Quien busque infinito, que cierre los ojos

23 VILLAN@S, 23 ROCK AND ROLL (David Alonso, "La avalancha villana")


La crónica de David Alonso Jimenez


Tiempo final: 3:36:46


Todo el detalle de su carrera:


http://www.maratonmadrid.org/resultados/detalle.asp?carrera=8&pid=9764









CRÓNICA DE MI SEGUNDA MARATÓN: LA AVALANCHA VILLANA


Creo que la segunda maratón siempre es a priori la más difícil o la que más dudas puede generar en las semanas previas. Digo esto porque la primera es siempre muy especial, se va con mucha ilusión (“a disfrutarla”) y con acabar es más que suficiente.

En la segunda siempre aparecerá repetidas veces la misma cuestión: “¿la hago como el año pasado (“a disfrutarla”) o intento hacer una buena marca?”.


Evidentemente, casi todos elegimos la segunda opción, aún sabiendo que el riesgo es alto y que un reventón o una pájara te pueden hacer sufrir hasta límites insospechados.


Yo este año lo tenía muy claro, había que ir a bajar de 3 horas 45 y para eso me he entrenado como una bestia durante 3 meses. Han sido casi 900 kms (100 más que el año pasado). Y han sido 3 meses muy duros, entrenando 5 días a la semana, la mayoría de las veces solo (esto es lo más duro), cuando llegas al hotel por la noche y tus compañeros de trabajo de dicen. “venga, vamos a tomar unas cervecitas y unas tapas”. Y tú dices: “lo siento, no puedo, tengo que ir a entrenar un rato”. Un rato para un maratoniano es como mínimo una hora y media o dos horas. Y así un día tras otro.


Afortunadamente, las dos últimas semanas no he tenido que viajar y he podido disfrutar de los entrenos más ligeros con mis colegas de fatigas. Aquí y en las “charlas tácticas” de los viernes por la noche es donde hemos ido decidiendo la estrategia a seguir.
Claro, que a medida que aumentaba la cantidad de cerveza ingerida, la gente se envalentona, se viene arriba y el objetivo se va poniendo cada vez más ambicioso.
Yo lo seguía teniendo claro (3h45) aunque lo decía con la boca pequeña. Me veía para algo más. El problema es saber si puedes aguantar mentalmente los 42 kms corriendo solo, porque es durísimo. Al final tomo la decisión, saldré en el “trenecito” de las 3h45 con 7 compañeros más del Club e iré adaptando el ritmo según me vea. Por la cabeza me ronda sin parar las 3h40, pero con el miedo de ir solo todo el rato y no poder aguantarlo.
Cuando lo comento el viernes anterior, lo más suave que oí fue: “loco”, “tú estás chalao”, “vas a petar”, “eso lo dices porque estás tomando Aquarius y no estás acostumbrado”, etc.
Esto es muy significativo, realmente tienes que ir corriendo y haciendo el esfuerzo, vayas solo o acompañado de amigos, pero siempre se agradece mirar a tu lado y ver buena compañía y poder ir charlando con ellos cuando la respiración te lo permite. Te sientes más seguro y arropado.
Me ahorraré los detalles sobre el día de antes, los mismos comentarios repetitivos sobre mi enajenación transitoria, los pronósticos sobre en qué kilómetro reventaría, etc.


Día D, 8:50 de la mañana, cajón 3 de salida (sub-élite, jeje). Todo listo, el trenecito villano a punto con sus 8 vagones.
A las 9:00 se da la salida y empezamos a correr muuuuuuy despacito, cachondeo para quitarse los nervios (aquí ayudó mucho ver el cargamento de Actimel de Tomás).
Paso por el primer grupo de rock que está actuando y la gente se empieza a animar. Creo que está muy bien esta innovación, el año pasado noté que la gente va muy acojonada los primeros kms y así se suelta un poco la tensión.
Al paso por el Bernabeu la gente se viene arriba y solo se oye eso de “Campeones, campeones, oe, oe, oeeee”. Pero eso es otra historia.
La carrera transcurre sin novedad hasta el km 10, muy monótona. Me duelen muchísimo los gemelos y el talón, se me están cargando. Primer aviso: “Carlos, aprieta que a este ritmo me duele todo”. El cachondeo es general (“incrédulos”, pienso yo).
A partir de ahí, el terreno es favorable y va picando hacía abajo. Instintivamente me lanzo un poco, con estos 82 kgs no es plan de irse reteniendo que se cargan mucho los cuadriceps.
Mi idea es pasar la primera media en 1h50 y vamos un poco retrasados, vuelvo a apretar y me marcho unos metros. Al poco, me cogen Edu y Jesús. El resto viene por detrás pero se van quedando poco a poco. Edu es de una precisión que ni los relojes suizos, que capacidad para marcar el ritmo objetivo, pasamos la media en 1h50min30seg.
Poco después les digo: “chicos, lo siento pero voy a encender ya el mp3 que voy un poco jodido”. Hasta aquí habíamos ido charlando y se hizo muy ameno.
Y a partir de ahí vino la transformación, y poco a poco voy aumentando el ritmo, 5’10, 5’08, 5’07.
El peor tramo es la entrada a la casa de campo. El cambio es brutal, vienes de correr por el centro de Madrid, lleno de gente animando, y de pronto te encuentras con un empedrado en medio de la nada que se hace muy duro. Paso 2 kms bastante malos hasta que recupero el ritmo. Ya me voy encontrando mejor.
Sobre el km 30 veo en la lejanía a Merce, dando unos saltos que ni los de la NBA, animándome como una loca:

- “¿Pero dónde vas a ese ritmo, animal?”

- “Coño, Merce, ¿pues a dónde voy a ir? A la meta, a ver si llego de una puñetera vez, jajaja”


Unos metros detrás está Gema que se acerca a chocarme la mano. Me amaga en ponerse a un lado, luego se cruza al otro, luego vuelve al inicial, y yo que ya no soy capaz de girar acabo chocándome con ella. Del topetazo casi nos caemos. Menos mal que aguanté como pude, si me caigo ya no soy capaz de levantarme.
Por allí también estaba Rosa aunque no la pude ver, Sebas y Jaime Jr.
Pasan los kms 30, 31, 32, me pongo a pensar en lo que va a aparecer en cualquier momento, el “cuestón” para salir de la casa de campo. No se el desnivel que tiene, pero con la gente que se acumula animando en los laterales y los corredores que se paran para subirla andando es difícil hasta pasar. Me recuerda mucho a las etapas alpinas del Tour.
Justo al coronar veo a Laura. Solo me acuerdo de cómo pegaba el sol al entrar en la casa de campo, me imagino que al final será mucho peor. Aunque odio correr con gorra (me agobia), no me puedo arriesgar a una insolación con lo bien que voy (5min05 de media acumulada).
50 metros antes de llegar hasta ella, empiezo a gritar una frase que ya se ha hecho célebre en el Club:

- “La gorraaaaa, niña, la gorraaaaa”. Y veo que la tía no hace ni un gesto. “Cagüentó, la gorraaaaa”.

Cuando llego a su altura veo que la tenía preparada en la mano desde el principio (como demuestra la foto) pero a esas alturas ya casi ni veo.
A partir de aquí sabes que te quedan 10 kms, 4 ó 5 de bajada y otros 5 infernales de subida continua.
A partir del km 37 voy muerto, me duele todo, casi no me quedan fuerzas (y eso que me he tomado varios geles de glucosa). Me empiezan a dar amagos de calambres y cuando paso por el 38 (donde me dieron el año pasado) se me pone la carne de gallina. Los amagos son cada vez más fuertes y más frecuentes. Empiezo a acortar la zancada para que me duela menos.
Poco después tengo otro pequeño altercado, sin previo aviso, una de las patinadoras de la organización se cruza justo por delante de mí y me hace parar en seco para no darme con ella. Seguro que me hubiera caído. En esos momentos, parar y tener que volver a arrancar (cuesta arriba) es todo un suplicio. Me acuerdo de su madre y del oficio más antiguo del mundo. Lo malo es que se lo digo gritando. Justo después me arrepiento, porque hacen una tarea encomiable, pero en esos momentos el enfado que coges es monumental.
Al fondo veo a un corredor del Club, no acierto a adivinar quién puede ser, porque voy el primero de la “moralla” y todos los que deben ir por delante son “de los buenos”. Cuando me acerco veo que es Tomás Rivilla (“coño, ¿cómo he cogido a éste si es un ultrafondista de los buenos?”). Veo que va fastidiado con molestias en los gemelos. Le animó un poco y sigo con mi ritmo machacón.
Al pasar por Atocha ya se lo que me espera, te aparece un sentimiento contradictorio, por un lado está deseando llegar a meta y parar este sufrimiento. Por otro lado, no quieres que llegue nunca la cuesta de Alfonso XII porque es inhumana. Una cuesta de ese desnivel en el km 41 de un maratón en una verdadera prueba para tu fuerza de voluntad y tu capacidad de sufrimiento. Por fin llegó, giro a la izquierda y ahí está. Miro hacia arriba y me parece mucho más larga e inclinada que el año anterior.

- “¿Cómo voy a subir esto ahora si voy muerto?””Es imposible, me paro y la subo andando”

Pero me acuerdo de los 3 meses de sacrificio que he hecho, entrenando como un desagraciado y renunciando a muchas cosas. Miro el reloj, 5min05 de media acumulada. “Joder, estoy manteniendo el ritmo en este tramo tan difícil”.
Me doy cuenta de que somos pocos lo que subimos corriendo por aquí, el 90% de la gente sube andando. A mitad de cuesta veo al Keniata de Villanueva: “vamos, David, que vas como una moto. ¿Te echo una mano hasta meta?”.
Se lo agradezco de corazón, pero con la mano le hago un gesto diciendo que no, no soy capaz ni de hablar. En esos momentos, con el cuerpo al límite me gusta ir solo, concentrado en mi esfuerzo, y con mi inseparable música a todo volumen.
Por fin llego arriba, veo la verja del Retiro, “vamos, cojones, que solo quedan 1.500 metros”.
Avanzo como puedo, miro el reloj cada 5 segundos pero los metros no pasan. A lo lejos otro corredor del Club. “Ahí va, si es el Calvo, vaya sorpresa”. Egoístamente pienso “vaya día que voy a echar hoy, ésta es una de las cabecitas más preciadas del Club”, cuando le cojo veo que va lesionado, y me vuelvo a arrepentir de mis pensamientos.
La entrada al Retiro es otra cabronada, hay que subir un bordillo para entrar y cuando lo ves piensas: “si no puedo levantar los pies más de un cm del suelo, como voy a subir ahí”.
Al intentarlo me da un calambre en el isquio de la pierna derecha que me deja tieso, el dolor es indescriptible. “No me jodas, que quedan 500 mts”. Aflojo el ritmo todo lo que puedo, hago 100 mts con la pierna completamente tiesa y poco a poco se va pasando.
Justo después llego a nuestro árbol, donde están apostados los “ultra sur” del Club (nuestros familiares y amigos), animando como bestias, con esa enorme pancarta.
El mister me anima con cara de sorpresa (pensará “¿qué hace aquí este patas cagás tan pronto?”).
Me dice: “venga máquina, vaya carrerón, ya está hecho” y me da un empujón por la espalda. Entre el empujón, la pierna tiesa y que no me queda ni un gramo de fuerza casi me voy al suelo.
Miro hacia atrás porque no me fío, mis compañeros no pueden estar muy lejos y no quiero que me la líen al sprint como otras veces. Me giro, pero no veo a nadie, que raro.
Los últimos 400 mts se hacen interminables pero tampoco quieres que acaben, ahora por lo que los estás disfrutando, “ya está hecho, 3h36, 20 minutos menos que el año pasado y bastante menos del objetivo que me había puesto”.
Cruzas la meta, se te saltan las lágrimas, mezcla de la emoción y el dolor, y en cuanto te paras las piernas se quedan tiesas al momento, ya no puedes ni andar.
Espero un rato allí a que vayan llegando los compañeros: José (fastidiado del pie), Tomás Rivilla (con molestias en los gemelos), Carlos “Capello” Serrano que ha hecho otro tiempazo, Jesús “Shadow man” que ha hecho un debut sencillamente espectacular, Carlos R. con problemas en las rodillas, Javi Amores, Guille, Edu, el Presi, etc.
Ahora ya solo queda el reencuentro con nuestros acompañantes y a disfrutar de la comilona y las cervecitas que tanto nos merecemos. Abrazos, felicitaciones y muchas, muchas risas.
Desde “nuestro árbol”, vemos como van llegando uno por uno los 23 integrantes del Club que han tenido el suficiente valor como para intentarlo y el suficiente arrojo como para terminarlo: Bea, Rebeca, Montse, Rober, Javivi. Poco después Tomás Bayón y Jaime que llegan bastante tocados. Y al fin, Pepe Jaén con su habitual sonrisa y su gran sentido del humor. Que lástima que no haya estadísticas por clubes en este tipo de carreras porque creo que hemos demostrado que somos un CLUB DE ATLETISMO de los más grandes del territorio nacional, empezando por el que lo acaba en 2h51 (el Fonta) y terminando por el que sufre más que nadie para completarlo en 4h50 (Pepe Jaén).


Y ahora los agradecimientos, esta vez muy sencillos: A TODOS Y TODAS los que habéis confiado en nosotros (familia, amigos, compañeros) y especialmente a las que hacen el “otro maratón” corriendo por las calles y estaciones del metro para animarnos en muchísimos puntos del recorrido, cargándonos las pilas, haciendo que por unos momentos se nos olvide el dolor y el sufrimiento y haciendo todas esas fotos que nos recordarán siempre la hazaña que completamos este día.






MUCHAS GRACIAS A TODOS/AS

18 comentarios:

Carlos dijo...

Tiempazo y carrerón. Te lo has ganado compañero. ENHORABUENA!!.

Es lo que tiene jugar con un 3-4-3...

¿Y tú te quieres dedicar a los diezmiles la temporada que viene?, anda, anda, piensa en ese compromiso que tienes en septiembre (el día 22...) y en la posibilidad de hacer la Maratón de Valencia (3:30, un jamón de bellota nos espera) y déjate de historias.

Ya hablaremos...

Calvocompelo dijo...

Lo cierto David es que me tienes impresionado. La carrera que te marcaste fue espectacular. (No será que tienes un gemelo que te hizo la mitad de la carrera)
Con ese cuerpo……jejeje. No hombre, que este año estas fino, muy fino. Esa es una de las cosas grandes que tiene este club, que cada vez os volvéis más competitivos.

Aprovecha el subidón.

Y la cabeza me la cortaste, no hay excusa (el decálogo está lleno de ellas).

Te mereces todos los elogios, compañero.

NATI-MAFALDA dijo...

Una super carrera para un tipo "SUPER"como tú. Te lo has currado y te lo mereces, (también se lo merece "laura" por aguantarte el premapoma incluso el mismo sábado que la dejasté sin pasta )..FELICIDADES...
p.d. ya puedes comer y beber..... jaja

Roberto dijo...

Madre mia. Me tienes loco. Vaya pedazo de marca que te has "marcado". Yo de mayor quiero ser como tú.

Un abrazo muy fuerte y enhorabuena por la crónica, que me ha encantado.

Rober

Anónimo dijo...

Era un pájaro
Un avión

Nooooooo

Era SUPER COCO.

Enhorabuena fiera.

Chelo

tomas serrano dijo...

este tio si que vale es un velociraptor por dios si cuando le vi iva a toda pstilla enorme david eres un crackk el año que viene facil 3.22 como un rayoo

Edu dijo...

No se que comenta Carlos de que te quieres dedicar a los diezmiles, pero desde luego para el Maratón tienes talento. Eso de sufrir al final lo dominamos todos, ahora, mantener el ritmo de esa manera y tener determinación para seguir dando cera e incluso recuperar tiempo al final, pufff, eso es de nota. Desde luego llevabas muy buena base, muchos kilometros y muchas horas.
Enhorabuena porque te marcastes un carrerón.

P.D.
Me imagino que eres consciente que tu testa se ha revalorizado y vas a ser pieza interesante en algún que otro album.

Laura Robledillo dijo...

Os digo a todos que no intentó hacerme madre esa noche, que solo fue un calentón de boca por la euforia del maratón. Y esta semana está en Suecia, así que.....

Si después del Premamopa que me has dado no llegas a hacer ninguna buena marca, te MA-TO!
Ya sé que el año que viene te tengo que hacer un barreño de pasta si también quiero comer yo.
Pero te mereces ese tiempo,son tus piernas las que han estado trabajando duro desde hace tres meses y ese mérito de fortaleza y constancia es sólo tuyo. Por eso estoy contenta y orgullosa de tí( por eso y porque ahora se te marcan los abdominales, no tanto como a los de la peli de 300...pero a mí me vale)

Spiderman dijo...

Parece que hemos coseguido hacer algo de provecho de aquel chaval que apareció un día en las pistas con las calzomas del Madrid...

Enhorabuena David,has realizado un gran Mapoma,ahora a disfrutarlo....

MERCE dijo...

A partir de ahora coco, hazte llamar el TORO DE OSBORNE O, EL MIURA DE VILLANUEVA, por que COCO,es un poco blandiblu no te pega ya.

Hiciste un gran carrerón,puedes seguir con la alhambra que funciona.
Me dejaste con la boca abierta cuando pasaste a mi lado...
Cuentaselo a los suecos lo que hicistes el domingo,jajajajaja.

Miguelito dijo...

Enhorabuena Sr. Super coco, nunca dude que conseguirías lo que te propusieras, claro que después de leer a Laura, asi cualquiera, ibas con la moral por los cielos, "se te marcan los abdominales" , serán por las espalda , de alguno que te ha dejado huella. Ahora a disfrutar del trabajo bien hecho y no me canso de decir, gracias por la compañía.

javifonta dijo...

Enhorabuena Davib, tiempazo el tuyo, buena carrera, buen ambiente y con muchos animos, no se puede pedir mucho mas,,,,,,,,,,,,ah si que el año que viene repitas con mas ganas si cabe, un saludo.

EL TIO DEL MAZO dijo...

Enhorabuena David, el año pasado en tu debut, demostraste ser un autentico trotón. Este año en tu confirmacion como maratoniano, has demostrado que eres un superclase en esto de los 42 km. En el proximo seguro que consigues el 3:30:00. Un saludo compañero, tienes toda mi admiracion.

rebeca dijo...

David, como se nota que has entrenado conmigo más de un sábado y se te ha pegado, ja ja ja, ahora en serio enhorabuena por el maratón que has hecho, yo creo que tu relamente eres maratoniano, el primer año genial, pero el segundo mejor todavía, eres bueno muy bueno, menos mal, que algo se te da bian, porq sino pobre Laura, en fin felicidades y disfrutalo mucho.

Pipi Calzaslargas/ B.López dijo...

Espectacular Supercoco!!

Enhorabuena por tu carrerón! Es para estar muy orgulloso, ya te encargarás de recordárnoslo a lo largo del año :-)

Felicidades por este gran mérito que has conseguido!! Esto se lo contarás a tus nietos!! Ya te imagino contándolo... jajajaja

Y es que detrás de una gran mujer siempre hay un gran hombre.

MUCHAS FELICIDADES CAMPEÓN!!

MONI dijo...

Lo que hemos sufrido contigo!!!
Que si esto no que engorda...
Que si la cerveza sin....
Que si no puedo acostarme tarde que luego estoy cansado....
Que si.... hoy Laura no....mañaaaaana....

Pero bueno, los resultados están ahí, así que ha merecido la pena. Has hecho un carrerón!!! Enhorabuena vecino!!!

P.D. Laura aprovecha..... que ahora es maratoniano(yujuuuu)

Jesús dijo...

Joel Coco, ya te veía yo que estabas para más y no dudé en que lo sabías y lo ibas a intentar ... y te salío bien porque te lo habías currado ... ENHORABUENA!!!

Cuando te piraste con tu música sabía que llegabas fijo pero esa marca....

Lo de los 10.000 ya es para mayores ;-)

monse dijo...

Enhorabuena David, como ya te he dicho estas como una moto y no hay quien te pare, tu mejora es impresionante, te lo mereces por todo ese esfuerzo que has echo durante los ultimos meses.
un besazo campeon.