bonito recorrido de 7.400 metros...




...pero a la vez de esos que se agarran a las piernas, en los que no sabes en ningún momento, el significado de la palabra "llanear".





Soy ya un personaje conocido en el pueblo y la gente no para de saludarme, charlar conmigo, incluso regalándome un montón de besos. Es lo que tiene la gente de Romancos, cómo no va a gustarme esta carrera si me tratan a cuerpo de rey...
Primero se disputarían las carreras infantiles, en las que los pequeños "Peñus" supieron dar la talla, recibiendo a su llegada a meta numerosos obsequios, bebidas y este año hasta una camiseta. Alguno hasta arañó un trofeo.




Después me tocaría a mí y disfruté en esta ocasión, yo creo q más que nunca. Unos 90 corredores en la línea de salida, ¡¡PUN!! y al lío.



El primer kilómetro se me fue de las manos, corriendo a 3:32, pero tuve la suerte de no pagar por ello al final de la carrera. El tramo por el campo, la vega de río Berral,  fue genial, además no había nada de barro.





Después del avituallamiento, la bajada por asfalto de regreso al pueblo, me encontré genial Rebanando a tope. Y la entrada a meta la hice acompañado de mi hijo Carlos.



Gran alegría al mirar al Garmin, pues sería mi mejor tiempo y mejor posición de todas las ediciones en las que he participado y disfrutado de esta carrera. Refrescón en el, pilón para relajar las piernas y a esperar el fin de fiesta, que no sería otro que unas migas con huevos y limonada que nos comimos todos entre amigos en el parque de la iglesia.






Romancos, el año que viene volveré a disfrutar con vosotros.


SÉPTIMO CON UN TIEMPO DE 30:00 MINUTOS


enlace clasificacion


El resumen de la carrera de Carlos en el blog de la escuela:




No hay comentarios: