Quien busque infinito, que cierre los ojos

Maratona do Porto II


Crónica do Jesús.



Tal y como refrenda mi compañero Pepe, Oporto es una ciudad muy bonita con un maratón muy feo. Nos dirigimos al parque de la ciudad que está a 25 min. del centro en un moderno metro, allí está la salida, justo al lado de la playa y zona surfera. Nos despedimos y cada uno a su cajón. En la cabeza intentar disfrutar del maratón y hacer un tiempo de 3:25 y si veo que las piernas las tengo para más ritmo bajar a 3:20h. al final ni lo uno ni lo otro. Después de un rato dan la salida que está dentro del parque y primer atasco al coger una de las pequeñas puertas, casi parado del todo, no hay forma ni de adelantar driblando a lo Ronaldo. Paciencia y a coger ritmo según se va despejando el tema. Te dan una vuelta por el barrio y te llevar hacia el puerto en un recorrido de ida y vuelta dónde me dedico a dejar pasar los km intentando ver a mis compañeros de fin de semana y a mi amigo Pepe. Volvemos hacia la salida dónde se desvía la carrera de 15Km, carrera de lo más insulsa por un sitio que no merece la pena. El maratón continua pegado a la costa dirección a Oporto, algún desvío como para intentar sorprender pero nada del otro mundo, vamos pasando distintos escenarios (algunos dentro de un camión) con grupos en directo que sinceramente tenías que animarlos tu a ellos porque parece que están tocando en el metro en hora valle de una estación remota. Paso la media en 1:40, las sensaciones son buenas aunque ya voy pasando un poco de calor y decido intentar seguir e ir a por el 3:20h. Vamos hacia el puente de Luis I y cruzamos el Duero hacia Vila Nova de Gaia para disfrutar de las vistas que hay de Oporto y del empedrado, ideal para correr, una delicia para uñas y plantas de los pies. Otro ida y vuelta por el mismo sitio con la zona de más sube/baja y por el mismo empedrado, en total 7km. Aquí ya empiezo a ver que algo no va bien, que empiezo a tener que forzar para mantener el ritmo. Al cruzar de nuevo el puente de vuelta a Oporto te hacen otro ida y vuelta por una carretera entre un muro y el Duero, zona de viento en el que nos acoplamos entre tres para ir quitándonos un poco de viento de cara. Pasamos por un puente en el que anuncia que ya es todo bajada…..mentirosihnos!!! Nos desvían por un túnel que me da la vida ya que el calor lleva haciendo lo suyo desde hace un rato, un poco hacia el centro para volverte a soltar por el mismo camino por el que habíamos ido pegado al rio, el ritmo se me ha ido como a los grupos que voy viendo al pasar, ya no puedo bajarlo de 5min/km y empiezo a pasarlo mal, me queda el consuelo que todavía no me ha pillado el globo de 3:30h. cosa que haría como el expreso de medianoche a falta de 2 km dónde voy con carencia importante de agua y calambres en el isquio de la pierna izda al intentar engancharme al globo, literalmente hablando. Los grupos ya ni tocan, solo se dedican a fumar, menos mal que llego a la recta final donde encuentro a mi querida y compañeros de viaje, me paro a saludarles, abrazos, besos y para meta, al final 3:32h. de un fin de semana en lo que no repetiría es precisamente eso, el “Maratona do Porto”.



1 comentario:

Eduardo dijo...

A pesar de todo hiciste una buena marca,,, por mucho que digan que es llano o revises la altimetría ,, hay recorridos a los que no se le coge el punto y a otros no. Bueno seguro que disfrutásteis el finde porque la ciudad lo merece.

Un abrazo