Somos el club de atletismo Villanueva, somos corredores populares, seguramente nadie nos recordará. Seguro que a ninguno de nosotros se nos olvidara jamás.

MEDIA DEL OCEJON, SENSACIONES



Sensaciones y algunas fotos:

Ocurre que, a veces, nos gusta escapar del mundanal ruido, y que para conseguirlo debemos de subir muy alto. Ocurre que, a veces, no queremos correr por el asfalto, por las calles mirando recelosos el tráfico en cada cruce, en cada curva, y que para conseguirlo debemos emprender el camino que nos lleva a la cumbre. Y que mejor cumbre que esta, la de el Ocejón.
Cada año, en el primer fin de semana de junio emprendemos el peregrinaje Villano a Robleluengo, para encontrar el silencio a mas de 2000 metros de altura, para hallarnos a nosotros mismos, con la subida a la gran montaña, cuyas faldas comienzan siempre en las mismas puertas de nuestros corazones, y que, desde pequeños, siempre hemos soñado con alcanzar. Es un reto, es un deseo, es un sueño, que tenemos a menudo, desde niños, y que, cada año, en junio, acabábamos por cumplir.





La ascensión, siempre es dura. Lenta pero firme. En esta ocasión con un tren expreso comandado por una excepcional maquina llamada Bea López que ya por si sola y lo que hizo merecería un relato personal (es un crack y no lo sabe). Pero siempre fuimos pisando sobre seguro, ya que enviamos una avanzadilla con Manolo, Fernando y Edu, para librarnos de posibles males.

La llegada a la cima, el breve descanso en ella, la foto con Miguel, Jesús, Carlos, Edu, Robert y Bea y contemplar la belleza que ofrecía la visión de un mundo que hasta entonces te parece siempre desconocido, es una sensación especial. Es sentirse los Reyes del espacio, los Dioses del universo, nunca tan cercanos al cielo y a la vez pisando el suelo.

Pero no podíamos quedarnos allí, y nos obligaron a descender y con pena decir adiós al Pico Ocejón, que se nos alejaba inevitablemente en una vertiginosa caída. Aquí el expreso de Villanueva, bajo a un ritmo frenético por las imaginarias vías de un tren imparable, a veces Jesús, otras Carlos Serrano, Bea López o Roberto, avanzaban sin descanso, poseídos por la felicidad de correr. Atrás quedaron Miguel y Edu, uno deleitándose con la altura, el otro capturando instantáneas del paraíso. También se rezago David Alonso, que iba en periodo de pruebas de material de cara a próximas e increíbles aventuras.




Y así bajando el tren, haciendo chu-cu-chu llego hasta Majaelrayo donde una preciosas y simpáticas “aguadoras” (Nati, Rosa, Roble, Miriam, que también estuvieron en el km. 6 de improvisadas voluntarias) nos refrescaron con agua, sonrisas, y besos, para darnos el último aliento hacia la meta.
Conseguido.
Llegó al sendero que conducía hasta la entrada, y allí recibimos el aplauso gratificante del pueblo de Robleluengo.
Las piernas, doloridas pero enteras.
El corazón, cansado pero fortalecido.
El alma, en calma.
Los abrazos entre los compañeros, las cosas que no se pagan con dinero, los trazados que no se recompensan con marcas del cronometro.
Esa noche dormiríamos bien, no sólo por el cansancio.
Después ya sabéis, fiesta, baile, cerveza, paella, mas trenecitos, en fin….la gran familia villana disfruto. Cosa que no podríamos hacer sin la impagable ayuda que cada carrera nos presta esa gente que nos acompaña y que en esta ocasión vino en gran número, para hacer fotos, cuidar del campamento, el jamón y los niños. GRACIAS.


Y es que la satisfacción por un logro conseguido, o simplemente, por el mero hecho de haberlo intentado, es imposible de apreciar por parte de aquellos que ni tan sólo se lo
proponen. Y esta satisfacción es valiosa incluso cuando se trata de aquellas metas que sólo tienen sentido para uno mismo.





Gracias a Fernando Barbero y a los voluntarios de esta carrera. Esto es cada año IMSUPERABLE y lo SUPERAIS.

*Las fotos de Edu Lozano:

https://picasaweb.google.com/113271577978025355164/Ocejon2012#



*En este enlace de Gema Morata también salimos en alguna foto:
https://plus.google.com/u/0/photos/104359291860701862669/albums/5749864362423088849#photos/104359291860701862669/albums/574986436242308884

8 comentarios:

Roberto dijo...

Mereció la pena. Sin duda.

Por la compañía. Por las animadoras. Por la fiesta. Por el trenecito. Por las risas. Por los bailes. Por reír y ver reír. Por ver llegar a la gente. Por las agujetas. Por los masajes. Por las duchas de agua fría. Por cruzarse con los primeros. Por cruzarse con los últimos. Por ver las fotos. Por las crónicas. Por Jose. Por Manu. Por Fernando. Por Jesús. Por Carlos. Por Bea. Por Edu. Por David. Por Miguel. Por todos los amigos. Por todas las familias. Por vosotros. Sois los mejores.

Es un pájaro?, es un avión?,... dijo...

Impresionante fin de semana, en grandísima compañía.
Otra MMP a la saca, pero esta vez no se mide en horas ni en minutos, sino en sufrimiento personal. Si mi "record de sufrimiento" lo tenía en el Ocejón 2011, este año lo he superado ampliamente. Es lo que tiene no cuidarse en las horas previas porque piensas que no vas a correr y luego se te va la cabeza...y te metes en un follón, y todo se convierte en una guerra entre tu fuerza de voluntad y tus piernas, y la cabeza que solo te pide que te des la vuelta y dejes de sufrir. En más de una ocasión me tuve que parar porque no podía ni continuar andando, pero al final, con una cara demacrada (que gracias a Dios no sale en las fotos) coroné y después de estirar unos minutos emprendí la segunda batalla del día. La de bajar por esas cuestas con los cuadriceps ardiendo y viendo como los metros no avanzan todo lo rápido que crees.
Al final, cuando llegas a meta y ves de que hay mucha gente esperandote que te quiere y aprecia, te das cuenta que todo este sufrimiento ha merecido la pena solamente por el hecho de poder compartir con vosotros estos momentos.
Después, ducha "calentita", cena, cervecitas y fiesta,mucha fiesta. Pero eso no se cuenta, eso solo se VIVE.
PD1: Ocejón, tenemos una cuenta pendiente, el año que viene la cosa va a ser muy diferente.
PD2: El baile de Rober "Beyoncé" es de lo más grande que he visto en los últimos tiempos. Preparaté para repetirlo el 17 de junio.

Roberto dijo...

Sí, hombre sí. Para que lo grabes y lo cuelgues en youtube. Yo si no tengo dos gogós que me hagan la coreografía, paso.

MONI dijo...

Otro increible fin de semana a vuestro lado, GRACIAS!!!

Carlos dijo...

Seguro que es una de las carreras que más he disfrutado.

Rober, prueba a hacer un casting...

Juli, ek perseguidor de los Ferrari dijo...

Enhorabuena a todos, me parece bien que subierais todos juntos, lo importante es haberlo pasado bien y para recordar toda la vida.

Esto ya no es lo que era antes, me acuerdo un año cuando alguno perdió la suela de la zapatilla bajando a tope....Esas Ostias con sabor a jara y sedal.

Saludazos.

Edu dijo...

Es que tiene algo especial. No solo por la carrera, que ya merecería la pena, ni por las vistas, increibles.
La "fórmula" de acampada - carrera - fiesta está muy bien conseguida, pero funciona sobre todo por el buen hacer de organización y participantes.

Inolvidable.

Jesús dijo...

Jose, gracias por acompañarnos, yo creo que es la primera carrera que comparto contigo... disfruté, que cánticos joio!!!
Lo de como salvar una pedazo de leshe segura dando tres zancadas no tiene nombre... no como otros!!! jajajaja