Quien busque infinito, que cierre los ojos

Para gustos? carreras!!


Crónica sustraída del blog más SkatoLógico de la red:

http://eskatologic.blogspot.com.es/

Sergio Trigo Sierra

La Behobia

Ese peazo de carrera diodenal!!
La clásica!!
Una Carrera Especial!


  

(Crónica sin fotos de los protas, la organización de esta carrera cobra por todo. El negocio es el negocio)

Tras las descripciones recibidas de dicha carrera, después de tantos halagos y ninguna crítica, era normal... altas expectativas y más altas expectativas.

Ya la inscripción empezaba mal, te preinscribes, te ponen en lista de espera, y ya si eeeso yaaa .Pues resultó que si tenían hueco para un par paganinis más, si no recuerdo mal, fueron 45 pavazos la inscripción.
30.000 corrimos al final. Echa cuentas... 

Todo lo que relato, es exclusivamente mi opinión y punto de vista. Entiendo que otros no estén de acuerdo. Como dicen por ahí: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno y no hay dos iguales". 

La mía: cuando la codicia por ganar mas dinero se impone, el sin sentido se extiende, lo sencillo se complica y la esencia de el deporte se contamina.

Pese a que la organización de esta carrera la hacíamos con muchos meses de antelación, al estar sobredimensionada la carrera, lo que encontramos una vez pagada la inscripción fué:
Imposibilidad para reservar alojamiento cerca de la llegada, San Sebastián. Dificultad para reservar cerca, veinte minutos en coche, como mínimo. 
Imposibilidad de reservar un restaurante para el día de la carrera o el día anterior.

Después te dicen que tienes que comprar el billete de tren para ir a la salida el día antes, que debes dejar la bolsa de guardarropa el día antes, donde recogimos el dorsal.

Acostumbrado a lo sencillo, cada vez me parecía que todo esto, se complicaba sin sentido. 

Seguimos las recomendaciones, salimos con tiempo de sobra y no nos fue muy mal, ni muy bien. Con las prisas siempre algo se te olvida y la imposibilidad de dejar tus cosas a última hora en guardarropa recorta muchas opciones.

En el metro íbamos como sardinas en lata, de echo en un tren previo no pudimos subir porque no cabía la gente, al llegar este, totalmente lleno. Después de un montón de paradas, en posturas incomodas, llegué con la camiseta como si llevara corridos los primeros kilómetros.

Luego allí, en la zona de espera para salir en tu reemplazo, era un sitio sacado de una película de Alex de la Iglesia, medio polígono industrial, medio ciudad dormitorio, o vomitorio, todo lleno de tiendas de licores, no sé, una mezcla entre los slangs de lloret de mar y un duti free.
Para comenzar tu carrera, había tantas horas distintas de salida, que de la gente que conocía, nadie corría en mi hora. Por primera vez, saldría solo.... Al final de la carrera uno acaba solo, sigue su ritmo, compite contra si mismo, blablablabla
Somos gregarios, nos gusta estar con gente conocida, al menos en el inicio... al menos a mi!. Me faltaba estar con los compañeros de mi Club de Atletismo de Villanueva de la Torre, tenerlos en los prolegómenos de la salida, picarnos mutuamente o apoyarnos con algún consejo o chascarrillo, marcarte el objetivo de seguir a alguno de los galgos durante unos kilómetros, o que a alguno se le atragante el adelantarte... el juego que jugamos normalmente. O el cariño de tu pareja para dar un poco de buenas vibraciones a aquel extraño lugar.

  ¿Que sentido tenía todo aquello??  estaba allí para correr una carrera que pffff "es especial!!??". Mis cojones también son especiales!! en alguna manera, seguro que si me pongo, les encuentro la razón por la que son especiales, mis cojones me refiero, con perdón! que diría el gran C.J. Cela.

Hacia un mes había corrido una carrera por Madrid: "Madrid corre por Madrid" mientras la corría pensaba en hacer una crónica en la que el título seria "Madrid No anima por Madrid", no había ni un alma animando! pensé afilar mi prosa descargando contra esa panda de... luego lo pensé mejor, era domingo temprano y yo también elegiría dormir, cuando además "hay carreras todos los jodidos domingos" que digo yo, que pensará un residente de la zona centro-retiro.


A lo que voy!!, es cierto lo increíble!! de como anima la gente en la Behobia!! una pasada!!, se tiran toda la mañana!! Aúpa!! animo!! y muchas otras cosas, que al ser en Eusquera, no puedo reproducir.

En serio, Olé!!, me quito el sombrero ante la "Entrega de el Público". Y por ellos entiendo, que son el principal motivo, de que halla quien piense que esta carrera es especial.
Ellos la hacen especial, o diferente al menos.  

Pero para mi, esas miles de personas gritando no me empujaban ni la milésima parte de lo que me ha empujado la motivación de correr otras carreras acompañado de mi pareja, compartiendo la superación. O con siete u ocho compañeros, que entre unos y otros se genera un bonito ambiente. Ni de correr para lograr un objetivo, como hacer marca personal. O adelantar a un compañero que parece difícil de alcanzar. O correr por la naturaleza.

Toda esa gente jaleando, me animaba su apoyo al principio, pero después dejé de oírlos, se convirtieron en parte de el paisaje, quería nutrirme de su energía, lo intenté muchas veces, pero no me funcionaba.

Tras unos kilómetros pensé: Lo que no te cuentan de esta carrera, es que estoy corriendo por una Autopista! he dejado atrás la carretera nacional, atrás las rotondas, atrás la calle feísima de la salida, con ese el olor, a mierda!! que salia de los urinarios portátiles sin producto o sistema que lo atrape. Asfalto bajo tus pies, a la derecha quita miedos, detrás de los mismos, los coches  circulando y regalándote un poco de humo. Subes una pedazo de cuesta rodeando una montaña, pero las vistas?? no hay vistas, porque la gente impide que veas el mar, el rio, los puentes ni lo que sea que halla detrás de esta de la fila de gente.

Pero en verdad, no lo pasé mal. Disfruté con desencanto, me animaba y me tocaba la moral algún detalle, me motivaba un kiló
metro y me defraudaba en una calle sin espacios para adelantar, me daba un subidón la batucada y otra vez deseaba terminar e irme a la playa y a tomar unos pinchos. 

Puede, que empezar solo en aquel cajón virtual, siguiendo una pancarta que no representaba nada para mi,  fuera la primera cuesta arriba. 

Puede ser que aquel viaje en tren fuera un mal inicio

Puede ser que haber corrido la "Media Maratón de el Alto Rey" semanas antes, hiciera tan dura la comparación. Aquel bello recorrido por la sierra norte de Guadalajara: atravesando ríos, bosques, cercas... afeaba casi cualquier otro recorrido.

Quizás eran las expectativas

Quizás que no había cagado


Reconozco que estaba siendo muy crítico, pero me joden los elitismos, y las pre-inscripciones para entrar en lista de espera, cuando luego vamos a correr 30.000

De la organización y los voluntarios no se puede poner un pero. Todo muy bién, salvo que eramos 30.000
gestionar todo aquello, merece un sobresaliente, pero para que hacerlo tan grande?? para que grupos de salida cada 5min?? durante tantas horas??

¿Que las ambulancias tuvieran que ir por el recorrido de la carrera para evacuar a un herido?? circulando en sentido de la marcha, como la gente no se enteraba de que venia una ambulancia por detrás, no se apartaba, la lentitud me parecía exasperante a la par que inconveniente.

Al final si le he puesto algún pero.

El sinsentido creado por una única razón, la codicia. 

 Mi compañero Dave, me pidió que le diera mis impresiones, para escribir él, una crónica, como si fueran dos frases!!

Pues una vez explicada un poco la experiencia, resumiré diciendo que fue una montaña rusa, subir, bajar, disfrutar,  gustarme, disgustarme, positivo, regular, buenas sensaciones, incomprensión, feliz en muchos momentos, sobretodo al acabar, al encontrarme con mi mujer, meter los pies en la contxa y comer de pintxos y beber txacolí.

Lo bueno sin complicaciones sabe mejor. 



2 comentarios:

Eduardo dijo...

Son carreras para darte un baño de multitudes,,, con 30.000 inscritos vas al "mogollón", por muy estupendamente que esté organizada.

Es un ambiente distinto, como en la San Silvestre Vallecana que te encuentras a grupos con la equipación desde que sales de casa hacia el cercanías o el metro. Luego el lío de los cajones y salida por oleadas, bueno,,,, es para dejarte llevar.

No te la puedes plantear igual que otras. Hace dos años, en la Sansil, se me ocurrió meterme en uno de los primeros cajones y no lo he pasado peor nunca. Empujones, gritos, bueno,,,, y casi miedo pensando "como tropiece me pasan 200 por encima". Es para desconectar.

El paseo del Bidasoa en el que os hicisteis la foto está chulo.

Edu

Pietro Menea dijo...

Hola compañeros, llevo mucho tiempo apartado del cyberespacio y casi del atletismo, pero no puedo dejar pasar la ocasión de dejar mi comentario, ante esta gran crónica.
Estas mismas sensaciones las hemos denunciado LOS HALCONES muchas veces en nuestras crónicas. Correr es algo sencillo. Un objetivo, entrenamiento y amigos-compañeros que te ayuden a conseguirlo y disfrutarlo con ellos.
La solución esta en nosotros, se corre en la calle y la calle es de todos, organizar una carrera cuesta dinero, pero no lo que nos venden algunos, Canillejas, San Silvestre Vallekana, Behobia... Marathon de Nueva York, están sobrevaloradas.
Sencillamente no las corras, no hay nada mas allá, de lo que ya conocemos.
Un abrazo compañeros.