Cuando los sueños se hacen realidad hay que ver lo que te duelen las piernas al despertar

In the Name of the Father

100 km para el recuerdo.

TOMAS RIVILLA:

Esta crónica comienza el pasado día 17 de septiembre del 2010, cuando a mi padre le diagnosticaron cáncer de pulmón. Desde aquella fatídica  fecha comenzó la carrera más dura en la que jamás me había imaginado que podía participar sin querer hacerlo. Durante estos ochos meses mi CAMPEÓN (mi padre) me enseñó a luchar y luchar, sin quejarse nunca, sufriendo el dolor en silencio, y me demostró que si uno quiere, aunque no tenga las capacidades físicas necesarias, puede conseguir todo con la fuerza del corazón. Hoy en día estoy parcialmente en desacuerdo ya que la enfermedad le venció, pero vivió con ilusión y una gran vitalidad  realizando casi hasta el último momento cosas sencillas para una persona normal, pero un gran reto para alguien que vivía conectado a un respirador, pero con una motivación que contagiaba a todo aquel que estaba a su lado.
Pues bien, en contra de mi mujer y demás familia el último día me inscribí en los 100 km,, me presentaba ante un gran reto para el que no estaba preparado, (poco o nada de entrenamiento, piernas cansada, molestias en la rodilla y lo peor de todo lleno de pena y tristeza). En esta crónica no quiero tomar yo el protagonismo sino que es un homenaje a MI PADRE, sin el cual yo nunca habría terminado los 100 km con el mejor tiempo que jamás hubiera pensado, mejorando el tiempo de las  dos ultimas ediciones en las que había participado. De forma somera contaré que cada kilómetro que recorría iba machacando cada vez más mis piernas poco entrenadas, hasta el punto que tenía una contractura desde la cadera hasta el trapecio del lado derecho. Todo mi cuerpo quería parar, pero mi corazón decía un poco más, un poco más. En el kilómetro 90 recordé lo que tantas veces escuche decir a mi campeón, “CUANDO NO PUEDA TU CUERPO, SERÁ TU CORAZÓN EL QUE TE LLEVE HASTA EL FINAL”, y así fue, apreté los dientes y con la mirada al frente luché contra todos los dolores que mi cuerpo me recordaba a cada paso que daba, y por fin  allí está la meta, un escalofrío recorrió mi cuerpo.
Cuando crucé la Meta levante los brazos y miré al cielo y entre lagrimas dije “PARA TI CAMPEÓN”.


También quiero agradecer todo su apoyo a Edu el cual me acompaño desde el kilómetro 45 hasta Tres Cantos, ya que en todo momento no paró de animarme y animarme. GRACIAS AMIGO.  

11 comentarios:

YORCH dijo...

Una vez mas enhorabuena

tbayon dijo...

Enhorabuena Tomas que decir esto emociona pone la adrenalina a dos mil
Por todo lo que se pasa in presionan te
muy bueno

Edu dijo...

Hay veces que el coraje no tiene recompensa pero es lo más grande que se puede hacer.
Un abrazo campeón.

FERNANDO dijo...

Enhorabuena CAMPEON, con tu cronica me has confirmado algo que o sabia pero que hay dias que se me olvida y es que si te propones algo con firmeza y determinacion no hay forma de fracasar.

Un Saludito.

Calvocompelo dijo...

Ya te lo dije el domingo, y ahora te lo vuelvo a repetir Tomas. Guarda estos momentos para siempre. Un abrazo.

beita dijo...

Enhorabuena!! Un abrazo, campeón.

rafael dijo...

Desde luego hay un campeón que estaría orgulloso de ti. MI más sincera felicitación Tomás.

Carlos dijo...

Enhorabuena Tomás. Disfrútalo.

Un fuerte abrazo.

Julián Mota. dijo...

El motivo y la dedicación de tu carrera apartaron todo sufrimiento y dolor que ésta conlleva.
A veces pasa, el no hacer caso de la cabeza y sí oir el corazón.
Siempre contigo...Tomás.

MERCE dijo...

Tomas, hay un campeon que esta orgulloso de ti,una madre que estara orgullosa de ti, una mujer y unas hijas que igualmente lo estaran y que no te quepa la duda que este club tambien lo esta.

ANIMO CAMPEON!!!

Jesús dijo...

Enhorabuena por conseguirlo contra viento y marea.... el resto ya lo has dicho todo y de la mejor forma posible. Un abrazote!!!