Quien busque infinito, que cierre los ojos

SE BUSCA II…..



La autoridades informan que han localizado a uno de los forajidos de leyenda. Edu Lozano más conocido como “Bacterio”, apodado así por ser el inventor de la “Gran Tabla Excel” que solo él entiende.
Fue encontrado mientras deambulaba sin rumbo por el pasillo de un Carrefour de Tres Cantos.
Estas  han sido sus primeras declaraciones:

                                         La versión del de la derecha.





Sentado en el banco, en esos instantes de relajación total que disfrutas después de haber cruzado la meta,  pensaba que para mi es un verdadero privilegio poder llegar hasta aquí y compartir la ruta con los cuatro fugitivos de la izquierda.

Desde la edición de 2011, en la que nos metió José a Fernando y a mí en el envite de formar equipo, hasta la de este año hemos clasificado a 6 conjuntos Villanos. 14 corredores que consiguieron mantener el grupo, eso que no se consigue ni en las tiradas, y superar momentos malos, buenos y regulares.

Los 5 que nos presentamos en Plaza de Castilla este año, Lolo, Peñu, José, Manolo y yo, ya habíamos participado en otras ediciones y eso por mucha “cabeza” que digas que vas a poner hace que las piernas te lleven solas. Al final corres por sensaciones y las de hoy, nublado y con buena temperatura, parecen prometedoras.

Calculamos reservar 30 minutos para el bocata en Cercedilla y en el resto de avituallamientos y controles parar lo justo. Tres Cantos, Colmenar, el Puente, Manzanares,  todo bien. Yo ni me he llevado el Garmin porque ya me temía   que la batería no daba para toda la carrera.

Todo bien hasta el tramo de Mataelpino a la Barranca. Por aquí debe estar el muro, es aproximadamente el km 50, mitad de carrera, y llevamos ganando altura progresivamente desde la salida y las piedras, el calor y el tiempo te van dejando una sensación no muy agradable. Para los equipos es el momento del  “ser o no ser” donde se empieza a desperdigar el personal y dudas si parar, seguir, o te rayas por no encontrar el ritmo adecuado.
Tampoco es nuevo, nos ha pasado todos los años, a nosotros y a los demás.

Bajamos hacía Cercedilla y bueno, eso es otra cosa. Parada, descanso y bocata, gracias a Margui, Ana y la familia de Peñu con el que hemos ido coincidiendo en todos los avituallamientos. Lolo Verdeal ya ha pasado por aquí hace una hora y media y debe estar bajando hacía Segovia.

Lo que queda desde Cercedilla no tiene nada que ver con lo anterior, también es que me gusta mucho esta parte del puerto, el aire es más fresco y la zona del bosque muy bonita.  La charleta del avituallamiento nos ha quitado mucha presión y empezamos a remontar las primeras rampas con tranquilidad. Al fin y al cabo llevamos muy buen promedio. En cuanto pasamos la zona del Mirador de los Poetas, donde termina lo más duro del puerto, yo diría que empezamos a ver el vaso medio lleno.  No son ni las 20:00 y nunca habíamos pasado tan pronto por aquí. Otros años se nos hacia de noche al coronar el puerto y teníamos que bajar hacia Segovia con la luz del frontal. Pero hoy le queda al Sol casi una hora para apagarse así que nos lanzamos ligeros por las primeras rampas de camino pedregoso.

Si en una carrera hay algo que te anima a superar los malos momentos es la sensación de que vas bien de tiempo. José lleva bastantes kilómetros pasándolo no muy bien y  a pesar de los pesares prácticamente no hemos parado en los últimos tramos desde el puerto hasta Segovia. Manolo hace cabalas con las medias y kilómetros y parece que tenemos a tiro un tiempo aproximado de 14 horas y media.     

Bueno, vamos a entrar juntos o no? , si  claro  que para eso somos un equipo. 

La emoción al remontar la última calle, ver el primer trocito de Acueducto y entrar en meta con los compañeros de aventura es difícil de expresar,  la verdad es que sucede muy deprisa pero son de esas cosas imposibles de olvidar.

Quiero felicitar Lolo Verdeal  y Peñu por la marca y la estupenda carrera que hicieron, a Manolo Briones que mantuvo el ritmo del equipo y a José que tiró con todo lo que podía.     
              

             

5 comentarios:

José Narciso Valencia dijo...

Han sido los 100 en los que te he visto más fuerte Edu. Si bien como dices del 50 al 63 te vi pasarlo mal pero sabía que recuperarías. En 102 km. quitando excepciones sufres por narices en algún momento, la cuestión está en no caerse y continuar ya que en algún momento recuperas…o revientas llegando.
Y existen momentos en los que te encuentras muy solo y desamparado (tú con el whassap no jodio). Y debes intentar no rallarte.
No cabe duda de que eres una “leyenda” del club.
A escribir el próximo capítulo….
Gracias por todo.

Manolo Capote dijo...

sois admirables, el esfuerzo tiene su recompensa y la vuestra es conseguir la admiracion de muchos-as, que como yo veo en vosotros unos super campeones, me hubiese gustado ser como uno de vosotros, animo y gracias por enseñarnos que el exito se puede conseguir si es nuestro deseo ardiente
un saludo para los cinco

manuel dijo...

Enhorabuena compis, que maquinas sois. Con lo difícil que es de por sí hacer los 102, vais y os lleváis a Manolo, para reventar además de las piernas, la cabeza.

Creo que sois un poco masoquistas.

Un saludo.

El Peñu dijo...

Edu que tio mas duro eres, si el año pasado no pude seguir tu estela ni un momento, este año he aprendido mucho corriendo junto a ti y tu equipo. Un tipo cauto, sensato, sereno...
Enhorabuena por ese tiempazo

Pedro L. Toledo Ramos dijo...

Enhorabuena a todos. Conseguir terminar esta prueba, no lo consigue todo el mundo.

Que la fuerza os acompañe.