Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

MARATÓN DE VALENCIA 2014, dos villanos en apuros, en donde el tiempo y el espacio se desfasaron, provocando paranoia, bipolaridad y hasta alucinaciones.

Crónica del Peñu.

Algo extraño ocurrió el pasado domingo día 16 en Valencia, porque aunque Valencia esté a distinta altitud, con diferente presión, una humedad superior a la del centro y algunos hablen un poco un raro, no son motivos suficientes para explicar lo ocurrido allí.




Por lo que tendremos que echar mano de temas un poco menos  entendibles para el pueblo llano, como son la física cuántica, los algoritmos, la cosmología, la nanotecnología, los neutrinos y sus homónimos…, ya que en Valencia gracias a un alineamiento planetario único en el mundo, se creó una grieta en la línea temporal espacio/tiempo y cuando deberíamos estar un lugar y a una hora determinada, esa anomalía nos hacia retroceder en el tiempo, una y otra vez. También tuvimos conocimiento de un  vórtice y de dos agujeros negros de gusano, que se formaron a nuestro paso, nuestras camisetas les atraían, “teletransportándonos” hacia atrás y más atrás si cabe aún, sin casi tener opciones en avanzar hacia delante y teniendo la sensación recorrer el mismo kilómetro y la misma zona una y otra vez.
Vamos como diría un cuidado de a pie, que se nos atragantó el Maratón y ambos no acercamos a las 5 horas, uno por arriba y el otro por abajo.



Varios alcarreños acudimos a la quedada que organicé previamente para este evento.



Valencia una ciudad única, en la que el día de la carrera era todo perfecto para disfrutar de su Maratón, temperatura, ambiente, viento, humedad, , recorrido…, pero en donde se puso de manifiesto que se nos olvidó traer lo más importante, EL ENTRENAMIENTO, porque todo lo demás si lo trajimos, ilusión, ganas, énfasis, compañerismo, hostilidad, humildad, tesón, coraje, etc.…
En mi caso particular me encontré vacio demasiado pronto, sobre el kilómetro 13-14, y a partir de aquí me costó bastante encadenar zancada tras zancada, como en una película de esas de terror o humor “absurdo” en las que no llegas a comprender  muchas de las situaciones, y no sabes si reír, llorar o asustarte, ya que son cosas demasiado “inverosímiles” las que te están contando…
Pues yo en mi “tragicomedia” particular que la fue este Maratón de Valencia, me dio por reír, así por lo menos el camino se me hizo más ameno, aunque también se me hizo demasiado largo, tanto como si fueran  42.195 interminables metros o más.
Son estas situaciones en las que tienes demostrar que tu Cabecita, suavemente afeitada, está también bien entrenada, ya que en los malos momentos demasiadas ideas negativas la bombardean: retírate, llora, no sufras más, abandona el running, no merece la pena, no vales para nada, eres un paquete, bájate de moral, te va a ganar hasta el Tato… Entonces tu entrenamiento “craneocerebral” te permite con tu polo positivo, expulsar de tu cabeza todas esas sensaciones y sentimientos negativos y crear un “holograma” de normalidad, tranquilidad y felicidad, disfrutando en todo momento a pesar de las adversidades.

Ejemplo de holograma de felicidad y paranoia


Al final lo logramos los dos, 2 Villanos, con 4 grandes pelotas y sumando un tiempo de casi 10 horas, que en otras circunstancias podría incluso haber sido esta suma el tiempo de 3 grandes Villanos…





La crónica de Pepe Jaén en su blog:


(PINCHANDO EN EL NOMBRE EL VÍDEO DE LLEGADA):


PUESTONOMBRE TIEMPOMEDIA
10564FRANCISCO PEÑUELAS 4:42:506:42
11138JOSÉ JAÉN5:11:257:23

4 comentarios:

Gacela Treparriscos dijo...

Hay carreras en las que todo va bien, independientemente de lo que hagas, y otras en las que inevitablemente todo va mal, también independientemente de lo que hagas. En las primeras se destaca la valía del corredor, y en las segundas la valía de la persona. Hay que tener mucho coraje para terminar una maratón, cuando ves que todo se ha torcido. Lo fácil es rendirse, decir que no era tu día. Por eso mismo, no puedo más que felicitaros a los dos, que habéis demostrado por qué para mí este club es Grande de verdad. A un club no lo hacen grande los corredores: lo hacen grande las personas.

Un abrazo muy fuerte y muchísimo ánimo en la recuperación

Pepe Jaen dijo...

Joer Peñu, con lo primero de la crónica me has acojonado, pensé que era el
programa LA DIMENSION DESCONOCIDA
de Fernando Jimenez del Oso, jjjj.

Es broma, ya me iras conociendo,
felicidades por la crónica, muy
elaborada, y felicidades por acabar
la martón, un abrazo.


Jaime Alaminos dijo...

Enhorabuena a los dos es más que un merito terminar un maraton.

Jaime Hijo

merce Haro dijo...

Enhorabuena a los dos!!!!!

Lo facil hubiera sido abandonar,pero,seguisteis hasta conseguir llegar a meta, eso si que es valia,luchar y luchar a pesar de.....

Asi que una vez mas.

AUPA VILLANOS!!!!