Quien busque infinito, que cierre los ojos

REBELIÓN EN EL PLANETA DE LOS SIMIOS...

 Carrera de montaña de Somosierra, 23 km.





Mira que Somosierra esta lejos de Villanueva, pero increíblemente y con el precedente del año pasado llegamos con tiempo más que de sobra para tomarnos el cafelito del quiquiriquí, charlar, comentar, pagar deudas y hasta cansarnos de calentar. Y es que a alguno se le ocurrió quedar a las 7:30 de la mañana para salir desde el pueblo, cuando con haber salido a las 8:30 nos hubiese sobrado, en fin es lo que tiene ser un primate……



Y allí estábamos los 12 “monos” del club sin Bruce Willis y lo que es peor y más importante sin Madeleine Stowe en la línea de salida dispuestos a conquistar otro árbol, otra cima. Papa Gorila salió en primer lugar abriendo el paso al resto de la jauría, dejando un rastro de cacahuetes para que mama orangután y el resto de chimpancés siguieran el rastro sin perderse.



Y así, sin demasiados alardes pero con la peripecia simiesca que nos caracteriza fuimos columpiándonos de rama en rama, de liana en liana, siempre siguiendo el guion establecido: primero papa, segunda mama, después los monos calvos Zipi y Zape y cerrando el grupo los chimpancés saltarines. Así hasta llegar al avituallamiento en el que anunciaban el km.5 que realmente para nuestro instinto orangután era el 5.700, y hay empezamos la GRAN SUBIDA en la que en poco más de un kilómetro pasamos de los 1500 metros de altura a los 1900 metros, y lo hicimos haciendo lo que mejor sabemos, el mono. Y puestos en los 1900 metros de altura poco nos costaba llegar en un par de kilómetros a los 2150 metros de la cumbre “el pico de las tres provincias” que paisaje, que bonito, uy que me caigo por no mirar por donde piso. A lo lejos, lejos, se podía ver a papa gorila llegar a lo más alto, seguido de muy lejos de mama orangután, detras Zipi que tras un par de cuescos dejo a Zape. Del resto de monos aulladores solo se oía eso, los aullidos. Y el sonido del eco que una y otra vez rebotaba un ¡!hay que ganar!! que no sabemos bien quien lo gritaba. Y desde allí, desde la cumbre, cuando quedaban por delante 12 kilómetros de “bajada” se desencadeno la rebelión en el planeta de los simios, Zipi adelanto a mama, el simio cajero estuvo a punto de merendarse a Zape (el día menos pensado….) y el veterano chimpancé autóctono de Rivas dejo con un palmo de plátanos a la grupeta aulladora, y es que todos sabemos que sus piernas son de pata negra, de jamón de mono por supuesto, pero de pata negra al fin y al cabo.




De Tarzan, Jane y Chita nada supimos en todo el trayecto, creo que ya no pertenecen al clan.
Si Charlton Heston levantase la cabeza……
Firma: El mono del anís…

Una foto simiesca. (Que monos).




Lo que cantaban los monos al subir
Los Burros Jamón de mono (año: hace mucho, incluso los monos calvos tenían melena)
El mono en su palmera se despierta;
descubre a su mamá en el suelo muerta.
-"¡Mamá! ¡Comida! ¡O pierdo la vida!"-.
La selva penaliza de por vida
al mono que no encuentra su comida.
-"¡Mamá! ¡Comida! ¡O pierdo la vida!"-.
El mono mira al cielo mientras canta,
y lo hace con un nudo en la garganta;
el mono ya no quiere sus juguetes,
ahora sólo quiere cacahuetes.
Come el mono cacahué.
No se quiere morir,
parece que prefiere vivir,
después de mucho andar
decide pararse a descansar.
El mono se sienta ante un almacén
y cuando lo ve no lo puede creer,
entre otros productos contiene el almacén cacahué... hué!
Come cacahué, come cacahué.
El mono ya no llora, se siente fuerte
y piensa que ha tenido mucha suerte;
el muy imbécil cree que su comida,
le puede ya durar toda la vida.
Hoy es el día del mono lechón,
su día de suerte, su gran ocasión,
tiene cacahué rico para comer,
tantos que no caben en un camión.
Hoy es el día del mono lechón,
su día de suerte, su gran ocasión,
tiene cacahué rico para comer,
tantos que no caben en un camión.
Come cacahué, come cacahué...
No hay nada tan jodido como el hambre,
que puede convertirte en un fiambre.
-"¡Salvé la vida! ¡Ya tengo comida!"-.
El almacén será su nueva casa,
es el mono más rico de Mombasa.
-"¡Salvé la vida! ¡Ya tengo comida!"-.
El mono adquiere el rango de un artista,
tiene más tiempo libre que un taxista,
hasta que una noche, sin darse cuenta,
come mil cacahuetes y revienta.
Hoy es el día del mono lechón,
su día de suerte, su gran ocasión,
tiene cacahué rico para comer,
tantos que no caben en un camión.
Hoy es el día del mono lechón,
su día de suerte, su gran ocasión,
tiene cacahué rico para comer,
tantos que no caben en un camión.
Come cacahué, come cacahué...


El enlace de las fotos que nos ha hecho Marga Alfaro (GRACIAS MARGARITA) es este:

https://picasaweb.google.com/113271577978025355164/Somosierra2012#

404 Llegados a meta, la clasificación de los 12 monos:




6 comentarios:

Pepe Jaen dijo...

Joer tio, me lo pones a tiro de cagaguete :

FELICIDADES UNA CRONICA MUY MONA.

Pepe Jaen dijo...

Felicidades al resto de primates que corrieron con este mono, hicisteis una carrera coj...nuda, y gracias a Margarita por inmortalizar con las camaras a esta variopinta fauna.

NATI dijo...

Bueno chicos felicidades a todos los que habeis corrido esta carrera no sé si sois monos o no, pero lo que si tengo muy claro es que este año no os hace sombra nadie, corriendo tan diferentes carreras y con el entusiasmo que las haceis cada fin de semana dejando el pabellón bien alto en los tiempos y sobre todo los MONOS que salis en las fotos.....nati.

Julián Mota. dijo...

Felicidades y gracias a todos, hacía tiempo que no disfrutaba tanto de una carrera.
Para una vez que no me sienta mal un gel ni me pasa nada raro, me sale una carrera casi en condiciones.
Un saludo y a pensar en la próxima.

Manuel Briones dijo...

Que cronica mas lograda un saludo de Zipi, no me canso es un placer correr con vosotros

Edu dijo...

Lo de la canción de los Burros es un punto. No se si entrenaremos mucho o poco, pero lo que no faltan son temas interesantes.

Este año tuvimos suerte con el día y pudimos disfrutar del paisaje, las vistas desde el cordal, el pico, y el descenso sin freno hasta Somosierra.

Una carrera muy completa para subir "con cabeza", bajar "sin ella" y mantener el ritmo en los largos tramos de falso llano.
Creo que terminamos todos muy satisfechos con los tiempos realizados.

Un abrazo a los simios veloces.

Edu