Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

OTROS RESULTADOS VILLANOS DEL FIN DE SEMANA

SUBIDA A LA CRUZ DE BENIDORM 2012



-9.400 METROS
-MARIA HERRERIN DE COS TIEMPO 0:57:27
-PRIMERA CLASIFICADA DE SU CATEGORIA


Enlace con la noticia y clasificaciones:
http://www.diarioinformacion.com/deportes/2012/04/30/juanan-fernandez-cristina-gomez-ganan-i-subida-cruz/1248587.html



http://www.chiplevante.net/PDF/CATEGORIASCRUZ.pdf

-----------------------------------------------------------------------------------------------
12 km. CARRERA DE YUNQUERA




-MANUEL BRIONES BARRAGAN TIEMPO 49:16


-MARGARITA ALFARO DE LA TORRE TIEMPO 1:04:46 
TERCERA CLASIFICADA DE SU CATEGORIA

Margarita debuto con la camiseta del club.




I CARRERA POPULAR DE ATIENZA


Los morralleros que soñaban con premios en metálico - Crónica por Roberto


Para entender bien esta historia, hay que remontarse atrás en el tiempo. Podríamos empezar con el momento en que los villanos protagonistas de esta historia calientan bajo las mojadas y empedradas calles de Atienza, pero nos estaríamos perdiendo la mayor parte de la historia. Podríamos comenzar a hablar de la mañana del sábado, cuando suena el despertador a las 8 de la mañana, y nuestros villanos comprueban nerviosos las equipaciones que se encuentran encima de las sillas, pero nos estaríamos perdiendo múltiples matices, importantes para entender la historia en su conjunto. Podríamos empezar antes incluso, cuando años atrás los corredores decidieron empezar a correr carreras, pero nos estaríamos pasando de listos…-

- ¡Roberto! ¡Que esto es una crónica de una carrera, no la de tu vida! Vete al grano, anda, que estás aburriendo al personal.

-Mis disculpas, Mr. Bloguero. Bueno, a lo que vamos…

La historia de verdad comienza 10 días antes de la carrera de Atienza, cuando Bea López contrajo una contractura de gemelo, a escasos días de debutar en su primera maratón. Quiso el azar y la fortuna que diera con un fisioterapeuta, que por otro casual de la vida, estaba organizando la "¡Primera Carrera Popular de Atienza, con 6400m, y jugosos premios en metálico!", y que en ese momento tenía un total de 1 inscrito. Tras la noticia, al llegar a casa, decidió que, a pesar de los dolores pos-maratonianos, iba a correr esa carrera: por el club, por su amigo organizador… y, qué narices, por la ¡pastaaaa!. Una gran oportunidad de llevarse no sólo un premio, sino: ¡un fabuloso premio en metálico! En esto que Bea le comentó a las gentes del club la noticia, y a más de uno (incluido el menda) se le iluminaron los ojitos con la posibilidad de, por primera vez en la vida, ir a correr ganando dinero.



Esto nos sitúa con siete villanos, Fernando, Basi, Merce, Rosa, Bea, Tomasín y el que subscribe, soñando con ganar un trofeo en una carrera en la que, por lo visto, no se había apuntado casi nadie. Amanece la mañana del sábado, lluvioso a más no poder, pero nuestros villanos no se achantan. Ponen rumbo a Atienza (1h30), se equivocan en algún que otro desvío (1h50), y el tiempo, inclemente, continúa con lluvia y niebla. El poder del atletismo (y de la pasta) hace que nuestros protagonistas no se amilanen, y que lleguen a Atienza y se dirijan a recoger el dorsal. Allí se encuentran con que, al final, no iban a ser 10 o 20 corredores, sino que hay unos 60 apuntados, incluyendo a dos miembros de CafeWake, y a Henar&Cía entre otros.





Tras alguna que otra duda razonable (Rosa: "¡Yo paso de correr lloviendo!" Todos: "Que cooorras Rosaaaa") al final salieron nuestros 7 corredores a recorrer los 6400 metros. La tónica general fue algo así: 2000 metros de bajada continua a todo trapo, 2000 metros de altibajos por caminos de piedras, 2400 metros de subida continua rompepiernas. Todo esto aderezado con una cortina de agua densa a más no poder. Excepto Tomasín, la estrategia de carrera fue la siguiente: Salir disparado cuesta abajo al grito de tonto el último, haciendo el primer kilómetro todos por debajo de 4, aguantar lo que puedas en el 2º y el 3º, y cuando petes en la subida -que bien sabido es que petarás- mirar para otro lado para que no se note, y silbar por lo bajín.






¡Finaliza la carrera! Finalmente, se ve que el café Wake no se disuelve en agua, y ganan la carrera sin muchos aspavientos. Fernando, primero del club, entra 8º en la general. Le sigue Basi, un par de minutos después. Yo entro tercero con un tiempo de 31:30. Seguidamente, entran Merce, Bea y Rosa, 4ª, 5ª y 6ª de la general femenina. Y cierra la presencia del club un Tomasín, que, para variar, salió reservón y no pudo recuperar lo perdido en los 2 kilómetros iniciales. A la llegada, tras 2400m de subida con pendiente cada vez más empinada, con chorretón de agua incluido, y el cuerpo calado hasta el tuétano de los huesos, ninguno llevábamos el dorsal visible. Algunos lo habían perdido, y otros, como yo, lo llevábamos hecho un gurruño en la mano. En la meta, un simpático miembro de la organización se encargaba de apuntar "amablemente" los dorsales de los corredores que iban llegando (-"¡Que me enseñes el dorsaaaaal, coñaaaa!"). Entre el agotamiento, los nervios y las ganas - y algo más que ganas - de vomitar, alguno le dio alguna contestación un poquitín "graciosa".








Aunque no nos llevamos ningún premio en metálico, en los resultados por categorías, en los que se descartaba a los ganadores absolutos con premio en metálico, sí tuvimos trofeos: Merce, Bea y Rosa fueron 1ª, 2ª y 3ª senior, respectivamente. Y Fernando fue 2º de veteranos masculino.  ¡Tomaaaaa! ¡Campeoooones, campeones, oooeeoooeeooeeeee! Un trofeo-platito simbólico para Merce, y diplomas y medallas para Bea y Fernando en un folio de papel impreso mojado por la lluvia, uno de ellos hasta en color y todo, que se note que en Atienza no se escatima en toner color. Rosa, aunque fue tercera, no apareció en los listados, por un pequeño error tipográfico de la inscripción. Parece ser que donde debería poner una "F", aparecía una "M", y los organizadores debieron pensar que se eran necesarias pruebas "tangibles" de su feminidad. Total, que Rosa, casta, pura e "intangida" hasta que a ella le de la gana, se quedó sin papelito mojado y sin medallita. Que sepas, Rosa, que para nuestros corazones no son necesarios ni los folios ni las medallas para reconocer el mérito.





Fiestón popular con charanga bajo la lluvia tras la carrera. Los competidores locales, a parte de las medallas y los diplomas, también recibieron un chorizo de Atienza como premio. Los miembros del club en ese momento hizimos gala de nuestra cabarellosidad hacia otros competidores y decisiones de la organización, y alabamos el mérito de los corredores locales y su trofeo extra – NI DE COOOÑA - “¡Queremos un chorizo!, ¡Queremos un chorizo!...” Y no paramos hasta que lo conseguimos. ¡Chorizo al cantoo!, que fue degustado en la posterior comida popular de costillas y gazpacho (sí, habéis leído bien: gazpacho), vino tintorro del país, y un bingo a un eurico el cartón. - ¡Treinta euros la línea, oiga! - El bingo pos-comida levantó pasiones. Tras la decepción de no llevarnos ni un duro de vuelta para casa, todos teníamos unas ganas locas de ganar algo de dinero. Finalmente, tampoco la suerte nos sonrió, y nos retiramos: con una carrera más (ole la organización que nos trataron de lujo), con unos cuantos puntitos para la saca (-¡puntitos míos, puntitos míos, mi tessoro!-), con una pila de ropa mojada, con un poco de dinero menos, con tres podiums sin premios en metálico, y con muchas no: muchísimas risas gastadas por el camino.










Fotos de la carrera cedidas por Juan Carlos  Callejas del C.A.Alovera


 Todas las fotos de Juan Carlos (C.A.Alovera):



FIN DE SEMANA VILLANO FINAL DE ABRIL

Sábado a las 11:30



Carrera Popular de Atienza.








-Bea López
-Rosa Castaño
-Roberto Gil
-Tomás Serrano
-Merce Haro
-Basi Barchín
-Fernando Úbeda

A las 9:00 salen desde Ibercaja.






Domingo


Carrera Popular de Yunquera.


-Marga Alfaro
-Manolo Briones

23 VILLAN@S, 23 ROCK AND ROLL (David Alonso, "La avalancha villana")


La crónica de David Alonso Jimenez


Tiempo final: 3:36:46


Todo el detalle de su carrera:


http://www.maratonmadrid.org/resultados/detalle.asp?carrera=8&pid=9764









CRÓNICA DE MI SEGUNDA MARATÓN: LA AVALANCHA VILLANA


Creo que la segunda maratón siempre es a priori la más difícil o la que más dudas puede generar en las semanas previas. Digo esto porque la primera es siempre muy especial, se va con mucha ilusión (“a disfrutarla”) y con acabar es más que suficiente.

En la segunda siempre aparecerá repetidas veces la misma cuestión: “¿la hago como el año pasado (“a disfrutarla”) o intento hacer una buena marca?”.


Evidentemente, casi todos elegimos la segunda opción, aún sabiendo que el riesgo es alto y que un reventón o una pájara te pueden hacer sufrir hasta límites insospechados.


Yo este año lo tenía muy claro, había que ir a bajar de 3 horas 45 y para eso me he entrenado como una bestia durante 3 meses. Han sido casi 900 kms (100 más que el año pasado). Y han sido 3 meses muy duros, entrenando 5 días a la semana, la mayoría de las veces solo (esto es lo más duro), cuando llegas al hotel por la noche y tus compañeros de trabajo de dicen. “venga, vamos a tomar unas cervecitas y unas tapas”. Y tú dices: “lo siento, no puedo, tengo que ir a entrenar un rato”. Un rato para un maratoniano es como mínimo una hora y media o dos horas. Y así un día tras otro.


Afortunadamente, las dos últimas semanas no he tenido que viajar y he podido disfrutar de los entrenos más ligeros con mis colegas de fatigas. Aquí y en las “charlas tácticas” de los viernes por la noche es donde hemos ido decidiendo la estrategia a seguir.
Claro, que a medida que aumentaba la cantidad de cerveza ingerida, la gente se envalentona, se viene arriba y el objetivo se va poniendo cada vez más ambicioso.
Yo lo seguía teniendo claro (3h45) aunque lo decía con la boca pequeña. Me veía para algo más. El problema es saber si puedes aguantar mentalmente los 42 kms corriendo solo, porque es durísimo. Al final tomo la decisión, saldré en el “trenecito” de las 3h45 con 7 compañeros más del Club e iré adaptando el ritmo según me vea. Por la cabeza me ronda sin parar las 3h40, pero con el miedo de ir solo todo el rato y no poder aguantarlo.
Cuando lo comento el viernes anterior, lo más suave que oí fue: “loco”, “tú estás chalao”, “vas a petar”, “eso lo dices porque estás tomando Aquarius y no estás acostumbrado”, etc.
Esto es muy significativo, realmente tienes que ir corriendo y haciendo el esfuerzo, vayas solo o acompañado de amigos, pero siempre se agradece mirar a tu lado y ver buena compañía y poder ir charlando con ellos cuando la respiración te lo permite. Te sientes más seguro y arropado.
Me ahorraré los detalles sobre el día de antes, los mismos comentarios repetitivos sobre mi enajenación transitoria, los pronósticos sobre en qué kilómetro reventaría, etc.


Día D, 8:50 de la mañana, cajón 3 de salida (sub-élite, jeje). Todo listo, el trenecito villano a punto con sus 8 vagones.
A las 9:00 se da la salida y empezamos a correr muuuuuuy despacito, cachondeo para quitarse los nervios (aquí ayudó mucho ver el cargamento de Actimel de Tomás).
Paso por el primer grupo de rock que está actuando y la gente se empieza a animar. Creo que está muy bien esta innovación, el año pasado noté que la gente va muy acojonada los primeros kms y así se suelta un poco la tensión.
Al paso por el Bernabeu la gente se viene arriba y solo se oye eso de “Campeones, campeones, oe, oe, oeeee”. Pero eso es otra historia.
La carrera transcurre sin novedad hasta el km 10, muy monótona. Me duelen muchísimo los gemelos y el talón, se me están cargando. Primer aviso: “Carlos, aprieta que a este ritmo me duele todo”. El cachondeo es general (“incrédulos”, pienso yo).
A partir de ahí, el terreno es favorable y va picando hacía abajo. Instintivamente me lanzo un poco, con estos 82 kgs no es plan de irse reteniendo que se cargan mucho los cuadriceps.
Mi idea es pasar la primera media en 1h50 y vamos un poco retrasados, vuelvo a apretar y me marcho unos metros. Al poco, me cogen Edu y Jesús. El resto viene por detrás pero se van quedando poco a poco. Edu es de una precisión que ni los relojes suizos, que capacidad para marcar el ritmo objetivo, pasamos la media en 1h50min30seg.
Poco después les digo: “chicos, lo siento pero voy a encender ya el mp3 que voy un poco jodido”. Hasta aquí habíamos ido charlando y se hizo muy ameno.
Y a partir de ahí vino la transformación, y poco a poco voy aumentando el ritmo, 5’10, 5’08, 5’07.
El peor tramo es la entrada a la casa de campo. El cambio es brutal, vienes de correr por el centro de Madrid, lleno de gente animando, y de pronto te encuentras con un empedrado en medio de la nada que se hace muy duro. Paso 2 kms bastante malos hasta que recupero el ritmo. Ya me voy encontrando mejor.
Sobre el km 30 veo en la lejanía a Merce, dando unos saltos que ni los de la NBA, animándome como una loca:

- “¿Pero dónde vas a ese ritmo, animal?”

- “Coño, Merce, ¿pues a dónde voy a ir? A la meta, a ver si llego de una puñetera vez, jajaja”


Unos metros detrás está Gema que se acerca a chocarme la mano. Me amaga en ponerse a un lado, luego se cruza al otro, luego vuelve al inicial, y yo que ya no soy capaz de girar acabo chocándome con ella. Del topetazo casi nos caemos. Menos mal que aguanté como pude, si me caigo ya no soy capaz de levantarme.
Por allí también estaba Rosa aunque no la pude ver, Sebas y Jaime Jr.
Pasan los kms 30, 31, 32, me pongo a pensar en lo que va a aparecer en cualquier momento, el “cuestón” para salir de la casa de campo. No se el desnivel que tiene, pero con la gente que se acumula animando en los laterales y los corredores que se paran para subirla andando es difícil hasta pasar. Me recuerda mucho a las etapas alpinas del Tour.
Justo al coronar veo a Laura. Solo me acuerdo de cómo pegaba el sol al entrar en la casa de campo, me imagino que al final será mucho peor. Aunque odio correr con gorra (me agobia), no me puedo arriesgar a una insolación con lo bien que voy (5min05 de media acumulada).
50 metros antes de llegar hasta ella, empiezo a gritar una frase que ya se ha hecho célebre en el Club:

- “La gorraaaaa, niña, la gorraaaaa”. Y veo que la tía no hace ni un gesto. “Cagüentó, la gorraaaaa”.

Cuando llego a su altura veo que la tenía preparada en la mano desde el principio (como demuestra la foto) pero a esas alturas ya casi ni veo.
A partir de aquí sabes que te quedan 10 kms, 4 ó 5 de bajada y otros 5 infernales de subida continua.
A partir del km 37 voy muerto, me duele todo, casi no me quedan fuerzas (y eso que me he tomado varios geles de glucosa). Me empiezan a dar amagos de calambres y cuando paso por el 38 (donde me dieron el año pasado) se me pone la carne de gallina. Los amagos son cada vez más fuertes y más frecuentes. Empiezo a acortar la zancada para que me duela menos.
Poco después tengo otro pequeño altercado, sin previo aviso, una de las patinadoras de la organización se cruza justo por delante de mí y me hace parar en seco para no darme con ella. Seguro que me hubiera caído. En esos momentos, parar y tener que volver a arrancar (cuesta arriba) es todo un suplicio. Me acuerdo de su madre y del oficio más antiguo del mundo. Lo malo es que se lo digo gritando. Justo después me arrepiento, porque hacen una tarea encomiable, pero en esos momentos el enfado que coges es monumental.
Al fondo veo a un corredor del Club, no acierto a adivinar quién puede ser, porque voy el primero de la “moralla” y todos los que deben ir por delante son “de los buenos”. Cuando me acerco veo que es Tomás Rivilla (“coño, ¿cómo he cogido a éste si es un ultrafondista de los buenos?”). Veo que va fastidiado con molestias en los gemelos. Le animó un poco y sigo con mi ritmo machacón.
Al pasar por Atocha ya se lo que me espera, te aparece un sentimiento contradictorio, por un lado está deseando llegar a meta y parar este sufrimiento. Por otro lado, no quieres que llegue nunca la cuesta de Alfonso XII porque es inhumana. Una cuesta de ese desnivel en el km 41 de un maratón en una verdadera prueba para tu fuerza de voluntad y tu capacidad de sufrimiento. Por fin llegó, giro a la izquierda y ahí está. Miro hacia arriba y me parece mucho más larga e inclinada que el año anterior.

- “¿Cómo voy a subir esto ahora si voy muerto?””Es imposible, me paro y la subo andando”

Pero me acuerdo de los 3 meses de sacrificio que he hecho, entrenando como un desagraciado y renunciando a muchas cosas. Miro el reloj, 5min05 de media acumulada. “Joder, estoy manteniendo el ritmo en este tramo tan difícil”.
Me doy cuenta de que somos pocos lo que subimos corriendo por aquí, el 90% de la gente sube andando. A mitad de cuesta veo al Keniata de Villanueva: “vamos, David, que vas como una moto. ¿Te echo una mano hasta meta?”.
Se lo agradezco de corazón, pero con la mano le hago un gesto diciendo que no, no soy capaz ni de hablar. En esos momentos, con el cuerpo al límite me gusta ir solo, concentrado en mi esfuerzo, y con mi inseparable música a todo volumen.
Por fin llego arriba, veo la verja del Retiro, “vamos, cojones, que solo quedan 1.500 metros”.
Avanzo como puedo, miro el reloj cada 5 segundos pero los metros no pasan. A lo lejos otro corredor del Club. “Ahí va, si es el Calvo, vaya sorpresa”. Egoístamente pienso “vaya día que voy a echar hoy, ésta es una de las cabecitas más preciadas del Club”, cuando le cojo veo que va lesionado, y me vuelvo a arrepentir de mis pensamientos.
La entrada al Retiro es otra cabronada, hay que subir un bordillo para entrar y cuando lo ves piensas: “si no puedo levantar los pies más de un cm del suelo, como voy a subir ahí”.
Al intentarlo me da un calambre en el isquio de la pierna derecha que me deja tieso, el dolor es indescriptible. “No me jodas, que quedan 500 mts”. Aflojo el ritmo todo lo que puedo, hago 100 mts con la pierna completamente tiesa y poco a poco se va pasando.
Justo después llego a nuestro árbol, donde están apostados los “ultra sur” del Club (nuestros familiares y amigos), animando como bestias, con esa enorme pancarta.
El mister me anima con cara de sorpresa (pensará “¿qué hace aquí este patas cagás tan pronto?”).
Me dice: “venga máquina, vaya carrerón, ya está hecho” y me da un empujón por la espalda. Entre el empujón, la pierna tiesa y que no me queda ni un gramo de fuerza casi me voy al suelo.
Miro hacia atrás porque no me fío, mis compañeros no pueden estar muy lejos y no quiero que me la líen al sprint como otras veces. Me giro, pero no veo a nadie, que raro.
Los últimos 400 mts se hacen interminables pero tampoco quieres que acaben, ahora por lo que los estás disfrutando, “ya está hecho, 3h36, 20 minutos menos que el año pasado y bastante menos del objetivo que me había puesto”.
Cruzas la meta, se te saltan las lágrimas, mezcla de la emoción y el dolor, y en cuanto te paras las piernas se quedan tiesas al momento, ya no puedes ni andar.
Espero un rato allí a que vayan llegando los compañeros: José (fastidiado del pie), Tomás Rivilla (con molestias en los gemelos), Carlos “Capello” Serrano que ha hecho otro tiempazo, Jesús “Shadow man” que ha hecho un debut sencillamente espectacular, Carlos R. con problemas en las rodillas, Javi Amores, Guille, Edu, el Presi, etc.
Ahora ya solo queda el reencuentro con nuestros acompañantes y a disfrutar de la comilona y las cervecitas que tanto nos merecemos. Abrazos, felicitaciones y muchas, muchas risas.
Desde “nuestro árbol”, vemos como van llegando uno por uno los 23 integrantes del Club que han tenido el suficiente valor como para intentarlo y el suficiente arrojo como para terminarlo: Bea, Rebeca, Montse, Rober, Javivi. Poco después Tomás Bayón y Jaime que llegan bastante tocados. Y al fin, Pepe Jaén con su habitual sonrisa y su gran sentido del humor. Que lástima que no haya estadísticas por clubes en este tipo de carreras porque creo que hemos demostrado que somos un CLUB DE ATLETISMO de los más grandes del territorio nacional, empezando por el que lo acaba en 2h51 (el Fonta) y terminando por el que sufre más que nadie para completarlo en 4h50 (Pepe Jaén).


Y ahora los agradecimientos, esta vez muy sencillos: A TODOS Y TODAS los que habéis confiado en nosotros (familia, amigos, compañeros) y especialmente a las que hacen el “otro maratón” corriendo por las calles y estaciones del metro para animarnos en muchísimos puntos del recorrido, cargándonos las pilas, haciendo que por unos momentos se nos olvide el dolor y el sufrimiento y haciendo todas esas fotos que nos recordarán siempre la hazaña que completamos este día.






MUCHAS GRACIAS A TODOS/AS

23 VILLAN@S, 23 ROCK AND ROLL (Jesús Romo "Allá donde se cruzan los caminos")

La crónica de Jesús Romo López.



Tiempo final: 3:44:32


Todo el detalle de su carrera:


http://www.maratonmadrid.org/resultados/detalle.asp?carrera=8&pid=4704





Allá donde se cruzan los caminos


Llegó el día, creía que no iba a pegar ojo y mira tú por donde dormí a pierna suelta... la verdad pensé que no sabía si era buena o mala señal, lo que si tenía claro es que tenía que desayunar como los reyes para luego irme al punto de encuentro habitual. Que ilusión tenía y que ganas de ponerme de una vez por todas a correr. Ese momento de hacer por primera vez el Maratón en esa ciudad que me había visto salir los dientes de lechón iba a ser único y tenía que disfrutarlo como se merece. Vaya si lo hice, más bien empezó el sábado al ir a recoger el dorsal, no es solo el correr el maratón, es todo lo que le rodea.


Nos montamos en los coches, vamos, aparcamos, nos “embasilinamos”, dejamos todo y nos vamos para la salida… buuuffffff cada vez estoy más tranquilo y más contento!!!! Foto de rigor y cada uno a sus gallineros… diiigo a sus corrales.


Pum!!!! A correr… que gozada!!!! Ya podemos ponernos a trotar … ya calentaremos por el camino que hay mucho tiempo, aun así no llevamos mal ritmo aunque alguno de la grupeta refunfuñara (quién sería?). Los kilómetros van pasando, vamos tranquilos, charlando un poco con unos, con otros, de momento no pienso en la meta, solo pienso en disfrutar el momento, en compartirlo con mis compañeros.


Me pongo a hablar con Edu y Coco y cuando nos queremos dar cuenta nos hemos distanciado un tanto del resto… entiendo que los llevamos a poca distancia, incluso en uno de los giros los veo cerca por lo que seguimos tirando… al final nos separamos.


Llegada a Sol, es la parte que más me ha gustado de toda la carrera, ya tenía ganas de verlo, de vivirlo, pero las expectativas han sido superadas… con creces, me llego a emocionar un poco…


Llegamos a la media en el tiempo establecido 1:50 …después de un km, Coco se pone su música y nos abandona en mente y también en cuerpo… vamos que se pone a tirar. Yo me quedo al cobijo de la experiencia, de una persona con la que me gusta correr y escuchar. Edu y yo continuamos y al llegar a las puertas de la Casa de Campo en el avituallamiento nos distanciamos un poco, miro para atrás y para no agobiarle decido tirar, vaya!! me he quedado solo, solo entre comillas porque Madrid tiene eso, que no estás solo ni un momento, la cantidad de gente en todos lados animándote, gente que no te conoce pero que te mira y notas como lo están haciendo de corazón, nadie les ha obligado, me fijo y hay algunos que te miran como preguntándose por qué nos da por hacer estas cosas, otros con cara de pena, como si estuvieran sufriendo tu esfuerzo y otros haciendo que te des cuenta que están ahí para ayudarte en llegar hasta la meta, notas como te están deseando toda la suerte del mundo con una sola mirada. Pongamos que hablo de Madrid.


Ahora estoy disfrutando del momento de ver un poco de verde, de descansar la vista de los edificios que nos han estado acompañando. Dejo de pensar en ritmos, ya no tengo quién me lo vaya marcando, ni GPS, ni nada, pero he estado intentando entrenar todos estos meses el mecanizar un ritmo por lo que pongo el automático. Me encuentro a Merce y a Gema, que subidón que me dio, la verdad es que iba bien pero me alegró muchísimo verlas, llego al final de la Casa de Campo y en la subida ya comentada el día anterior veo a Jaime Jr. primero y a Miriam (a Roble no la veo pero me consta que está ahí también) después que como en otros puntos del recorrido nos están animando a saco. Seguro que sabéis lo que se os agradece, pero desde aquí os quiero dar las gracias de todo corazón por estar ahí, en ese momento te olvidas de si llevas o no dolores y te carga las pilas para seguir. También de vez en cuando, en distintos puntos del recorrido, oías a la gente gritar …”vamos Villanueva”, “esos de Villanueva”, eso me dejó alucinado, solo conocí a uno de los grupos pero lo agradecí muchísimo.


Ya tiramos para el Calderón y después de dejarlo a mi espalda alcancé un grupo que ya había visto en otra carrera. Uno iba muy sobrado marcándole el ritmo al resto, les pregunté qué tiempo querían hacer y me dijeron que 3:45 así que frené un poco y me quedé con ellos, menos mal porque me parece que lo habría pagado. Ya estamos en el 35 pero aún la cabeza no se da por aludida y me concentro en seguir corriendo, es quizá la parte que menos me fijo en el entorno y solo pienso en seguir corriendo, la verdad es que no voy sobrado pero tampoco me entran siquiera ganas de ponerme a andar. Cuando me quiero dar cuenta estoy llegando a Atocha, me encuentro al Keniata que me anima y me ofrece ayuda pero voy bien con el grupillo, empezamos a subir y cuando paso el Km 40. me empiezo a marear un poco por lo que decido levantar un poco el pie ya que llevo un pequeño colchón para hacer el tiempo… ya decía yo que sin mazo, muro o tapia no sería lo mismo, hay que vivirlo todo!!! Pienso, ordeno ideas, recupero la respiración y continúo. Me pasa Carlos Serrano como un cohete, va fuerte el tío, me alegro y pienso que el otro Carlos, el Rubio está a punto de llegar también, pero yo a lo mío.





La entrada al Retiro, ya estoy pero todavía no pienso en la meta, hay una antes igual o más importante que la que tiene cronómetro, El Árbol, donde nos espera la familia, los amigos, en definitiva nuestros acompañantes en esta aventura que es vivir un Maratón

23 VILLAN@S, 23 ROCK AND ROLL ( Miguel Agudo "8 Calambres para 8 maratones")

La crónica de Miguel Agudo Córdoba.



Tiempo final: 4:05:08


Todo el detalle de su carrera:


http://www.maratonmadrid.org/resultados/detalle.asp?carrera=4&pid=4965






“8 calambres para 8 maratones"


Si llevo 8 maratones en Madrid y los 8 con calambres, os puedo asegurar que lo pasó mal 10 minutos, ¿porque sigo?, pues como se suele decir, “macho relájate y disfruta” y como ocurre con todas estas cosas, algo tendrá que los que lo prueban repiten y se hacen Maposexuales, os podía decir el tiempo que he hecho en cada uno de los maratones, pero no me sale de las pelot…., porque la verdad cada vez me doy más cuenta que a lo mejor no he nacido para hacer grandes marcas, pero si para hacer la de los demás, más grandes, que también tiene su merito, sino fuera por mi y unos cuantos como yo, posiblemente no habría marcas buenas ni mejores o peores, bueno me estoy desviando del tema y creo que no es lo suyo. Disfruto, en cada maratón porque para mí son todos como los primeros, tanto por sensaciones como por tiempos, disfruto pudiendo sentir las sensaciones que transmitís los nuevos, disfruto cuando veo las caras sonrientes de los que habéis disfrutado de la carrera y encima los “cabrones” han mejorado su tiempo, bueno esto me jode un poco, disfruto con los que han disfrutado de la carrera, y no han mejorado su tiempo, que se jodan, pero que por sus santas pelot… el próximo año lo mejoran, disfruto de todo el público que me anima en Madrid y sobre todo mis seguidor@s, compañer@s que me llaman por mi nombre o por mi sobre nombre “el presi”, y os preguntareis ¿Este por que disfruta tanto?, porque me relajo y soy MAPOSEXUAL.







Enhorabuena a todos los debutantes y si me permitís, quisiera dar la enhorabuena a mi vecina Imma, también debutante con la cual he compartido 12 Km +-, y a través de la cual he podido disfrutar de ese sufrimiento dulce de los últimos 2 kilómetros del debutante. Gracias a todos, no os nombro por qué no sé si erais 50-60-70 no sé, pero éramos muchos este año y pocos en comparación con los del próximo año.


P.D. Mi agradecimiento a Juan Antequera por su masaje, que este año si no hubiera sido por el , lo mismo ni corro.






Hasta el próximo calambre.

23 VILLAN@S, 23 ROCK AND ROLL (Rebeca Tornero, "De Madrid al cielo")

La crónica de Rebeca Tornero.

Tiempo final:  4:05:59
Todo el detalle de su carrera:






“DE MADRID AL CIELO”

            Y nunca mejor dicho, sí señores!!!!, ayer día 22 de Abril de 2012, corrí mi primera maratón y después de acabar en 04h 05’ 59’’ estuve y sigo estando en el cielo, flotando entre las nubes.
            Lo primero de todo antes de haceros mi crónica, dar las gracias a JAVIVI a mi compañero de entrenamiento y de “MARATÓN” sin el cual esto no hubiera sido posible, gracias Javivi por adaptarte a mi, a la hora de entrenar y a todas las circunstancias que me han rodeado estos tres meses.

            La mañana comienza con nervios, como no, el primer maratón, sí toda la vida juré y perjuré que yo no pasaría de 10 Km. en carrera. Cuando me veo con todos mis compañeros, estaba muy contenta y emocionada. A las 09:00h en la salida formado un sexteto iba yo muy bien acompañada por 4 debutantes, mi pequeña Bea, mi loca Monserrat, Rober, Javivi y un veterano en esto Jaime. Nos echamos unas cuantas risas antes de que dieran el pistoletazo de salida, con todo lo que llevábamos de geles, clínex, tiritas, purelan (vaselina) y hasta membrillo. Nos vamos, comienza la aventura por todo Madrid, cada 5km grupos de música, mejor imposible, se hace muy llevadero y sin quererlo te empujan. No puedo dejar de llevar buena cara me sentía bien y no me lo creía, al llegar a Sol, que os puedo decir , sólo quien lo vive sabe el subidón que te pega, indescriptible y así hasta la media. Después la tan temida “CASA DE CAMPO”, dónde por arte de magia aparecen 3 grandes del club, MERCE, ROSA Y GEMA, gracias chicas, sois geniales fue una inyección de adrenalina. Javivi y yo asustados nos mirábamos y  nos preguntábamos dónde nos estará esperando el “tío del Mazo” al salir tan gloriosos en el Km. 32????. Allí también pudimos ver a Sebas y a Bego, también animándonos, muchas gracias chicos. Otra vez y para mí suerte, subidón, tres amigos míos y compañeros en el arte del correr estaban allí en el Km. 32, gritando mi nombre, Sara, Luismi y Nacho, corredores del club de Atletismo de Alovera y del Triatlón Azuqueca, respectivamente, gracias chicos por recargarme las pilas, Sara, verte me emocionó, sabes que fue una gran sorpresa con la que no contaba, y pensé varias veces en ti, y viéndome lo bien que iba (me dije en mis pensamientos hoy Sara y yo no sufrimos), ellos tres volvieron a estar en el Km. 36 y en el km 40, mil gracias no sabéis lo que me ayudasteis, sois grandes.
            El “tío del Mazo” al final vino a vernos a Javivi y a mí en el Km. 39, en Atocha, en las cuestas, pero le dejamos que nos acompañara andando en el repecho que te lleva al parque del retiro, estuvo poco con nosotros, le dejamos allí molestando a otros, porque Tomasín le cogió el relevo y nos volvió a llevar hasta casi la puerta de la gloria, lo poco que nos quedada ya lo hicimos volando entre los ánimos de gente anónima para nosotros y como no, con los ánimos de nuestra gente que allí estaban un año más en nuestro árbol, Jaime hijo, Mónica, Nati, Chelo, Esther…….. y todos y cada uno de vosotros que formáis esta gran familia, nos disteis el último empujoncito hasta conseguir el objetivo, acabar los 42,195 Km.
            Tengo muchísimas anécdotas y buenos momentos pero prefiero extenderme en los agradecimientos porque no me quiero dejar a nadie, si alguien se me olvida, que no se lo tome a mal porque sois muchos. Así que gracias de todo corazón a Laura, a Miriam, a Jaime hijo y Sandra, estuvieron por los 42.195km. animándonos y haciéndonos fotos, GRACIAS. 




A José, él me dijo que yo este año haría el Maratón y mira que si lo he hecho, GRACIAS. A mis compañeros de equipo a Bea, Rober, Montse, y Jaime sois los mejores os quiero y lo sabéis, GRACIAS. A Edu, Supercoco, Carlos Serrano, Jesús, Pepe, Guille, Javi Amores, Tomás Bayón, Miguel, por vuestros consejos y ánimos durante todo el proceso de entrenamiento, a los que entrenaron conmigo GRACIAS enormemente he aprendido mucho de vosotros. Al profe David por animarme y confiar en mí, a Fernando por darme la motivación de llegar hasta el final, GRACIAS. A Basi por decirme que yo lo conseguiría, a Merce, Rosa y Gema por aparecer como hadas mágicas, GRACIAS. A todos los que en días previos y posteriores al maratón me han llamado y me han mandado sms para desearme mucha suerte y felicitarme, GRACIAS. A Sara, Luismi y Nacho por estar ahí, GRACIAS, sois la caña. A Tomasín por indicarme el camino a la gloria, GRACIAS. Por supuesto no me puedo olvidar de la familia, de mi cuñada Laura, que creé mucho en mí y no la he defraudado, GRACIAS, a mis padres y mis suegros que gustosamente se han quedado con mis hijas para que yo pudiera entrenar y cumpliera este mi gran sueño, GRACIAS, y a ti CARLOS, gracias por ser el más duro, pintándomelo tan negro, porque al final ha sido un camino de rosas hacia el cielo de Madrid, del que no me quiero bajar. GRACIAS a mí cuñada Veronica, eres un sol, por quedarse con las nenas más de una vez.
GRACIAS.



LLEGO LA HORA


Ya tenemos los dorsales,  y el “corral” asignado, llego el momento.



A sus puestos…. Preparados…… listos…….



¡YA!

Enlace a la página web que motivo del maratón de Madrid 2.012 a creado Jame Hijo:

MARATÓN, Lo más lejos a tú lado....

 DUDAS  (la fabula del maratoniano villano

Después de prepararse concienzudamente para correr el maratón en EQUIS TIEMPO a un ritmo de EQUIS minutos EL KM., cuando quedaban dos días para la prueba a Fulanito Mengana le entraron las dudas de que si aquel ritmo realmente era el adecuado para tantos kilómetros, de si no sería mejor llevar una marcha menos y ser cauteloso de cara a la parte final, la más dura de aquel maratón. Total, si era prudente seguro que le quedarían aun muchas fuerzas para ese "sprint" final, y lo mismo hasta le saldría mejor la cosa.
Por lo que, algo escéptico y a sugerencia de un compañero de trabajo acudió a una pitonisa para que le leyera el futuro y se didiparan sus dudas.
La bruja destapo la bola de cristal y en ella, ante la congoja de Fulanito, este pudo ver su viva imagen en tirantes y pantalón corto cruzando la meta del maratón en XX:XX:XX. Por lo que se decanto por el segundo aunque no entrenado plan y salió reservón.
Y así fue como Fulanito Mengana aquel domingo cruzo la meta enXX:XX:XX…..............tal y como había pronosticado la pitonisa.







-SÁBADO A LAS 9:30 EN LA CHURRERIA DEL CCPLAZA PARA DESAYUNAR Y SALIR A POR EL DORSAL.-


-DOMINGO A LAS 6:45 LOS CORREDORES/AS EN EL IBERCAJA DE VILLANUEVA. A los que van directamente les vemos en la puerta de entrada de El Retiro (La de entrada de carrera) sobre las 8:00. A las 8:15 más o menos bajamos a la salida.-


-DOMINGO A LAS 9:00 EL RESTO DE LA EXPEDICION EN EL IBERCAJA DE VILLANUEVA.- (Pondremos un correo mañana).

                                       SUFRIMIENTO Y SATISFACCION .






Esto es como el amor y el odio, la línea es difusa y fácil de traspasar. O como el amor y el sexo…bueno.. esta otra línea es aun menos imprecisa
El tramoyista puede pegar un traspié y caer, a un lado o al otro.
Aunque parezcan porque lo son, palabras antónimas, sentimientos antagonistas, realmente significan lo mismo para un corredor de maratón, que hace un requiebro a las leyes marcadas por el lenguaje y lo convierte en sinónimo cuando preparas y corres esta carrera, ya puede ser el primero o vigésimo sexto maratón que haces, el sentimiento siempre es el mismo. Sobre manera este del que hablamos: MADRID o como dicen en mí barrio: MADRI.


Dos días, llega el momento, está ahí, lo podemos tocar ya con la punta de los dedos y todos nos preguntamos lo mismo ¿habrá merecido la pena tanto entrenamiento? Nos dará este sufrimiento y el que nos queda el domingo alguna satisfacción.


-Tantos madrugones de sábados, de domingos para ir por el camino que lleva desde Villanueva de la Torre al CISTA y volver con esos 24 km. rompepiernas, por el que lleva de Azuqueca a Cabanillas, o mas allá aun para ir hasta Marchámalo, para poder sumar a nuestra agenda unas veces 20 otras 24 o incluso 32 kilómetros, para que nuestro Garmin pueda decirnos orgulloso los kilómetros que llevamos acumulados esa semana, ese mes, esa preparación, 50, 60, 80, 120...
-Esos martes, esos jueves nocturnos de frio invierno en las pistas o en los rondos Villanos, realizando una, dos horas de intensas y larguísimas series. Esas vueltas y revueltas al RONDO PLUS DE VILLANUEVA (para el que no sepa de que hablo le informo que una vuelta al "rondo plus" son unos 8 kilómetros, pero si no haces un mínimo de dos te miran mal… esto también es como en el sexo ¿no?)
Después de levantarnos a las cinco, las seis o las siete de la mañana para enfrentarnos a una jornada laboral de 8 horas, volver a casa a las siete de la tarde, cambiarnos y ponernos en marcha cinco, diez, veinte minutos después, sin respiro.
Para regresar molidos al hogar una o dos horas después. Estirar si se puede, abdominales el que pudiese, fortalecimiento, ja, ja, no me hagan reír…..tendré que darle un beso a mí mujer o a mí marido, y traspasar si se puede aquella línea difusa de la que hablamos, esa que siempre se suele dar en el calor de la noche.

Solo habrá merecido la pena si el domingo nos ponemos en la salida, viviendo ese momento, y disfrutando cada metro de Madrid (sin cogerlo a ser posible, que no nos lesionemos, que no nos pase nada), ya estamos aquí tras tantos meses y hay que vivirlo, hay que palparlo. No pensemos en la meta, no tengamos prisa por que llegue y termine…..NOOOO.
CARPE DIEM. CARPE DIEM, CARPE DIEM y CUARENTA Y DOS MIL VECES CARPE DIEM. DISFRUTAD, será una experiencia inolvidable. Nos superaremos y el sacrificio, que ha sido mucho y constante, habrá merecido la pena.




Esas dudas se nos disiparan, esos dolores de esta última semana que siempre se nos presentan, como una hipocondría, en el glúteo, el pie, el isquio, la espalda, la cabeza, esas cosas de “ayer cogí frio”, “creo que tengo unas decimas”. De no saber si paracetamol, speed, sexo sí o no, pasta, arroz o aspirina, dormir siesta el día anterior o no. Se nos esfumaran este domingo en la línea de salida, y ya nada nos podrá parar.



Porque Fito (el de Los Fitipaldis) no nos puede echar en cara que hayamos construido ” la casa por el tejado”,  ya que los cimientos estan bien puestos. Aunque si lleve razón en que “las cosas importantes aquí son la que están detrás de la piel”, ya que todo “empieza donde acaban nuestros pies”, que no será otro sito que el Paseo de coches de El Retiro. Y ya que estamos con Fito, y “antes de que cuente diez” aquí os dejo una canción suya que nos ha revisado y versionado para nosotros:


Vivir soñando…mapoma o RMR
Maratón:
Mientras nos aguanten los huesos
te queremos seguir rodando,
el domingo estaremos allí
lo más lejos a tu lado.


Tus calles son nuestra perdición,
y se que nos estarás esperando
con las notas de un rock an roll
o con el mazo en la mano.


El día anterior no podremos dormir
porque estaremos soñando
con el ritmo que hemos de ir
hasta la media o la casa de campo.


Todo lo que entrenamos
el domingo lo veremos reflejado
cuando la meta crucemos
y la prueba superado.


Recoletos, Castellana, Ferraz,
Paseo la Habana, o el de los Plátanos
que más dará el lugar
lo más lejos a tú lado.




Todos los rondos que dimos
a ritmo o a saco
no fueron en balde pues aprendimos
a sufrir como Cosacos.


El día anterior no podremos dormir
porque estaremos soñando
con pasar por La Puerta del Sol
y bajar la calle Mayor rodando.


El día anterior no querremos dormir
porque estaremos pensando
¿Cómo llegaremos al Calderón?
¿Quién en El Retiro nos estaraaaá…………… esperando?.



Mientras me aguanten los huesos.


Mientras os aguanten los huesos.


Mientras nos aguanten los huesos.


Fito Cabrales  y los Fitipaldis con la ayuda de Calvocompelo y los Villan@s.




-Gracias a todos los que de una u otra manera habéis estado  implicados en esta aventura.  -Gracias por vuestro tiempo y esfuerzo. De verdad. Y suerte.