Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

Ojos que no ven, Garmin que no siente.

Edu Lozano


Segunda edición del “San Silvestre Trail” de Pedrezuela, aunque por el día, 28 de Diciembre, le pegaba más lo de “Trail de los Inocentes”.

Es una carrera que se puede considerar como de media montaña. Con el perfil  característico de las zonas próximas a la sierra, ondulado, recortado por los ríos y arroyos que canalizan el agua del Guadarrama, algún repecho complicado, de los que tienes que subir andando, pero en general asequible para un corredor que no sea un especialista en montaña. Diría que puedes correr en el 90% de la prueba.

El terreno es muy bueno, poca piedra y mucha hierba, blandito por la lluvia de los últimos días y con bastante barro pero “al dente”. Ese que ni se pega ni resbala. Ideal.

Ideal parecía también el día aunque un poquito fresco.

-          Oye Edu han cambiado la fórmula del Radio Salil?, porque esto no calienta nada. Me dice Manolo mientra se embadurna la patas.
-          Que quieres, si debemos estar a -1º, necesitas un horno para que se doren.

Su suegro se había animado a pasar la mañana y el frío con nosotros y observaba los preparativos del personal con curiosidad.

-          Si,,, la mayoría llevan la chaquetilla cortavientos y mallas largas pero porque corren solo montaña.
-          Ya,,, y vosotros en tirantes
-          Bueno no, casi me dejo la de manga larga. 
     
Este año somos casi 550 corredores, un poco en el límite para este tipo de carreras sobre todo por lo estrecho del camino. La salida está bastante animada, no conviene salir muy rápido pero tampoco dormirte porque es fácil que se formen atascos.


Manolo se lo ha tomado con prudente calma hasta comprobar como le responde su maltrecho gemelo. A la altura del km 7 parece que el Radio Salil o la cuesta han hecho su trabajo y pasa delante muy decidido, una cabeza difícil de roer, por mucho que diga que está lesionado.


El trazado describe una forma más o menos triangular entorno a Pedrezuela, con zonas técnicas de regateo entre arboledas y arroyos y otras de praderas abiertas en la que se puede rodar a buen ritmo disfrutando de la bonita perspectiva de los picos de La Cabrera.
Teoricamente debía tener una  longitud 18 km pero algo debió fallar en la señalización porque a partir de los corredores que iban en el puesto 50 alguno o algunos no se percataron del desvío del km 12,5 y siguieron recto dando un rodeo para volver a Pedrezuela. Ellos y los 200 siguientes que viendo la línea de corredores en el horizonte y  les seguimos sin más. La organización lo pudo apañar moviendo el control al cruce de caminos en el que confluíamos los del camino corto, el largo y uno más abrupto por el que habían intentado volver otro grupo de corredores expedicionarios. Todos los caminos conducen a Pedrezuela, al fin y al cabo es un trail.

-          Tiene cojones que el año pasado, con una niebla que no se veía a 10 metros, no nos perdiésemos y este año si.  Se quejaba Manolo.

-          El año pasado vete tu a saber por donde nos metimos. Si no se veía nada.

-          Es que sin ese kilómetro y medio de más hubiera hecho un marcón.


-          Pero si esta mañana decías que no ibas a poder terminar. Anda, vamos a por el bocata.  


546 Llegados a meta:
  

NombrePuestoCategoriaPos/CatTiempo NetoKm 7Km 7Km 15Puntos
Manuel Briones Barragán113VetM_A291:48:220:41:121:10:291:29:3024
Eduardo Lozano Valverde230VetM_B141:55:290:40:441:12:371:32:5321

A PROPOSITO DEL SEÑOR POLILLA

                                  Crónica de la Legua nocturna de Daganzo 2013                                  




El señor polilla es un tipo que a algunos les parece singular, hay otros que le miran como si fuera un bicho raro, como si se tratase de una polilla. Yo le veo como si fuera una persona más, con sus virtudes y defectos, con sus obsesiones y su forma de ver el mundo.
Él vive en una biblioteca, rodeado de miles de millones de libros, que solícitamente, pausada pero sin demora va devorando, no en vano es el señor polilla.
Durante las dos eternidades que lleva conviviendo entre las hojas de papel de estos tomos se ha zampado todo tipo de ejemplares de una miscelánea de géneros literarios, a saber. Aventuras, teatro, ensayo, poesía desde la clásica hasta la más surrealista, novela negra, ciencia ficción desde Bradbury hasta Asimov. Pero desde hace cinco años le ha dado por leer sobre atletismo popular, se ha enganchado “literalmente”. Desde el primer día que comenzó a hacerlo, cada hora roe páginas y páginas sobre el tema. Aunque hay un libro que le tiene absorbido, ensimismado, enloquecido, el cual reposa sobre su mesita de noche, y que desea fervientemente que llegue la hora de irse a dormir para lanzarse sobre su caligrafía y hojas, “EL LIBRO DE LOS REBANADORES”. Un tomo irreverente, lleno de chascarrillos de corredores populares, de magia, de logros, de fracasos, de poesía clásica y surrealista, de ciencia ficción, de comedia, de drama, de intrigas y confabulaciones, de caer y  de volver a levantarse. Aunque quizás lo que al señor polilla más le gusta es que es una narración  que jamás se detiene, como si de la historia interminable de Ende se tratara, se escribe y engorda día a día, pareciendo pese las cuestas, lesiones y piedras que sus protagonistas encuentran por el camino, no tener jamás fin.  Cuando parece que no da para más, sus personajes reescriben una nueva “hazaña” un nuevo “logro”, un nuevo “fracaso”. Una mmp. Un pódium. Un último puesto.

Ayer sábado, día 28 de diciembre, el de los inocentes, el señor polilla tras una larga jornada entre los cuentos de Andersen y  los de Poe se recostó sobre su almohada para disfrutar de lo que realmente estaba ávido, se puso sus gafas que ya lleva tiempo usando para no perder detalle de los diferentes pasajes y paisajes, abrió el libro en cuestión por la última página carcomida y abriendo su pequeña boca se puso a devorar letras villanas. Pensaba que quizás  se encontrase en su gaznate con una de las muchas bromas que suelen hacer estos villanos en ese día. Pero no, lo que fue a parar a su estómago fue otra historia de superación, de saber estar, de gozos y sombras.

 LA LEGUA NOCTURNA DE DAGANZO 2013.

Ya los primeros caracteres allí escritos le supieron  deliciosos, no en vano le recordaba a aquellas historias ancestrales de l@s villan@s dándose mamporros atléticos en los rondos villanos, sobre todo en el segundo. Y es que esta Legua fue tal cual eran los entrenamientos en aquellos míticos tiempos.
 Salir con el corazón en la boca hasta donde las piernas aguantasen y a partir de ese momento a “morir por Dios”.
Un circuito a dos vueltas, con continuos toboganes y curvas, de noche, con el frio invierno calando los huesos, 5,5 kilómetros, se daba para la épica, para la agonía y el “si hay que ir se va”.
Tanto fue así que el señor polilla, pese a que el sueño le atacaba persistente para cerrar sus parpados, no podía dejar de leer, de lamer cada letra, de saborearla.
Así fue engullendo cada anverso, reverso, verso y pasaje del relato, casi sin masticar, a punto de atragantarse, con la misma ansia con el que corrieron sus 10 protagonistas. Nati, Juan Carlos, Marga, Merce, Manolo, Basi, Dave, José, Lolo y Fernando.













Animados por otra media docena de villanos y villanas que allá se desplazaron.
Y para remate de una carrera épica un final espectacular, con sprint entre villanos (cosa que no se vivía hace tiempo, desde el último rondo creo), un montón de cabezas rodando por las calles de Daganzo y un nuevo pódium. En esta ocasión del señor de las “ostias” precisamente: 

                           Don Fernando Úbeda Bravo





Al final como en los buenos y genuinos cuentos todos fueron felices alrededor de un vaso de vino, cerveza, coca cola o aquarius, entre compañeros y amigos. Y aunque no comieron perdices el roscón con chocolate que les dieron en la carrera también les sirvió.



                                                                         
De esta manera el señor polilla se quedó dormido leyendo el nuevo y último capítulo de EL LIBRO DE LOS REBANADORES, con las gafas puestas, pues también en los sueños hay mucho que ver y no perder detalle, sobre todo si se trata de historias villanas en las cuales las nubes no paran de pasar y se debe estar ojo avizor para atraparlas y no dejarlas pasar.
Seguro que el señor polilla dentro de dos, tres o cuatro días volverá a abrir el libro para devorar un nuevo episodio villano. Quien sabe quién lo escribirá, seguro que otr@ villan@ para que no quede en el olvido.






NombrePuestoCategoriaPos/CatTiempo Neto1ª Vuelta2ª VueltaRitmoPuntos
Ubeda Bravo, Fernando29VetM_B30:20:3410:0610:273:4242
Verdeal Portero, Manuel30VetM_A80:20:3410:0610:283:4239
Fernandez Valencia, Jose34VetM_B60:20:4710:1010:363:4436
Garcia Serrano, David44Sen_M260:21:1310:2310:503:4933
Barchin Flores, Basilio66VetM_A170:22:1811:0811:104:0030
Briones Barragan, Manuel67VetM_B100:22:2010:5911:204:0027
Haro Campos, Mercedes145VetF_A50:26:3613:2713:084:4624
Alfaro De La Torre, Margarita160VetF_A80:27:0313:4113:214:5121
Juan Carlos Gil Puchol179VetM_A510:27:5413:4614:075:0118
Lahoz Arroyo, Natividad225VetF_B40:30:2115:0115:195:2715


De la escuela infantil también participaron Bruno y Hector Verdeal, Sara Úbeda y Laura Briones (que quedó primera de su categoría.        

FELIZ NAVIDAD (Vídeo completo)


NOCHEBUENA EN CAMARMA

                                           Canción de Manuel Briones


Dime Niño de quien eres vestidito de azul y amarillo.
Soy de club de Villanueva de los que cortan cabezas 
Corriendo con alegría por asfalto y por tierra 
y viva la familia Briones que corren en Nochebuena. 


La Nochebuena se viene, tururú 
la Nochebuena se va. 
Y en Camarma correremos, tururú 
y el año que viene aún más. 

Dime Niño de quien eres 
y si te llamas Manolo 
Soy el que las corre todas 
Soy el Briones Barragán 


Corriendo con alegría 
por montaña y por tierra 
y viva la familia Alfaro
que corren en Nochebuena,


PUESTONOMBRETIEMPOPUNTOS
128MANUEL BRIONES0:22:4718
245RICARDO ALFARO0:25:1115
358MARGARITA ALFARO0:27:4012
500GEMA MORATA0:33:059



Y Laura Briones corrió y quedo SEGUNDA ALEVÍN

EL CAMINO QUE LLEVA A ARANJUEZ

                                    Por David García Serrano (El tamborilero)






EL camino que lleva a Aranjuez
    Baja hasta el valle que el Rio Tajo llenó 
            El Dave quiere rebanar tiempo de su rey (er Basi) 
                                                       y viene con hambre de hacer un marcón  
ropo pon pon ropo pon pon



Yo quería correr con mil pies 
       Y así poder bajar mi tiempo señor 
                 Mas tu ya sabes que corri en Guada también
                           Y no pude con mi alma y mi tambor
 ropo pon pon ropo pon pon 




En el camino que me llevó a Aranjuez 
             Quizás mi tiempo no fuera un marcón 
                        No pude bajar bajar mi MMP esta vez 
                                     mas vuelvo lleno de comer como un gorrón 
ropo pon pon ropo pon pon







NombrePuestoPos CatTiempo NetoRitmoPuntos
David García Serrano6503530:40:284:04:0019
Carlos Rubio García13434930:44:014:27:0016
Rebeca Tornero Alonso1637210:45:384:35:0013MMP

VILLANCICO VILLANO NÚMERO 12874




                                              Carrera de Brihuega 2013. 





VOZ PRINCIPAL: El Úbeda 
PALMERO: El Lozano 
PANDERETA: El Serrano y El Pita, 
BOTELLA DE ANÍS (El Mono): El Fernández ( que mono) 
ZAMBOMBA: El Briones COROS: Nati, Miriam, Marga y Bea. 


Ande, ande, ande, la marimorena 
ande, ande, ande van los de Villanueva. 

Pa la carrera de Brihuega vamos los veteranos 
Manolo, Fernando y un tal José 
Y el Edu que es un marciano. 

Ande, ande, ande, la marimorena 
ande, ande, ande somos los de Villanueva. 







Han llegado los senior a la meta de Brihuega
Gil, Pita y un tal Roberto 
Y Carlos Serrano que es un estratega. 

Corre, corre, corre, la marimorena 
corre, corre, corren esos de Villanueva.





Ya  llegan las más guapas de todo Guada 
Pizpiretas Bea, Marga, una tal Miriam con coletas 
Y la Nati que resalada. 

Ande, ande, ande, la marimorena 
ande, ande, ande son las de Villanueva. 





Se llevaron un jamón y un trofeo, yo lo flipo 
y brindaron con la sidra
vaya pedazo de equipo.

Venga, venga, venga, la marimorena 
Venga, venga, venga volvamos a Villanueva 
Que mañana es lunes de trabajo y pasado Nochebuena. 

Letra: The Bloggerman.





Las fotos de Pepe Jaén:

https://plus.google.com/photos/+Pepejaenmoreno/albums/5960281906406687025?banner=pwa


Las fotos de Edu :

https://plus.google.com/photos/113271577978025355164/albums/5960375620272159633?banner=pwa



Puesto OficialNombreApellidosPuesto CatTiempo OficialPuntos
37FERNANDOUBEDA BRAVO100:48:1466
41JOSÉFERNÁNDEZ VALENCIA120:48:5063
60EDUARDOLOZANO VALVERDE60:51:1460
61CARLOSSERRANO AGUILAR340:51:3257
75ROBERTOGIL PITA450:53:0554
114BEATRIZLÓPEZ GARRIDO30:56:3651
169MIRIAMLÓPEZ MARTÍNEZ81:03:2348
170MARGARITAALFARO DE LA TORRE61:03:2348
181NATIVIDADLAHOZ ARROYO81:07:2942
182MANUELBRIONES BARRAGAN501:07:2942

IV CAMPEONATO INFANTIL DE ATLETISMO

El pasado sábado la Escuela Infantil de nuestro club organizo el que ya es CUARTO campeonato de carreras en las pistas de Villanueva.



En el que se recaudaron alrededor de 120 kilos de comida que se entregaron esa misma mañana a Caritas.



Un año más, fue todo un éxito.



Aquí las fotos, la información y las clasificaciones:





UNA MEDIA DE LAS DE VERDAD

                  Crónica del dorsal 69, David García Serrano (Dave) 


Tras la pierna de cordero, muchas risas, los pajaritos y el parque de bolas, nos presentamos en una fría pero soleada mañana de Diciembre cinco villanos, Raúl, Fernando, Jorge, Manolo y yo, que venciendo al sueño estábamos dispuestos a hacer una de esas medias duras, con constantes subibajas que no te dejan ni un minuto de respiro. 


Ya desde el comienzo de la carrera, cada uno nos colocamos a nuestra bola, Torralba en primera línea, Fernando un poco después, que no dejaba de mirarme diciendo que me fuera con él, menos mal que no le hice caso, después Briones y más atrás Jorge, así salimos y en esas posiciones llegamos. 


Mi carrera, fue muy controlada, me puse un ritmo de 4:20 bastante cómodo, que era fácil de mantener en las primeras cuestas o de al menos recuperar en las bajadas, pero el recorrido es muy duro, tampoco tienes a mucha gente animándote en gran parte del recorrido, y sobre todo la zona por la ronda Norte hacía la rotonda del ciclista y la ruta del colesterol hacía la Fuente de la niña son interminables. 


La segunda vuelta es aún más dura, porque pesan los kilómetros, mucha de la gente que iba en tu grupillo han hecho solo los 11km populares y vas menos acompañado, pero consigo mantener los mismos ritmos, y solo siento que las piernas no dan más cuando llegas a las pistas y tienes que dar dos vueltas, ese último cuatrocientos no estaba en mi cabeza y me cuesta apretar en los últimos metros. 



Llegas a la meta y ves que has hecho un gran tiempo, totalmente satisfecho por el rendimiento, por saber sufrir, por disfrutar del deporte y de Guadalajara, en una de esas medias duras de verdad.


POSTIEMPOMEDIATEIMPO 1/2PASO 10KM.
25Raul LOPEZ TORRALBA 4:041:25:560:40:07
49Fernando UBEDA BRAVO4:171:30:150:41:35
80David GARCIA SERRANO 4:231:32:250:44:04MMP
108Manuel BRIONES BARRAGAN 4:311:35:130:45:22
383Jorge GONZALEZ MORALES 5:351:57:350:55:08MMP

EN BUSCA DE LA BIZNAGA PERDIDA

Crónica del IV Maratón de Málaga  ( Por Carlos Serrano)





Ante la idea, allá por principios de verano, de hacer un Maratón en otoño, lo tuve claro desde el principio: Málaga. Y embauqué en la aventura a Manolo Briones, un excelente compañero en estas historias. Este Maratón, por un lado, reunía todas las condiciones objetivas para intentar hacer una buena carrera dentro de mis posibilidades (llana, nivel del mar y todas esas cosas) y por otro, tenía para mí motivos más sentimentales, ya que nunca había corrido en Andalucía y era una buena oportunidad para que algún familiar se acercase y pasar el día.

Málaga, para mi gusto, es una ciudad más encantadora que bonita y creo que es por sus gentes, por el clima y por el mar. No es excesivamente grande, por lo que sacar un recorrido atractivo de más de 42 kilómetros ha sido todo un reto para la organización. Es un Maratón que, tras unos inicios titubeantes organizativamente hablando en sus tres ediciones anteriores, este año ha sido relanzado con una apuesta clara de hacer las cosas bien y convertirse en el futuro en una carrera más importante. Creo que lo han conseguido, aunque tienen margen de mejora en relación, por ejemplo, a algún tramo del circuito. Por lo demás, notable alto.

El sábado se nos hizo largo, estábamos nerviosos, madrugamos mucho y a las 10:15h ya estábamos allí. Las previsiones de buen tiempo se cumplían, al igual que lo hicieron el día siguiente, 15 grados al llegar y Manolo en la estación que ya saluda a un corredor de Alcalá de Henares...

No había mucho ambiente de carrera en la ciudad, casi 2000 dorsales vendidos no dan para mucho en ese aspecto, pero sí para correr sin agobios (creía que iba a tener más sensación de soledad en la carrera) y tener una atención personalizada. Así, el día transcurre entre un desayuno made in Briones (a este hombre es mejor comprarle un traje…), recogida del dorsal, foto con la élite y charla con otros corredores. Luego, comida en la Malagueta, tras paseo por el centro y por el Palmeral de las Sorpresas en el puerto (lugar de salida y meta) y a descansar un rato. ¿A qué hora juega el Madrid?, puf muy tarde, a las 22h!, pues a comer otra vez y a dormir.






La salida es temprano, a las 8:30h, por lo que desayunamos en la misma habitación y nos ponemos en marcha. Más saludos antes de empezar a gente de Maratón Guadalajara, entre otros, y cuando nos damos cuenta ya estamos corriendo. El recorrido en su primer tercio, te lleva hacia el este de la ciudad, hacia el populoso barrio del El Palo y vuelta al centro, este tramo lo hacemos juntos, controlando el ritmo y disfrutando de la carrera. Aunque Manolo anda inquieto e intenta que tiremos un poco más, por momentos se me va 10, 15, 20 metros, pero se resigna y vuelve. El paso por el centro en el km 16 es espectacular, con mucho público y algarabía. Aquí y en los kms 25 y 41 me animan mi padre y mi hermano, lo que me viene muy bien y me emociona un poco.



Ya en el km 20, a la altura de la Rosaleda, en un tramo hacia el norte de la ciudad y tras un avituallamiento, cuando levanto la cabeza Manolo ha desaparecido. Ha cambiado dos marchas de una vez y así seguirá hasta meta, un crack. Pienso que le ha venido bien salir tranquilo. Yo paso la media en 1:43, objetivo cumplido. Hemos regulado y a partir de aquí empezamos a rebanar de lo lindo, creo que hay muchos corredores que han salido muy rápido. 

Este segundo tercio son kilómetros en los que como me encuentro bien, hago también un pequeño cambio que mantengo hasta el km 30, zona donde empieza lo peor del trazado y cómo sabéis, del Maratón en sí. De nuevo compruebo que puedo subir otro poco la marcha que llevo sin pasarme de pulsaciones, las piernas aunque con sus achaques a estas alturas, veo que van, me pongo a ello y tras animarme con Manolo en un bucle de idas y vueltas por una misma avenida del km 31 al 37, por fin empiezo a correr en dirección a meta. Esto me anima, sólo quedan cinco kilómetros con el mar a la derecha, aunque voy sufriendo un poco ya por mantener. 

La gente empieza a multiplicarse y veo que en un mes he pasado del “¡Aurrerá, aurrerá, aupa Karlos!” de la Behobia a un malagueño “ese ritmito güeno, ese ritmito güeno ahí, vamoh Cal-lo!”, que a esas alturas se agradece mucho. 

Cuando ya veo las grúas del puerto a lo lejos, tengo una sensación similar a cuando ves Atocha en el Mapoma: ya sabes que lo tienes. Los últimos 200 metros (800 aquí, como buen Maratón homologado) los disfruto mucho, muchísimo y marco 3:24:58 de tiempo neto según el cronometraje oficial. MMP que yo piqué un poco más holgada, pero si el árbitro pita penalti, ya sabéis: es penalti, que siempre queremos más…




Manolo hizo una marca neta de 3:18:59 y marchó esa tarde, yo volví el lunes por la mañana y me quedé esa tarde disfrutándolo al solecito con la familia.


(Vídeo de meta pinchando en el nombre)
NombrePuestoCategoriaPos CatTiempo OficialRitmoPuntos
Manuel Briones Barragan310Vet_C493:18:594:4348
Carlos Serrano Aguilar399Vet_A1033:24:294:5145MMP




RESULTADOS FIN DE SEMANA PUENTE CONSTITUCIÓN

A falta de crónicas y alguna foto más. Esto fue lo que los nuestros hicieron el pasado fin de semana.

El viernes 6 estuvimos en la XXVII Carrera popular de la Constitución de Torrejón.


 Llegados a meta 676 corredores.

NombrePuestoCategoriaPos CatTiempo NetoKm 2.5RitmoPuntos
Fernando Úbeda Bravo62Vet_M200:18:450:08:563:4426
Basilio Barchin Flores83Vet_M300:19:200:09:333:5223
Julián Mota Martínez103Vet_M350:19:480:09:453:5720
Eduardo Lozano Valverde129Vet_M450:20:310:10:244:0617
Mercedes Haro Campos304Vet_F90:23:050:11:114:3614
Juan Carlos Gil Puchol 384Vet_M1230:25:060:12:135:0111
Gema Morata Avilés562Sen_F460:29:070:13:565:498





El domingo estuvimos en el IV Maratón de Málaga



Pinchando en el nombre el vídeo de entrada en meta.


NombrePuestoCategoriaPos CatTiempo OficialRitmoPuntos
Manuel Briones Barragan310Vet_C493:18:594:4348
Carlos Serrano Aguilar399Vet_A1033:24:294:5145MMP



El domingo estuvimos en el Trofeo Akiles




TROFEO AKILES
POS.NOMBRETIEMPOPuntos
254MANUEL VERDEAL PORTERO0:40:1222
559CARLOS RUBIO GARCIA0:43:3719
804REBECA TORNERO ALONSO0:45:53MMP16
970JAVIER JIMENEZ AMORES0:48:2213

MANDAMIENTO IV

(Extraído del libro del corredor funambulista "Los 101 MANDAMIENTOS DEL CORREDOR POPULAR).

Resulta que mi vecino cincuentón lleva un mes corriendo.

Hace una semana, en su diaria salida a trotar por el barrio pulso el timbre de la puerta de mi casa,

-¿Vienes a correr vecino?
-No – Le conteste.

Al día siguiente, mi vecino cincuentón, al pasar frente a mi casa volvió a pulsar el timbre.

-¿Vienes a correr vecino?
-Uff, no – Fue mi respuesta.

Al tercer día ya no toco en mi timbre, ni al cuarto, ni al quinto, pese a que yo desde mi ventana le veía salir, calentar, hacer técnica y empezar a correr.

Parece que me ha dejado por imposible. Pensé.

Está mañana me he calzado las zapatillas, me he ajustado los cascos de mi mp3 y he salido a correr mirando a un lado y al otro de la calle, no fuera a ser que apareciera mi vecino cincuentón.

Nada más torcer la esquina, justo cuando estaba dejando volar mis pensamientos entre los sonidos Grunge que restallaban  en mis oídos, por la derecha ha aparecido mi vecino cincuentón y se ha puesto  a correr a mi lado. 
Yo que le he visto de soslayo he pegado un acelerón “incontestable”.
A los pocos minutos se ha vuelto a acercar a mi altura, por lo que a la vez que las guitarras irregulares atronaban en mis tímpanos he tenido que aumentar la cadencia de mi ritmo para dejarle atrás.
Ya no recordaba en que estaba dejando volar mis pensamientos, he bajado el volumen de mi mp3 y me he centrado únicamente en que mi vecino cincuentón no me “agarrase”.
En estas, ha vuelto a aparecer, esta vez por mi izquierda, casi por sorpresa, como deslizándose, sin más  ha aguantado mi ritmo durante 50 metros, ha alzado su pulgar hacia arriba  y en un visto y no visto me ha dejado atrás con un palmo de narices. 

No me lo podía creer.

Mi vecino cincuentón ni siquiera ha echado la vista atrás. Bueno al fin y al cabo era lo que yo quería, estar solo con mis cosas, con mi música. 
Pero, ¿en que estaba pensando?... 
Miro hacia delante y aligerando  la zancada le “doy caza”.

Ya ha su altura le he mirado, ha sonreído con simpática malicia, se la he devuelto guiñando un ojo y hemos seguido juntos hacia delante, con nuestros pensamientos, con nuestras cosas, incluso hemos intercambiado un par de palabras. ¿La música?, Never Mind.

Esto podría ser el principio de una gran amistad…..




MANDAMIENTO IV  Correr en grupo no es mejor ni peor, simplemente es diferente a hacerlo solo.


DOS HOMBRES Y UN DESTINO

                                              Crónica de David Alonso
                                             Maratón de Valencia 2.013






Después de meterme p'al cuerpo 1.000 kms en 16 semanas aún no las tenía todas conmigo y el viernes ya me dio un acojone de los buenos. No me veía corriendo durante 42 kms por debajo de 5min/km.
A lo largo del sábado comenté el plan de carrera con Edu: el plan estaba claro, salir a 5:00-5:10 los primeros kms para ir calentando, apretar después y ponerse a ritmo objetivo (4:57-4:58) y en los últimos 10 kms dar todo lo que quedara para recuperar lo de la salida y asegurarse las 3h29.
Edu no dice ni que sí ni que no. Después del último 10.000 en Madrid le veo muy, muy fuerte y creo que no estoy en condiciones de seguirle. Además, cada uno tenemos un estilo diferente de afrontar las carreras.
El “paseíto” del sábado buscando restaurante no sé si nos vino bien o mal, pero el caso es que echamos unas risas y, al menos, me sirvió para quitarme los nervios.
Que gran rato pasamos comiendo al grito de  “señora, ponga pan como para una boda”, “y más huevos,…”. También hay que tener poca vista para servir el último a Pepe y tenerle 10 minutos más con la lengua libre. Y en el postre el festival de bollos, croissants, barritas “Antonia”, etc, etc.
Después de comer, nos despedimos (nosotros pasamos la tarde/noche con unos amigos) y quedamos ya para el día siguiente.
Pensaba que iba a dormir peor pero creo que la noche de los nervios fue realmente la del viernes. Nos acostamos algo tarde y a las 6 arriba para coger fuerzas. En el hotel nos habían dicho que debido a la carrera, el desayuno empezaría a las 6. Yo solo puedo decir que llegué a las 6:10 y ya había más de 50 personas esperando (y maldiciendo, por los nervios, claro). Puedo asegurar que cuando abrió las puertas, el camarero no murió aplastado por la avalancha de milagro.
En fin, desayuno (café, cereales, tostadas, etc), ducha calentita para despertarse del todo, vaselina a granel por todo el cuerpo, equipación, dorsal, Garmin, mp3, todo correcto. A la calle.
Pasamos a buscar a Edu y le veo algo nervioso, más que de costumbre. Además, recibió alguna llamada a horas intempestivas que no le ayudó mucho a conciliar el sueño. ¿Quién podría ser? Evidentemente, “el mudo”.
El paseíto hacía la zona de salida también sienta bien para soltar piernas (y nervios). Ahí vamos los 3 (Edu, Laura y yo) al encuentro del resto de la expedición. Allí aparecen Tomás y Pepe, y poco después Guille, Miguel y Chelo. Ya estamos todos. A dejar las mochilas (que se ha convertido en una de las partes más peligrosas y delicadas de las maratones).
Foto de rigor (vaya tela: Tomás poniendo un huevo, el del cachirulo intentado broncearse, Miguelito pensando ya en sus calambres, Edu con carita de circunstancias, Guille acordándose de la Madrid-Segovia y un servidor haciendo el tonto como de costumbre).
Besitos, abrazos, buenos deseos y cada uno a su cajón (Edu y yo al sub-élite, jeje).
Tensa espera, más vaselina, calentamientos varios y PUM, a correr.
¿Os acordáis de lo del plan de carrera que habíamos hablado el sábado? NO, pues nosotros tampoco. Primer km a 5:00, bien, pero el segundo ya a 4:52 y de ahí ya no bajamos en toda la carrera.
En los primeros kms, Edu va como una moto, va aguantando a mi lado pero creo que su cuerpo le pedía más. No sé cuántas veces le tuve que decir “Edu, afloja que te pasas”. En cuanto me descuidaba nos poníamos a 4:40. Como le veo incómodo le digo que se vaya, que cada uno tiene su estilo. Me dice que no y me va esperando.
En esos primeros kms se nota bastante el frío, llevo las piernas heladas y con muy malas sensaciones. Aunque no pienso mucho en ellas porque me pongo a recalcular todo lo recalculado una y mil veces. Si yo quería llegar a la media en 4:58 y voy a llegar cerca de 4:50, ¿qué hago luego?



En éstas que empiezo a notar problemas en los isquios. “No me jodas, los isquios, si eso no sirve para correr”.  Tengo algún que otro pinchazo y aflojo “algo”. Edu se va marchando poco a poco y solo estamos en el km 10.
De repente se gira, se da la vuelta y al no verme, afloja para esperarme. Conecto otra vez con él y desde ahí hasta el km 27 la cosa no cambia, Edu tirando como un reloj suizo a 4:45 (creo que se obceco un poco por seguir a” Mostovoi”). Yo lo único que puedo hacer es aguantar ese ritmo y ayudarle en algún momento de debilidad.
Para que os hagáis una idea de la constancia del ritmo, las dos medias maratones, 1h43 la primera y 1h42 la segunda. Como “los buenos”.
A partir del 27 la cosa se complica algo, viene alguna cuestecilla y el terreno empieza a picar hacia arriba. Aquí Edu se escapa definitivamente. Intento no perder mucho tiempo para no fastidiar la media pero se me va algo durante 2 kms (los únicos que hicimos por encima de 5:00).



Desde el 33 en adelante, el espectáculo es dantesco, muchísima gente con calambres tirada por el suelo (demasiados, me impresionó mucho), otros andando, y otros completamente parados. Cuando ves esta estampa se te mete el miedo en el cuerpo y piensas “con lo bien que voy, a ver si voy a ser el siguiente”. Creo que ésta es una gran diferencia con Madrid, el recorrido es muy plano, se va siempre al mismo ritmo y con la misma zancada, lo que provoca que los músculos se carguen siempre en el mismo punto.
Agacho la cabeza, me refugió en mi heavy metal e intento no pensar en negativo. Hay que llegar al 35 como sea, que allí empieza la cuesta abajo.
Llego al 35 en muy malas condiciones, se me está haciendo eterno, creo que me he desfondado. Echo mano al bolsillo y 2 geles para el cuerpo. “Para llevarlos en el bolsillo los llevo puestos”. Veo que Edu sigue por delante, a unos 200 metros. Estuvimos a esa distancia durante 10 kms aproximadamente, ni me acercaba ni me alejada. Eso indica que el amigo Edu tampoco iba mucho mejor.



Se suponía que éstos eran kms de bajada y se podría recuperar tiempo. “Los cojones”, bastante tengo con no perderlo. Se hacen eternos, algunos giros a 180º que te matan y sin tener ninguna sensación de que estés bajando.
Eso fueron los momentos más duros, hasta llegar al 40. Ahí aparecen por sorpresa Laura y Chelo (pensaba que estarían en meta). Con sus ánimos me dan las fuerzas necesarias para apretar un poco más, alargar la zancada y coger algo más de ritmo. El garmin ya me va marcando 400-500 metros de más en cada paso kilométrico lo cual hace que no pueda utilizar mucho el ritmo medio como referencia. Faltan 2 kms y los gemelos y soleos ya están como el hormigón. Hay que decidir “sigo a este ritmo, asegurando el 3h27 o lo doy todo por si cae el 3h26”. Lo estuve pensando más de la cuenta y al final escogí la B:  “a darlo todo y si reviento malo ha de ser que pierda 2 minutos en 2 kms”. El paso es estrechísimo debido a la cantidad de gente que anima y a veces cuesta hasta adelantar. De repente veo a Edu como a 50 metros, pienso que algo le ha pasado ya que nuestra distancia se ha reducido de golpe, le veo muy clavado. Entramos a la ciudad de las artes y las ciencias, quedan unos 250-300 metros y el Garmin se pone en 3:34. “La madre que lo parió, que no llego por segundos”. A revivir los días de series en soledad y a darlo todo (sprint a fondo, 4:20, no queda más gasolina), último giro a la izquierda y recta de meta. Voy bastante rápido y paso a Edu a falta de unos 20-30 metros. Me tengo que disculpar públicamente con él (otra vez) ya que no era mi intención esprintarle, solo quería que no se me escapara el 3h25 y lo conseguí por solo 2 segundos.




Cruzó la meta, MISIÓN CUMPLIDA, 3:25:57 “por mi reloj”, 42.719 metros. Me quedo clavado y no puedo ni andar (se escapa alguna lágrima). Llega Edu y me ayuda al menos a quitarme del medio y que no me atropellen. Medalla, naranjas, agua, mucha agua, un par de cervezas (las más ricas de mi vida) y a esperar al resto de compañeros.
Llegan Guille y Miguel (disgustado porque iba en plena forma a por el 3h45 y todo se fue al traste por los malditos calambres). Ya un buen rato después vemos a Pepe Jaén y nos hace un “breve” resumen de su carrera.  A Tomás no lo hemos visto pero Pepe nos dice que iba por delante aunque con muchos problemas en los tobillos. Conociéndole como le conozco, no tengo ninguna duda de que ha acabado. En este club no somos élite pero somos de otra pasta.
Y para finalizar, ducha calentita y para la estación del AVE. Eso fue otro espectáculo, lleno de corredores maltrechos, cojeando y alguno incluso con la medalla al cuello. “Esto parece Walking Dead en vez de una estación de tren”.
Y ésta es la versión resumida de una gran semana de vacaciones por Valencia coronada con una gran carrera. Ahora ya toca pensar en el próximo: ¿Sevilla?¿Madrid?¿Barcelona?

Ya lo iremos pensando, ahora solo toca disfrutar de los recuerdos y dar las gracias a aquellos (familia, amigos, compañeros del Club) que han contribuido a ello, con su apoyo logístico, con sus ánimos, con su motivación, etc. Y muy especialmente a Edu (porque el llevó el peso de la carrera durante el 70-75% del tiempo, mi único mérito fue aguantar el ritmo que marcaba) y a mi señora esposa, por todo su apoyo, sus ánimos, sus cuidados y, en general, por aguantarme.



Todas las fotos: