Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

Tomás Rivilla en los 100 km en 24 horas

             Crónica de un espectador. (EDUARDO LOZANO)
Alguna vez he estado a punto pero nunca me he decidido a inscribirme. Y eso que pasa al lado de casa y que gran parte del recorrido son caminos y rutas por los que suelo entrenar. Quizá por eso, por saber que es un terreno difícil, por la cantidad de horas que necesitas, no se.
Cuando leí en el blog que Tomás Rivilla se apuntaba ya era mucha la curiosidad, ¿ cuanto tardas realmente ?,  ¿ como te orientas por la noche campo a través ?  
- Bueno, me voy a bajar un ratito a ver como funciona esto de los 100km ahora vuelvo.
 

A las 17:00 emprendí la marcha por el camino de la tapia del monte del Pardo en dirección Colmenar.  Me iba cruzando con los primeros corredores que venían muy separados. Por aquí está el km 45 de carrera y entre el calor y las cuestas se nota el esfuerzo en las caras de los que suben.  

Ahí viene Tomás, lleva más de 6 horas.
- ¿Qué tal?  
- Bueno, los primeros km’s son los peores porque parecen insignificantes comparados con lo que te queda. Cuando lleguemos a la mitad ya el tema cambia, vas restando, van cayendo solos.
Es la tercera vez que participa en esta carrera, ya conoce lo que hay.


 Aunque son casi la 19:00 el Sol todavía pica bien, ves a corredores colorados como cangrejos. Lo de que la salida sea a las 12:00 es lo que menos me convence.
Los avituallamientos están bien situados y tienen de todo, agua fresquita, isotónico, barritas. La organización no es muy apartosa pero saben lo que hacen.


 Polideportivo de “Laura Oter” en Tres Cantos, km 51. Sella el carnet de ruta y a descansar un poco.
 Tomás me explica como funciona el tema del guardarropa. Puedes entregar una bolsa o mochila con el nº de dorsal y la etiqueta de cada uno de los puntos de descanso (Colmenar, Tres Cantos y Sanse ) y la organización te lo lleva hasta allí. Tienes que hacer un plan de lo que puedes necesitar en cada uno ( ropa, comida) en función de la hora en que tengas previsto pasar y de las condiciones climatológicas que se puedan presentar. Es importante no descuidar los detalles.


Estirar, un poco de vaselina para los pies y como anochecerá pronto una camiseta de manga larga. Hay que prever que durante la noche baja la temperatura y con el agotamiento la sensación de frío aumenta.   

La ruta bordeando la tapia del monte de Viñuelas hacia la carretera de Burgos es un momento psicologicamente duro. Hay algo en tu cabeza que te dice que te vas alejando cada vez más de la meta, que está en mitad de un páramo hacia ninguna parte, que está anocheciendo y que “¿que narices haces tu allí?”.

 Estamos cerca de la urbanización del Race, junto a la carretera de Burgos, hay que atravesar está y la de Fuente del Fresno para llegar a San Sebastián de los Reyes.

Mientras tanto cae la noche. La tierra brilla con la luz de la Luna, no te pierdes pero porque no quieres. La organización ha señalizado los cruces y puntos conflictivos con pequeñas luces ( led’s ) colgadas de las ramas. Es suficiente, basta con ir un poco atento para seguir la ruta.      


Y por fin el polideportivo de Sanse.

Parada y fonda. Descargar los pies, las piernas y comer algo pero sin abusar. A estas alturas de carrera como te quedes mucho tiempo quieto ya no arrancas. Además ya se nota que refresca y los músculos se entumecen rápidamente.
 Hay que rodear la Dehesa para enfilar el camino de vuelta a Tres Cantos. Aquí ya si que no se ve nada, solo al fondo las luces de Sanse, los alrededores de Madrid y la línea de farolas de la carretera de Colmenar. Distingues la forma del terreno, algunos metros de la senda y la línea del horizonte pero el resto está negro como la tinta. Sobrecogedor porque tienes la sensación de que vas solo, de que no hay nadie más en aquel paraje.


Nos encontramos a un corredor que se ha perdido y ha dado dos vueltas a la Dehesa, total 6 km de nada. Nosotros no. Tomás lo conoce bien la zona y tomamos sin problemas el camino correcto de vuelta.

Avituallamiento del km 80.5, este es un número mágico, solo quedan 20, el final se acerca.      


 Bueno, otra vez a fichar en Tres Cantos pero 5 horas después


Tomás lleva 13 horas de carrera y ya lo que quiere es terminar como sea. Se entretiene  el tiempo justo para estirar un poco y quitar la arena de las zapatillas. A por el tramo final.  


A la salida de Tres Cantos nos despedimos. Le quedan los últimos 11 kms hasta Colmenar, algo más de hora y media cuesta arriba.
De esta experiencia he aprendido muchas cosas. La principal es que tienes que tener una motivación especial. Tomás lleva la suya que le va a hacer remontar el camino hasta cerrar los 100 en Colmenar.      


-          Suerte tío, que vas muy bien.
-          Bueno llegaré, que no es poco.

ENLACE CON TODAS LAS FOTOS:


TOMAS RIVILLA MARQUEZ ACABO LOS 100 KM. EN 15 HORAS 5 MINUTOS

7 comentarios:

Raul dijo...

Sencillamente no tengo palabras. Increible.

Raúl

EL TIO DEL MAZO dijo...

Enhorabuena Tomas,los pelos como escarpias, sencillamente IMPRESIONANTE.

Carlos dijo...

Chapeaux!

Calvocompelo dijo...

Vaya añito Tomas, el ultrafondo 50 km., el MAPOMA, y ahora los 100. Que emotivo tuvo que ser entrar en meta, con todo lo que has pasado este año. ENHORABUENA.
A partir de hoy, eres uno de mis héroes favoritos.

rafael dijo...

Pues es que no se que decir, la verdad.... casi que no digo nada.

LA VIRGENNNNN¡¡¡¡¡

YORCH dijo...

Cuando he leido lo de las 15 horas, la verdad es que me ha recorrido un escalofrio por el cuerpo. Que grande eres Tomas.

!!!!MAQUINAAAAAAA¡¡¡¡

MERCE dijo...

Tomas este logro ha sido por entrenar con el carrito de las niñas,cuando vas sin el es que te lanzas tio no hay quien te pare y sigue y sigue ufff madre mia.

ENHORABUENA CAMPEONNN!!!