Quien busque infinito, que cierre los ojos

LA VIDA ESTA EN OTRA PARTE….

 Crónica de la Media Maratón de Zamora 2.016

Ahora, que los recuerdos hasta mi llegan, con memoria, sin el olvido… Ahora que a veces corro, sin aliento, sin tino, voy encontrando el camino. 

¡Ahora recuerdo!…la vida está en otra parte….




LA PARTIDA

Cada año a finales de febrero o en marzo o a principios de abril este modesto pero autentico club organiza un viaje de fin semana, para participar en una media maratón, visitar la ciudad que toque (monumentos y bares por partes iguales). Acompañados por la media naranja de cada corredor (aunque cada vez son más las medias naranjas que corren) ¿Quién es quién?. 
Estas “excursiones” nos han llevado a diferentes ciudades de la galaxia palpables o intangibles, como León (2 veces), Salamanca, Narnia, Segovia, Lilliput, Cáceres, Macondo….

Todas ellas grandes experiencias, tanto en lo deportivo, como en lo gastronómico, lo humano, cultural e incluso para algunos espiritual.
Este año, tras someter días y fechas a votación entre socios y socias la ciudad que salió fue Zamora y su media maratón. Aunque Júpiter se quedo cerca….
Por lo que la maquinaria (esa que no se ve pero que siempre está) se puso a trabajar, piñón con engranaje, engranaje con piñón,  para hacer las reservas y el imprescindible grupo de whassapp “Los de Zamora” para vincular a estos y no cansar a los demás.

Por los dimes y diretes que han hecho que estos villanos y villanas sean tan famosos que son requeridos en todos los lugares habidos y por haber, el grupo fue algo más reducido que otras veces, y hasta allí nos desplazamos 16 personas.
Pepe, Coco, Carlos, Merce, Nati, Edu, Buendía, Puchol, Miri, Roble, Bea, José, Desi, Elena, Basi y Robert.
Así llegó, porque todo llega, el fin de semana en cuestión. Parte de la expedición la enviamos el viernes para reconocer el terreno y librarnos de todo mal. El resto partimos de Villanueva el sábado al amanecer.

Poco antes del mediodía del sábado 12 de marzo (San Inocencio) llegamos al hotel Doña Urraca los 12 de Villanueva, subimos a las habitaciones a dejar el equipaje, peinarnos y vaciar las urgentes vejigas para en un ratico estar en la calle, detrás de nuestro guía y mentor Don Edu Lozano para que con su híper moderna guía de Zamora ilustrarnos sobre la ciudad de orillas del Duero. 



La puerta del obispo, la muralla, la catedral nueva y la vieja, el castillo con sus almenas desde las cuales admiramos las vistas del impresionante rio Duero cruzado de lado a lado por el puente Románico y las vistas de la ciudad a nuestros pies. La plaza de Viriato  con la estatua del Lusitano que fue terror de los romanos saludando al sol pero sin camisa (ni nueva, ni vieja), la iglesia de San Ildefonso junto a la cual se encuentra la estatua de bronce del famoso cronista de la ciudad Don Herminio Ramos..espera, espera, que aquel que nos viene de frente con el periódico y el pan recién comprados bajo el brazo, es el mismísimo Don Herminio en carne y hueso. Y los villanos y villanas ni cortos ni perezoso entablaron con el conversación……




CON DON HERMINIO EN ESTATUA Y EN CARNE Y HUESO

Y venga, y vamos que nos está esperando el resto de la expedición.

Pero antes los villanos paramos  a tapear en el famoso Bar Los Abuelos I, y allí dimos cuenta de vinos en copa y botella, cervezas, aguamiel, refrescos, croquetas de la abuela, chipi y champis del abuelo, lembas, oreja, los primeros brindis al sol, los primeros chistes y las primeras coplas.





A la carrera como no podía ser de otra forma salimos al encuentro de los 4 de la avanzadilla, Buendía, Puchol, Elena y Desi, que nos estaban esperando cerveza en mano en el restaurante donde teníamos contratado el menú del sábado, “Casa Marta”, que resulto ser una moza zamorana alta, joven y recia que nos sirvió en un plis – plas, primero, segundo, postre y café.





Tras la comida, decidimos acercarnos  a la Ciudad Deportiva a por los dorsales para la carrera, antes de que la modorra se apoderara de nuestras débiles almas y nos diera por dar la clásica cabezadita al hotel. En la ciudad deportiva pudimos saludar al “cuñao” de David Alonso, con el que nuestro villano se aposto a órdago sobre no se que de 1:20 en la media del día siguiente…

EL CUÑADO


Así, desde las orillas del Duero, vimos como poco a poco el día abandonaba Zamora, dejando a la luna hacer su cometido…

Después, tras el subidón de algunos por la siesta rápida o el bajón de otros por la larga, nos fuimos hacia la Plaza Mayor desde donde por sus boca calles se accedía a un garito, y otro, y otro. Una tapa, y otra y otra. Para pasar de aquella manera la noche y recogernos, unos más pronto que otros, entre risas, anécdotas y un villano columpiándose de la lámpara de un local como si fuera Tarzan en la selva en una liana. 



LA CARRERA

Entonces llegó la mañana de la carrera, de la media maratón de Zamora, el redondo sol cansado lucia frio en el cielo intentando calentarnos. Pero Vivaldi está tocando aún al invierno y el termómetro no pasaba de los 3 grados a esas horas.





En el desayuno los villanos y villanas barruntaban sobre la carrera, las ganas, las menos, los planes de hacer trenecito y nos la jugamos al sprint, las de voy de caballerete, las de yo hago 3 y me vuelvo. Y todas esas cosas clásicas en las pre-carreras. Todas certidumbres e incertidumbres. 
Nos preparamos dignos para la carrera, con nuestro mejor traje de corredores y corredoras, encajando las zapatillas a nuestros pies, como encaja una boca con otros labios. Y venga, que los niños solo piensan en jugar como nosotros en correr. Y venga, no perdamos la constancia y luchemos sin abandonar. Ni vencedores, ni vencidos, que las guerras se libran en otros terrenos más tristes que en una simple carrera. Seamos pequeños héroes en la inmensidad. Que sea este un verdadero brindis al Sol.
Llegadas las once menos cinco nos llamaron por megafonía para dirigirnos a la línea de salida. Nos deseamos suerte, besitos, abrazos y a las once en punto de la mañana, sonó el disparo que anunciaba el inicio de este XXXII Medio Maratón Ciudad de Zamora en el que participaban unos 700 corredores, bajo una temperatura de tres grados, con toda Zamora en la calle para decirnos adiós, que lo pasen bien, sean felices y ¡Por Dios! vuelvan sanos y a salvo.




Aquí no puedo hablar de la magnífica carrera que hicieron sin dudad el resto de mis compañeros, pues solo les atisbe hasta el km.10 a alguno de ellos. Aunque…
Sé que Carlos hizo una excelente carrera que le llevo a bajar de 1:30 con la consiguiente mmp. Que David Alonso fue segundo del club (lo sé porque lo repitió solo 33 veces durante la comida de después) haciendo una gran carrera. A la par de David entro Edu Lozano, que no solo organiza los viajes como nadie sino que corre como (sin el como) el que más (David Alonso). Robert y Bea que tras meses en un dique seco de carreras regresaron a lo grande. Pepe, un seguro en cualquier expedición ya que garantiza experiencia y buen humor se acerco a su marca. Merce y Basi (y un paisano del Provencio llamado Andrés) completaron una media impresionante, la presi Merce haciendo marca de la temporada en la distancia, el consorte vitalicio Basi volviendo a correr tras la lesión de rodilla que le ha tenido apartado de nuestra vera durante meses. Miriam López pasito a pasito logro bajar la marca que otrora consiguió en Liverpool firmando una MMP en una ciudad más española, Zamora. Buendía, que después de bailar y bailar, corrió y corrió.




















Sé mejor lo que yo corrí. Partiendo desde el último lugar llegue a la altura de Nati y Laura y recorrí con ellas las calles de Zamora, su zona comercial, las afueras, el carril-bici que va por la ribera del Duero, todo llano hasta llegar a una tendida cuesta sobre el km.10. de unos 600 metros. De esas que se agarran pero no te matan.

Así fui con estas dos maquinas, a su son. He de decir que cuando te ves en la parte trasera de una carrera vives las cosas de otra manera. Te das cuenta que las calles no se cortan igual para ellos que para el resto y que al final corren lo mismo que el resto, sufriendo lo mismo, teniendo las mismas sensaciones, los mismos miedos del temido kilómetro 18, las mismas alegrías cuando llegan a meta.





Quizás la parte que se hace más dura, lenta y fea de la carrera la encontramos desde el km. 14 al 18, en el Barrio del Carrascal, a las afueras del centro de Zamora cruzando el Río Duero. Ahí había unas cuestecillas y mucha soledad, menos mal que un gracioso y efusivo trío de “niños de la calle” nos animaron con voces de colores. Y gracias sobre todo a los ánimos de Elena y Desi que como un oasis en el desierto estaban donde menos se las esperaba y donde más se las necesitaba. GRACIAS.




Y bueno, cruzamos de nuevo el puente sobre el rio Duero y poco a poco  íbamos acercándonos al final. El kilómetro 18, ese kilómetro crucial, donde no hay que hacer caso a la cabeza y seguir con el corazón. Aquí las chicas parecía que lo estaban pasando mal, pero no dejaron de correr (he de decir que no pararon en ningún momento de hacerlo, con determinación. Laura, sabiendo que se iba a meter una mejor marca en la saca, Nati, su mejor media del año. Y aunque tuvieron ese momento de zozobra, lo superaron). No parábamos de adelantar y recoger corredores y corredoras, que danzaban como caminantes de Walking Dead de un lado a otro de la carretera. Que orgullo correr con ellas. De hecho de los 666 corredores/as que tomaron salida, llegaron a meta 575, y es que había controles de paso máximo en los kilómetros 10, 15 y 21. 


Con un ánimo reforzado y a prueba de bombas llegaron hasta la línea de meta, donde nos estaban esperando el resto de villanos y villanas. La entrada en la pista y la llegada a la alfombrilla final, espectacular e inolvidable, con toda la muchedumbre aplaudiéndonos, encandilados por nuestra forma de correr, nuestra forma de sufrir, nuestra forma de ganar, nuestra forma de perder.

Todos acabamos la prueba, con nota, ya que no solo fueron 21 km. sino el viaje, la noche de farra, el vino, las raciones muy condimentadas, los chistes de Pepe, etc.

Aunque es lo menos importante de todo estos son los tiempos de los villanos y villanas (por mi Garmin fueron 22.660 metros):


NombrePuestoCategoríaPos/CatTiempo TotalRitmo
Carlos Serrano Aguilar106Vet_A_M261:29:194:14MMP
David Alonso Jimenez364Vet_A_M711:45:365:00
Eduardo Lozano Valverde365Vet_E_M131:45:365:00
Roberto Gil Pita380Vet_A_M751:47:175:05
Beatriz López Garrido381Sen_F71:47:175:05
José Jaen Moreno416Vet_E_M151:50:285:14
Mercedes Haro Campos417Vet_B_F81:50:345:14
Basilio Barchin Flores418Vet_B_M771:50:345:14
Miriam López Martínez459Vet_A_F51:54:285:26MMP
José Carlos Buendía de Dios479Vet_C_M601:55:555:29
Laura Robledillo Ramos551Sen_F262:05:195:57MMP
Natividad Lahoz Arroyo553Vet_C_F72:05:455:57
José Fernández Valencia554Vet_C_M722:05:455:57


EL REGRESO

Y tras la carrera, una agradable ducha en el hotel y  a comer en el Rte. "El Horno", donde fuimos atendidos por otra “recia y simpática” camarera autóctona de la que me llevo el mejor recuerdo.


Después de comer, despedida, fetiches (besitos, dorsal, foto, lo que se lleva la retina del ojo, etc.) y cada loco a su locura. Unos por la A6 otros por la 1, otros por peteneras.


Ese fue el discurrir de este viaje, de esta carrera, a grosso modo, que no se puede, ni se debe contar todo ya que hay cosas que son difíciles de trasladar a la palabra escrita, y más para un pobre y venido a menos (por falta de lectura de los lectores) bloguero como yo. 
Pasamos sin duda un irrepetible fin de semana, donde lo más primordial ha sido pasárselo bien y el compañerismo. 
Os tuvimos presentes al resto del club, se os añoró a  aquellos que, por otras y unas circunstancias, no pudisteis venir. La próxima vez esperamos que SEA.

Gracias a todos, los que corrieron y los que animaron. Todos formáis parte de esto, tenerlo claro, sin cada granito nuestra montaña sería imposible.


Como siempre, un placer. 

Hoy recuerdo……la vida está en otra parte….en lo que se camina…en lo que se vive….en el reflejo de mi alma en el rio…..en hacer los sueños realidad……


Alguna foto de Edu Lozano (Faltan las que hizo Pepe y una de grupo que nos hizon un paisano antes de la salida, pero que no la encuentro):



Siempre os quiere, José Valencia

                                          

15 comentarios:

Jesús dijo...

Enhorabuena por las MMP's, por los calentones de correr, comer y sobre todo de beber.

...hay que tener más cuidado cuando se pide el postre ;-P

Me alegro del disfrute!!!

La Roble dijo...

Jose, muchas gracias por la crónica y hacernos revivir cada instante del viaje. Nos lo hemos pasado pipa como siempre y hemos corrido como nunca. Gracias a ti y a Nati por estar a mi lado en la carrera y poder bajar mi marca. Enhorabuena a todos mis compis que sin ellos el antes y el después no habría sido lo mismo. Y gracias nuestras animadoras y a Juancar por hacernos fotos con el aire que hacía. El año que viene otra vez. Pero no pidáis tarta de trufa!!!! Jajajajaja

Gacela Treparriscos dijo...

Gran crónica, blogger!

Enhorabuena a todos por sus carreras, a los que hicieron MMPs, a los que terminaron, a los que se deslesionaron. A los que rebanaron y los que se dejaron rebanar. Hay que ver qué bien lo pasamos. :)

Es un pájaro?, es un avión?,... dijo...

Joséeeeeeeeeeeeeee, ¡gran crónica!. Cada vez tienes más pluma, jajaja.
Solamente añadir alguna cosilla más que entiendo has omitido por no hacerla demasiado extensa: los chupitos de nitrógeno líquido, el nuevo premio instaurado en el Club, los "piropos" de Rober y Edu, el famoso "y tú no le sigas la corriente" de la presidenta, la "noche de bodas" de Edu y Pepe, las natillas de Buendía, etc.
La verdad es que ha sido un gran fin de semana. Deseando ya que llegue el siguiente (Ocejón???)

Pepe Jaen dijo...

Gracias compañeros por el fin de semana tan de P/M
que pasamos, si no fuese por estas pequeñas valvulas
de escape no se que seria de nosotros, pobres obreros.
Felicitar de nuevo a los MMP ... yo me quedé con las ganas
y en general a todos los demás. Gracias al apoyo y los
animos de Elena, Puchol y Desi.
Y a ti blogger que te voy a decir, muchas gracias
por volver hacernos revivir esos momentos tan intensos
y felicitarte por tu crónica, siempre tan hábil con la pluma.

El Peñu dijo...

Una prosa envidiable y una narración que te traslada a Zamora en cada instante.
ESte año no pudo ser, pero el próximo se hará la posible o lo imposible por asistir.
Buen viaje buena carrera y mejor crónica

Anónimo dijo...

Otra vez me quedé pegada a este relato como si de una peli fuera, buenísimo José y buenísimo el objetivo que cada uno se marca en cada carrera, enhorabuena chic@s!!!!

Carmen.

NATI dijo...

FELICIDADES amigos y compañeros de comidas, bebidas, risassssss y emociones diversas , cada año disfruto mas del finde con mi familia del club.FELICITAR a todos los que corrieron a las MMP a los que compitieron despues de mucho tiempo,a los que no ivan a correr por sus lesiones y aun asi hicieron la media entera acompañando y haciendo mas llevadera la carrera, al que su lesion no le pudo permitir correr pero estuvo con nosotros y a los que siempre estan animando con tanto cariño.
jose eres el mejor escribiendo y haciendonos revivir los momentos de esta aventura me uno al super
contando todo lo que vivimos y FELICIDADES a la parejita que estuvo d luna de miel que nos hizo disfrutar de la risa en tantos momentos "OTRO VIAJE YA"

Eduardo dijo...

Un gran finde,,, entretenido , sin pausa,,, y divertido. No me digas que después de correr 21 km como si nada, te la juegas en un bar con las natillas y el café con hielo :)))). Genial.

Muchas gracias por la crónica, Jose, que si es complicado hacer las cosas, más aun es saber contarlas.

Un abrazo a tod@s.

VIRGINIA dijo...

Jose buena crónica. Me ha encantado. Y me encantáis todos y lo bien que lo habéis pasado. Los primeros y los últimos. Sois lo mejor. Muakkkk

Merce dijo...

Lo has bordao josuaaa....
Eres un kraggg escribiendo...

Me encanto este viaje , risas y risas sin parar estoy con pepe, hay q hacerlo de vez en cuando.

La carrera estupenda, con muy buenas sensaciones.
Enhorabuena a tod@s por correr
Por acompañar
Por hacernos reir
Por organizar
Por el momento ducha chicos y chicas ,jejeje.

Sois la caña..

Bea Lopez dijo...

¡¡Enhorabuena a tod@s!!
Ha sido un fin de semana extraordinario. Increíble que dos días den para tanto, acumulando experiencias inolvidables.
Simplemente sois geniales, sois muy grandes, somos villan@s!!
Blogger estupenda crónica, no nos cambies que vales mucho y te queremos así, en tu salsa con papel y pluma

¡¡Aupa Villan@s!!

Es un pájaro?, es un avión?,... dijo...

Eso es verdad, cada vez tiene más pluma, jajaja

ANDRES MARTINEZ dijo...

Aunque no soy de vuestro club, la verdad es que en Zamora me hicisteis sentirme uno más de vosotros, por lo que con vuestro permiso me tomo la licencia de hacer este comentario.
A José decirle que su narración me ha gustado muchísimo, Felicidades por esta crónica tan estupenda.
A mis paisanos Merce y Basi, darle las gracias por haberme "liado" para hacer esta carrera única e inesperada para mi, pero que recordaré siempre.
A todos los demás, daros también las gracias por ser estupendos, por el apoyo prestado tanto a los que corrieron como a los que nos animaron.

Saludos para todos,
Andrés Martínez

ANDRES MARTINEZ dijo...

Aunque no soy de vuestro club, la verdad es que en Zamora me hicisteis sentirme uno más de vosotros, por lo que con vuestro permiso me tomo la licencia de hacer este comentario.
A José decirle que su narración me ha gustado muchísimo, Felicidades por esta crónica tan estupenda.
A mis paisanos Merce y Basi, darle las gracias por haberme "liado" para hacer esta carrera única e inesperada para mi, pero que recordaré siempre.
A todos los demás, daros también las gracias por ser estupendos, por el apoyo prestado tanto a los que corrieron como a los que nos animaron.

Saludos para todos,
Andrés Martínez