Quien busque infinito, que cierre los ojos

III CARRERA POPULAR DE VILLANUEVA (lo que dicen por ahí)


Aquí exponemos algunos ejemplos de las decenas de comentarios que se han dado en los días posteriores a nuestra carrera en diversos blogs y páginas web. Además de las felicitaciones que hemos recibido personalmente y a través del correo electrónico del club.

Parece que hay una cosa clara, y es que la gente repite, y está en su intención el volver a hacerlo. ¿Será por algo? 

La impresión que tengo yo es, que ya no son solo corredores que van a una carrera un domingo, sino asiduos a una clásica en su calendario particular. Amigos, entre comillas, del club.



EJEMPLOS En BLOGs:

CRÓNICA DE LA CARRERA DE “EL ATLETA DE DAGANZO”

CRÓNICA DE LA CARRERA DE HOSTINGCLUB.ES




EXTRACTO DE LA PAGINA WEB DE JOSE Mª ESCUDERO RAMOS  (un amigo de Maria y Bea.)

Carta de agradecimiento:

Cualquiera podría decir que es otra carrera más de 10 km, pero no. Lo que hace está carrera diferente es el club que la organiza.
Bea, mi ángel de Fuencarral, me invitó a correr está carrera desde un mes antes del maratón de Madrid. Y aunque he de reconocer que hubo un momento en que se me olvido mi compromiso, gracias María por recordármelo, tenía ganas de hacerme una excursión hasta este idílico pueblo de Guadalajara para reencontrarme con mi buena amiga.
Pasé temprano a por María y juntos fuimos hasta Villanueva, durante el camino me pidió que la acompañase en la carrera pues estaba flojilla y necesitaba que alguien, hoy me toco a mí, estuviese a su lado. Yo estoy acostumbrado a que surjan las oportunidades durante la carrera, así que el hecho de que una gran corredora como lo es María me pida que la acompañe me hizo ilusión. La verdad es que María y yo hemos coincidido en alguna carrera pero ella siempre ha ido con la gente se su club, el mismo que el de Bea, Club Deportivo Villanueva, los organizadores. Así que un honor y adelante.
María tenía mucha presión, juegan en casa, el club es muy competitivo, pero su premio hoy era estar en la salida, estaba malilla (No todos hubiésemos hecho ese esfuerzo, os lo aseguro) y se encontraba con la necesidad de ir a su ritmo, sin presiones.
Al llegar a Villanueva María me presentó a todos los miembros del club que se cruzaban por nuestro camino, lo cual me hizo sentir como en casa. Vimos a Bea, sonriente y radiante como siempre.
Durante la carrera no pararon de animar a María y yo iba muy orgulloso a su lado, no terminamos los últimos pero casi. La famosa cuesta de los autos locos no se me hizo tan dura como se suponía que podía ser, porque en los prolegómenos todos decían que era una carrera muy dura. Para mí no fue tanto, fuimos tranquilos y muy a gusto.
Lo que sí ha sido es una carrera popular popular, muy bien organizada con un montón de voluntarios y una buena bolsa del corredor, una sandia, tradición del club, un pepino, en solidaridad con la huerta almeriense, OLE, OLE, OLE, y dos camisetas, una técnica maravillosa que ya ocupa el lugar de mis favoritas y una de algodón algo más festera…Nada más llegar a la meta había voluntarios que daban agua y aquarius mientras te quitabas el chip, así no esperábamos a llegar a la zona de la bolsa de corredor para hidratarnos.
No me puedo comprometer para el próximo año, depende de la fecha de la media de El Escorial o la 100 24, pero si puedo no faltaré a esta carrera y haré especial énfasis entre todos mis conocidos para que se apunten porque este club, el pueblo y su gente se merecen una visita. Porque las carreras cuando son humanas molan más.
Ha sido un placer correr con María y disfrutar de la charla de Bea. Gracias por vuestro calor.
Por cierto, Bea creo que ha ganado el circuito de Guadalajara en su categoría, ha realizado un año genial y yo estoy muy orgulloso de ser su amigo, no porque gane si no por como es, humilde, sana y espontanea.
Y de María que voy a decir, Gracias por permitirme ir a tu lado, me he divertido y disfrutado mucho contigo. Por cierto, para los que hayan leído la crónica del Maratón María es la persona que me encontré en la entrada a la casa de campo, que cuando escribí la crónica no me acordaba de su nombre. Ella, ese día, en un segundo me ofreció todo lo que podía, agua, un plátano…fue espontanea y genial, su apoyo me dio mucha vida, otro angelito de las carreras. Al final la vida nos pone una vez tras otra juntos en el camino, y que sean muchas veces más.
Me gusta este deporte, me gusta conocer gente como vosotras.
Sois geniales.
¿Qué más se puede pedir para un domingo por la mañana?
 
 
La gente nos va conociendo, y se nos aprecia. ¿Será por algo?

No hay comentarios: