Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

Horche , la conjura de una noche de verano

Crónica de la IV Carrera de Horche. 30 de agosto,



La villa de Horche se alza sobre el valle del rio Ungria, sobre 895 metros de altura, desde los que se puede divisar el rio y la llamada sierra de Horche.



La razón de que 18 villanos nos presentásemos en Horche el domingo para recorrer 7.100 metros se fraguo el viernes casi de madrugada, en la que podríamos llamar “la conjura de los ebrios” si bien alguno solo tomo isotónica de limón o como mucho de naranja, aunque quizás fue la mezcla con los torreznos de cerdo lo que provocó todo.

 El caso es que llevando al extremo el famoso lema villano de “si tú vas yo voy”,  fuimos.



En Horche nos unimos con casi 200 corredores para participar en la carrera.
Esta transcurre en un 90 por ciento por caminos, sin mucho desnivel pero si con pequeños dientes de sierra en su transitar que hacen que la carrera sea entretenida y un poco rompe piernas. Con una cuesta final a la entrada de nuevo al pueblo de unos 400 metros que se agarra a los cuádriceps casi tanto como los torreznos de cerdo al paladar y el cerebro.

Las fotos dan muestra de ello.





















En general todos cumplimos, más pensando que es principio de temporada.

Al finalizar la prueba y para sorpresa de todos nosotros nos dieron un premio al club con más participantes. Todo sin premeditación, ya que el regalo fue donado esa misma mañana por la atleta local y propietaria de una casa rural de la localidad, Pilar Prieto Calvo (Club Pilarín), a la que agradecemos el detalle 5 estrellas.
Para colmo y buen hacer de la organización de una carrera, que no olvidemos es gratuita, repartieron en meta cerveza y más torreznos para nuestro cerebro.
No contentos con esto, y para lujo de l@s villan@s, nos invitaron a degustar el tinto de la zona en una de las cuevas del vino de la Villa. Donde amablemente, además, nos dejaron dar cuenta de la cesta que previamente nos regalaron.




Resumiendo: 
Corrimos 7.100 metros = 500 calorías+- consumidas.
Comimos queso, jamón, torreznos, chorizo, salchichón, miel y pan con aceite. Bebimos cerveza, vino y refrescos = 5000 calorías +- acumuladas en el flotador.
La ecuación resultante es que está claro que corremos para mantener el tipo. En fin.
Una vez más y esperando crear precedente para lo que nos viene este año hicimos grupo y pasamos la mañana.



HORCHE 7.100 METROSTIEMPOS
JAIME SERRANO ALAMINOS0:28:13
DAVID GARCIA SERRANO0:29:50
OSCAR MARTIN CULEBRAS0:31:40
JUAN JOSÉ JAÉN SERRANO0:32:00
DAVID HERNÁNDEZ SABOYA0:32:20
JOSÉ FERNÁNDEZ VALENCIA0:32:40
FCO. JAVIER PEREZ GONZALEZ0:32:52
BASILIO BARCHÍN FLORES0:33:10
MANUEL BRIONES BARRAGAN0:33:15
JESUS MARTINEZ GONZALEZ0:33:50
DAVID ALONSO JIMENEZ0:34:53
JOSE JAEN MORENO0:35:30
CRISTIAN CASAS MARCOS0:37:11
JUAN CARLOS GIL PUCHOL0:37:50
MARGARITA ALFARO DE LA TORRE0:39:15
MERCEDES HARO CAMPOS0:41:40
LAURA ROBLEDILLO RAMOS0:45:00
NATIVIDAD LAHOZ ARROYO0:45:00



Poco más se puede añadir, salvo volver a reiterar el agradecimiento a la organización de Horche.



TODAS LAS FOTOS DE JAIME SERRANO CASTELLANOS (que no corrió pero tuvo el detalle de esperarnos en la cuesta):

FOTOS DE CHRISTIAN GALLEGOS:



También hubo carreras infantiles en las que Samuel, Manu y Laura hicieron de las suyas.

1 comentario:

NATI dijo...

Felicidades a todos por ir, por sufrir ,por comer ,por beber y sobre todo al fotógrafo con lo que sufrí en la carrera no se que hizo para sacarme feliz en las fotos "la magia de este club." hasta la próxima QUE SE QUE SERA PRONTO