Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

51ª Behobia-SS‏

Por David García Serrano ( Dave )




Sigo pensando que esta carrera es especial, la ambientación es increíble y a cualquiera que le guste este deporte, se merece sentir esta experiencia, que comienza de camino en transporte público a la Behobia, llenándose en cada parada un poquito más el tren, hasta sentir que estábamos como sardinas en lata. En la salida, entre la cantidad de gente y las diferentes salidas diferidas, los villanos no tenemos opción de encontrarnos, así que no tenemos foto de familia.






Los primeros en salir, fuimos Carlos y yo (Dave), acompañados de David Somolinos, en los primeros metros no podíamos correr. Entre la marabunta veo a Carlos que empieza a remontar puestos y le sigo. En Irún el ambiente es increíble, entre la gente, consigo ver a Irene, que nos había acompañado en el cercanías y que ya no la vería hasta llegar a meta.

Los primeros kilómetros son de un subibaja constante, en el que no éramos capaces de correr cómodos, y en que empezamos a sentir el calor que nos está haciendo, la subida a Gaintxurizketa es impresionante, unos 2,5 km de constante subida por una carretera nacional, donde ya empezabas a ver gente andando, sufriendo de lo lindo, a pesar de la cantidad de público animando. Se me ponía la piel de gallina, cuando decían "Aúpa David, aúpa!!", como si me conocieran de toda la vida. El paso por Errenteria, es uno de esos momentos, sencillamente increíbles, pero que cantidad de gente, ya dejo de mirar el reloj, porque sabía que no era día de excesos, si no disfrutar del momento, pero no llegué a disfrutar todo lo que hubiera querido, los kilómetros pesaban y estaba bebiendo más agua que nunca. El alto de Miracruz, es la última subida de la carrera, no parecía terminar nunca y mi consuelo es que no dejaba de adelantar gente que estaba sufriendo aún más que yo.

La experiencia de Carlos, le hizo ver muy pronto  que hoy no era el día y tras la primera subida, empezó a medirse, sabiendo que se le escapaba la posibilidad de hacer su mejor marca en la carrera, porque según estaba el día una de dos, "o regulas o revientas". Y finalmente consiguió su mejor posición en una Behobia, lo que dice mucho de cómo ha sido esta edición de la clásica donostierra.

Miriam, sufrió bastante, saliendo en los últimos grupos de dorsal, con mucho calor desde el primer momento, pero tiene un meritazo increíble su carrera, porque correr con esa humedad, con el calor que hacía y llegar a la meta es de ser una campeona.






Las palabras con las que  Erika y de Sergio me describen su carrera, me recuerdan tanto a mi primera vez en esta prueba...se quedaron perplejos con la animación, recibiendo palabras de aliento en cada paso, en una carrera dura, y más con el calor, en la que Erika se sintió bien, sin ningún dolor en sus piernas, convirtiendo muchos momentos en mágicos, como cuando pasando por una zona de árboles, soplaba el viento y cayeron las hojas del otoño a su paso...son imágenes que se te quedan en tu memoria.

Lástima que mientras estábamos disfrutando de la playa de un día de verano en mitad de Noviembre, nos enteráramos de la triste noticia de un fallecido en la carrera, son cosas, que te entristecen y te dejan un sabor amargo ante esta exaltación del deporte popular. 


General  Nombre                              Tiempo
1241 DAVID GARCIA SERRANO         1:25:18
2293 CARLOS SERRANO AGUILAR    1:29:25
5523 SERGIO TRIGO SIERRA            1:37:45
12373ERIKA DOBROVOLSKAITE -         1:50:02
18618   MIRIAM LÓPEZ MARTÍNEZ            2:01:32

2 comentarios:

Edu dijo...

Por las fotos y lo que os he oído comentar es una carrera a la que hay que ir alguna vez. A disfrutar el ambiente, el paisaje y el tren.

El día quizá no era el mejor para correr pero si para lucir los colores de otoño junto al Bidasoa.

Un abrazo

José Narciso Valencia dijo...

Se ve que pasasteis un gran fin de semana.

Buena crónica David.

Gracias por compartir la experiencia con nosotros.


Arriba, arriba.