Somos el club de atletismo Villanueva, somos corredores populares, seguramente nadie nos recordará. Seguro que a ninguno de nosotros se nos olvidara jamás.

19 VILLANOS, 19 MARATONES ( Un peluche en el MAPOMA)

PUESTO 4.983  TIEMPO 3:55:26 





CRÓNICA DE UN DEBUTANTE EN EL MARATÓN (Por David Alonso)

Quién me iba a decir a mí (y sobre todo a vosotros) que ese chaval un poco fondón que apareció con unos pantalones del R. Madrid por las pistas de atletismo allá por el mes de septiembre del año pasado, se iba a convertir en tan solo 18 meses en un maratoniano sub 4horas.

Os voy a contar mi experiencia desde el momento que decidí seriamente correr mi primer maratón (lo siento mucho por el ladrillo pero sois vosotros los que lo habéis pedido). Fue el día de Reyes y lo primero que hice fue la inscripción, para alejar posibles dudas y dejarme bien claro a mí mismo que ya no había marcha atrás.
Desde ese momento hasta el día antes del MAPOMA he hecho 762 kms entrenado como una bestia y sufriendo como una perra en las tiradas largas.
Ha habido momentos en los que hasta le estaba cogiendo asco a esto de correr. Solo tenía ganas de acabar de sufrir con tanta tirada larga y tanta acumulación de kms y que llegara el 17 de abril.

Pero todo eso me ha servido para 2 cosas muy importantes. La primera, convencerme de que podría acabarla con ciertas garantías (después de una tirada de 33 kms pierdes el miedo). La segunda, hacer ese tipo de tiradas haciendo la goma para no perder de vista al resto del grupo te prepara mentalmente para el gran día.

El día antes estoy nervioso pero no demasiado. Sin embargo, mis intestinos no piensan lo mismo y dejan de trabajar. Entre eso y los kilos de pasta que me he comido en los últimos días, estoy más hinchado que un globo.

Por la tarde aparece el primer gran dilema. ¿Veo el partido o me acuesto pronto?
Segundo dilema: tras el tabique de mi salón oigo a Javivi, Fernando y Marcos dando voces. ¿Lo veo con ellos o solo? La tentación es grande (y más aún después de haber visto por la mañana a Marcos en el Ahorramás aprovisionándose de cervezas. En un ataque de sabiduría decido verlo yo solo, con las piernas en alto y plato de espaguetis en mano (juro que no vuelvo a comer pasta en un mes). Como el partido no era gran cosa decido acostarme en el descanso (creo que hice lo correcto). Sin embargo, la primera parte del partido tuvo un papel crucial en el desenlace de la carrera del día siguiente (más adelante lo entenderéis).

Suena el despertador, son las 5:45 a.m. Salto como un resorte de la cama dirección al “trono” como hago todos los días de carrera. Sin embargo, los intestinos siguen de huelga. Bajo a desayunar, pero no soy capaz de terminarlo, estoy hinchadísimo, empachado. Tomo un café, esto nunca falla (pues esta vez falló). Me cambio, preparo la comida, la neverita de las cervezas y otro café, esto no puede fallar (pues también falló).

Salimos a la carrera hacia el punto de encuentro, allí espera el resto del equipo. Antes de salir hacia la capital hacemos entrega a Jaime de una chichonera para evitar disgustos como el del año pasado.

Me tomo una última barrita energética ya que tengo remordimientos por no haber desayunado bien. Diosss, tengo la tripa que me revienta.

Durante el trayecto no paramos de reír con la discografía del Presi (creo que la cinta que llevaba le venía de serie cuando compró el coche). A mitad de camino un susto de muerte, al Basi se le saltó el airbag de acompañante.

Llegamos a Madrid, aparcamos y a buscar al resto del equipo. Todos dicen que hace calor pero yo voy tiritando… (o temblando).

En uno de esos detalles que marcan estas grandes ocasiones, hago caso a Bea y nos vamos a buscar un baño “decente”. Entramos en un parking y allí, por fin, se produjo el “alumbramiento”. Creo que fue niño. Madre mía, que liberación. “Ahora si que estoy listo”.


Preparativos, vaselina, fotos, vaselina, risas, vaselina, mp3, vaselina, gorra, vaselina. Todo listo.

Mientras esperamos para salir noté un comportamiento algo extraño. Con cierta periodicidad a alguien le daba por gritar o aplaudir y el resto de la gente hacía lo mismo.
- “Que raros son estos maratonianos”.

Pistoletazo de salida y empieza la aventura (tardamos 7 minutos en pasar por el arco).

Km 2: Carlos y yo paramos a echar una meadita (son los nervios). Aunque el resto de Intermachos (Jaime, Juan y Manuel) nos esperan, nos lo tomamos con calma y tardamos casi 5 kms en volver a conectar con ellos.

Todo va muy bien, vamos despacito, hablando, bebiendo, un poco pesados de estómago y piernas, lo normal.

En Guzmán el Bueno, Juan no puede más y tiene que entrar en un bar a dejar un recuerdo. Nosotros aflojamos el ritmo, incluso paramos en un avituallamiento a tomar Powerade tranquilamente esperando a ver si vuelve.

Un poco más adelante vemos una chica con una bandeja con dulces. Jaime se para y coge un par de ellos. Esto no lo teníamos previsto pero un poquito más de energía no vendrá mal.

Vamos llegando a Sol y empieza a haber más gente. Lo de Jaime es increíble, como disfruta el tío, que envidia (Carlos y yo intentamos disfrutar pero todavía estamos un poco atenazados). Es capaz hasta de animar él mismo al público.

Justo al entrar en la Casa de Campo paramos de nuevo para echar un Powerade, en ese momento pasan los mellizos a toda pastilla y ni nos ven. Les damos un par de voces y por fin se dan cuenta, se relajan y se ponen a nuestra altura. Juan lleva mala cara, creo que se ha dado un buen calentón para pillarnos.
Ahí está María, con los plátanos:
- “¿Y mi sandía”?

Miro el GPS, llevamos una media de 5min43 (hemos pasado la media maratón en 2h01).
Empiezo a darle vueltas al tema, me acuerdo del Madrid de Mourinho y pienso que yo no soy así. A este ritmo voy a llegar sin problemas pero hace días que tengo metido en la cabeza el bajar de 4 horas.
Nunca he sido bueno en ningún deporte, más bien todo lo contrario, pero soy muy competitivo (sobre todo conmigo mismo) y aún más cabezón. Llevamos 26 kms, pienso que debo darlo todo en los 16 que quedan. “Hay que intentar bajar de 4 horas”. Aunque la media que llevamos no es buena y la parte final no es nada favorable, decido arriesgar y jugármela (“el que no arriesga, no gana”). Total, si reviento y tengo que sufrir, pues sufro, eso lo llevamos muy bien entrenado.
Me pego una última paletada de vaselina, enciendo el mp3, pongo heavy metal a toda pastilla y empiezo a acelerar. Los intermachos se van quedando. Me encuentro muy bien, “no puedo desaprovechar esta oportunidad”.

Al poco rato veo a Tomás, tiene pinta de ir muy mal, me acerco, le pregunto, le ofrezco un gel:
- “No te preocupes, tengo problemas en los pies, tú sigue”.
Empiezo a coger velocidad poco a poco. Pita el GPS, km 28, 4min50, increíble:
- “levanta el pie que te estás emocionando y la vas a liar”
Aflojo un poco, pero sigo con la obsesión de volver a poner la media por debajo de los 5min40 que necesito.
Hago toda la Casa de Campo a 5min/km aproximadamente, voy genial. Voy pasando a muchísima gente y me voy creciendo (“aprovecha ahora que ya vendrá el sufrimiento”). Cuando me quiero dar cuenta he pasado el 31 y estoy llegado al final de la CdC. Veo a Miguel charlando con Jaime hijo, “¿que hace éste ahí parado?”. Supongo que problemas con sus calambres, es normal, como no levanta los pies del suelo va acumulando electricidad estática y cuando menos se lo espera, hace masa y se acalambra.
Sigo hacia delante y de repente aparece un cuestón, “la Virgen, ¿esto de donde ha salido?” Aflojo un poco, allí está Laura dándome voces, no la oigo hasta que estoy encima (llevo el mp3 a tope), también mi hermana Carol que me ofrece un gel, “tranquila, que voy bien, no me hace falta”.
Sigo subiendo y veo a Merce, le choco la mano, y a Marta (que alegría verlas allí con la camiseta del club). Aquí es difícil hasta correr, la gente se va parando y no hay por donde pasar.
Llego arriba y vuelvo a coger velocidad. De repente aparece Montse:
- “que tal vas”
- “regular, la cuesta esa me ha dejado doblado”
- “Pero que dices, si la has subido como un cohete”.
- “Que guasona”, pienso. Creo que me lo nota en la mirada
- “que si, que si, que vas muy bien”.
Le digo que Miguel está detrás y que tiene pinta de pasarlo mal.
- ¿Me voy con él?
- Si, si, que se le veía fastidiado
- ¿Seguro?
- Si. Ya ajustaremos tú y yo las cuentas pendientes que tenemos desde Alovera.
- Ja, ja. Venga, suerte, sigue así.

Ya no se por que km voy, solo pienso en poner el GPS por debajo de 5’40 lo antes posible. Hago unos 5 kms bestiales (para mí, claro), otra vez a 5min/km. Aquí si empieza a bajar la media y por primera vez pienso que lo puedo conseguir.
Un poco más adelante veo a Javiazu, poco después a LaU, Jorge, etc, la verdad es que entre el alboroto y la “tostada” tardo en reconocer a la gente.

Sobre el km 38 paso un momento crítico. Se me vuela la gorra y al frenar a cogerla noto un dolor fortísimo en la parte de atrás de los muslos, en los dos, no soy capaz de arrancar de nuevo. “No me jodas, que quedan 4 kms y voy para bajar de las 4 horas”. Son los 20-30 segundos más largos de mi vida, “vamos, coño, vuelve a correr, como sea”.
Empiezo a correr pero el dolor no remite, inconscientemente cambio la postura, me encojo un poco, bajo el culo y empiezo a correr en una postura un poco rara. Inexplicablemente (al menos para mí), así el dolor es soportable y puedo seguir a un ritmo decente. Subo una cuesta, los muslos me arden, pienso que me voy a romper del todo, aflojo un poco, doy las zancadas más cortas, agacho la cabeza y espero a que pase. Cuando llego arriba veo a Bea, va bien acompañada, le digo algo, no lo recuerdo, pero no se me olvida lo que dijo ella:
- “David, pero que grande eres”
Parece mentira, pero por unos momentos consigue que me olvide de los problemas físicos.
Me echo agua en los muslos, a ver si consigo enfriarlos un poco para que no me duelan tanto. Poco a poco voy recuperando ritmo, no he perdido mucho. Pongo de nuevo velocidad de crucero y veo a Javi Amores a lo lejos. “Otro que va a ir a la saca”, pienso.
- Pero bueno, otra vez me tienes que adelantar al final, la próxima vez te pego dos patadas.
Me da la risa y me entra una flojera de piernas.

Poco después veo a Rosa:
- “Vamos, David, que vas muy bien, pero reserva un poco que ahora viene lo peor”
- “No me jodas, Rosa, que ya voy muerto”
- ¿Qué tal vas”
- “Bien. Por ahí detrás viene Javi un poco fastidiado.”
- “Entonces, ¿me voy con él?”
- “Si, yo creo que sí”
- “Vale”

Sigo y en una rotonda veo a más gente del club que me animan, los veo pero no estoy seguro de quienes son. Sin embargo, el efecto es fulminante, no se de dónde salen las fuerzas pero el caso es que salen. Muchas gracias.
Voy un poco acojonado porque no conozco Madrid y no se cómo es la famosa cuesta de Alfonso XII. La incertidumbre desaparece de golpe al girar una curva. “Jodo, ¿por ahí hay que subir?”.
Aquí es donde hay que aplicar la famosa teoría de “apretar un huevo contra otro y tirar para delante”.
A mitad de cuesta veo a Guille. “Juer, como se está dando el día”. Se le ve un poco clavado, pero tira de orgullo y se engancha a mí.
- “Vamos, Guille, que esto está hecho”
Al llegar arriba veo al tío del mazo. Creo que se sorprende de verme allí.
- “Diossss, como vas, eres una puta máquina”. La verdad es que en los últimos 10 kms no recuerdo que me haya pasado mucha gente. Me animo a mi mismo.
- “Bueno, si tú lo dices, pero sobre todo no me eches mal de ojo, eh”. Je, je.
Poco después aparece Fernando que viene a buscarnos. Voy asfixiado, seco. En lo único que me fijo es en la botella que trae en la mano. Cuando se acerca más compruebo con desesperación que la trae vacía.
No para de darnos ánimos. Creo que también se sorprende de verme tan bien colocado.
- “Vamos, vamos, vamos, que vas como un tiro”, “muy bien”, “dios, que ritmo”
- “Eso se lo dirás a todos”
Aparece el último avituallamiento y me tiro a por el agua, necesito echármelo por la cabeza y reaccionar porque voy medio grogui. Aún así mantenemos un ritmo alto (creo, porque ya he perdido la noción de velocidad).
De repente veo a mi lado a un tío corriendo con jersey de lana y vaqueros.
- “Coño, Tomasín, que haces aquí
- “Je, je”

Guille aguanta bien. Sigo dándole con la ayuda de Fernando (me recuerda a Manolo Saiz en las contrarrelojs del Tour de Francia, no calla el tío, pero se agradece mucho porque ya voy al límite).
- “Cagüen tó, ¿cuánto queda?
- “800 metros y entráis al Retiro, desde allí vais en volandas”

La curva del Retiro se estrecha mucho y no hay por donde pasar con tanta gente que va a andando.
- “Quitaos del medio, patas cagás, que vamos como cohetes”

Entramos al Retiro y de repente se oye un estruendo. Voy empanao y no comprendo muy bien lo que es. Miro a la derecha y veo a un grupo de unos 10-15 “exaltados”, dando voces contra una valla.
- “Coño, si han venido hasta los Ultra Sur”
Veo unas melenas al viento:
- “Ahí va, el Mister”
Nunca pensé que me alegraría tanto de veros. Nos dais el empujón final que nos faltaba porque las piernas ya flojean. Además, creo que es en el momento justo porque el tramo de los arcos se hace eterno.
Los últimos 200 metros me dejo “caer”. No puedo más, estoy roto.

ESTÁ HECHO, entro en meta, mi primer maratón acabado, y en 3h55. Lo que significa que he hecho la segunda media en 1h54.
Estoy tan roto que no consigo reaccionar. Guille está a mi lado y se echa a llorar:
- “¿Estás bien?”
- “Si, si, es la emoción”

Al parar, las piernas se me han quedado como el cartón, no puedo andar. Veo a Laura y a mi hermana detrás de una valla, me acerco como puedo para darles un beso.
- “Que bien lo has hecho”,”que bien ibas”
- “Joder, pues menos mal, porque estoy muerto”

Ahora la medalla, a abrazarse con el resto de expedicionarios y el momento más esperado: el reencuentro con la MAHOU.

Lo que vino después ya lo conocéis, risas, risas y más risas.

Pues esta es la historia de cómo el Anillo Único fue destruido, eeeeeeeeeh, perdón, que me he liado.
Pues eso, que gracias a todos porque sois muy grandes. Nosotros si que somos más que un club, somos una pequeña familia. Me impresiona (y me ayuda) mucho rodearme de gente que está todo el día sonriendo o riendo, no es muy común.
Gracias a todos:
- A los Intermachos: Jaime, Carlos R., Carlos S., Juan, Rober, por haber hecho más amenos los duros entrenamientos y por sus buenos consejos. Vaya meses que nos hemos pegado.
- Al Mister, por preocuparse de ponernos en forma, guiarnos, aconsejarnos y responder a nuestras preguntas de pesados. Que paciencia tienes…
- A Rafa, Basi, Yorch, Pedro, Bea, el Presi, Tomás, por hacer más amenos los rondos y porque hacen que desee que lleguen los domingos para ir a correr con ellos (y a tomar las cañas de después)
- A Edu, porque siempre tiene la palabra justa y un buen consejo que dar. Enorme, hacerse el maratón con la cámara de fotos a cuestas… CHAPEAU
- A Javivi, por meterme en esto
- A todas las chicas del Club, incluyendo las nuevas incorporaciones porque también lo han dado todo ayer (y que sepáis que con un gran efecto sobre nosotros). Sois muy grandes.
- Al “globero”, porque mantiene vivo esto
- Al resto, que aunque no os mencione, sabéis de sobra que todos aportamos nuestro grano de arena para construir esto tan bonito.
- A mi hermana, por pegarse la paliza de venir a verme y patearse todo Madrid en representación de toda mi familia.
- Y por último, porque es lo más importante y lo que más quiero, a mi mujer, por aguantarme estos meses tan complicados tanto en lo profesional como en lo atlético.

21 comentarios:

Calvocompelo dijo...

Grande desde luego eres muñeco. En todos los sentidos, claro que detrás hay una pedazo de mujer.

La verdad es que la primera vez que te vi llegar al rondo con el pantalón del Madrid, pensé, “de este sacamos poco, lo pasaremos cojonudo con el, porque gracia tiene un rato, pero no mucho mas”. Y míralo, “MARATONIANO”, y me lo sigo pasando cojonudamente con el (lo que importa realmente).

En fin David, mi más sincera enhorabuena. Sobre todo si has crecido como persona y atleta con este reto y su realización.

Lo dicho, eres muy GRANDE . Pedazo de muñeco.

rafael dijo...

Pues nada David,mi más sincera enhorabuena, no es tarea baladí acabar una maratón. Ahora ya sabes hacer otra cosa en la vida: ACABAR MARATONES EN MENOS DE 4H. Cuantas emociones y cuantos sentimientos se apelmazan en la cabeza cuando terminas eh?? Disfruta muñeco que te lo has ganado con creces.

javiazu dijo...

Muy buena crónica, David. ¡Enhorabuena por tu primera maratón!!!

MERCE dijo...

Bueno david te voy a ser sincera, no daba un duro por ti cuando dijiste que ibas hacer la maraton, la pleura nos tenia a tod@s preocupados pero no fue asi,el supercoco se hizo el maraton y ole que bien lo hizo,cuando te vimos en la casa de campo me quede sorprendida lo bien que ibas,asi que ahora si que puedo apostar por ti has cumplido y lo has hecho muyyy requetebiennn.ERES MUY GRANDE TIO.
ENHORABUENA!!!!

PD.Laura te has ganado el cielo.

beita dijo...

ENHORABUENA David, de veras eres un tio grande, te vi pasar tan fresco que hasta me dabas envidia, pero me alegré un montón, lo cierto es que pensaba yo que ibas delante, tu también me animaste con ese "venga Bea". Me alegro que disfrutaras mucho y de el tiempazo que has hecho en tu primer maratón.

Jesús dijo...

Cabronazo!!!! la próxima vez habla más en la carrera y así no nos das tanta chapa aquí!!!!

Me alegro, sos un máquina, un boludo cojonudo!!!

Un bratzo!!!

Carlos dijo...

Enhorabuena compañero, iniciamos esto casi a la vez y me alegra mucho cada vez que avanzas un paso más, sobre todo por como lo vives.
Vamos, que si no bajas de cuatro horas, te bajas a Recoletos y empiezas otra vez... ¡que tienes más cabeza que un gato macho!

Descansa mochuelo.
Un abrazo.

rebeca dijo...

Enhorabuena David!!!, Eres un campeón, yo tb me quede alucinada cuando te vi, al lado de Guille, sin los intermachos, digo "este chico es una máquina", recuerdo que ibas tb con Fernando, y me sonreí de verte ahí, lo has logrado y de verás que me alegro, ya eres un maratoniano, y menudo buen tiempo, en la próxima nos vemos, que me he dado cuente que eres un profesional de las cuentas de correr. Un besazo para ti y por supuesto para Laura, que tb ha estado ahí, al pie del cañon. !!!FELICIDADES!!!

javifonta dijo...

Enorabuena tio, me alegro, solo terminar ya es logro grande y eso solo lo pueden hacer unos pocos elegidos, muchos lo intentaron y jamas lo consiguieron, ya has entrado en la leyenda de los que la consiguieron.........
Felicidades y a seguir sumando.

YORCH dijo...

Que sepas david que aunque parezca, algo mas, acabar un maraton es una de las proezas que el ser humano puede afrontar, y que no todo el mundo es capaz de conseguir. Tu eres uno mas de esos elegidos que empiezan sufren y acaban dicho reto. Enhorabuena

carolina dijo...

ERES INCREÍBLE DAVID!!! cuesta creer que un cuerpo pueda aguantar lo que aguantásteis vosotros el domingo, y sobre todo, cuesta imaginarse lo preparada que tiene que estar la cabeza para poder tirar de ese cuerpo.
Quizás muchos pensaron que te costaría terminar, o que llegarías roto, pero es porque no han tenido que convivir 27 años con tu cabezonería. Durante muchos momentos se me partía el corazón de verte pasar por aquello, pero luego pensaba, "que coño, si es una máquina, va genial, va a terminar de puta madre". Eché unas cuantas lágrimas al verte pasar entre toda esa gente gritando y dándoos ánimos, pero fueron de emoción, de orgullo...
Te aseguro que ese día no se me va a olvidar en la vida. Por otra parte, es una alivio saber que durante una buena temporada no le vas a pedir a mamá que te haga pasta para comer....:)
carolina alonso

Spiderman dijo...

Enhorabuena David,soy de los que te he visto sufrir y bufar en la pista desde el primer día que apareciste a entrenar,por eso me alegra tanto haberte visto acabar tu primer Mapoma y encima con un tiempazo,ahora a disfrutar de la gesta y a descansar,maratoniano!!!!

Laura Robledillo dijo...

Será gilipollas el tío....que me ha hecho llorar con la dedicatoria! Y eso que ha sido breve.
Tenía que haber llevado al muñeco de supercoco a la meta para que entraras con él, que es lo que tenemos más parecido a un hijo, jejejeje.
Lo malo de que acabe el dichoso MAPOMA es que volverán las noches de los brugales con cocacola y no sé qué es peor. Ay, dios mío, llevame pronto!!

Carol, no cantes victoria, que los canelones de carne no cuentan como pasta.

Edu dijo...

Enhorabuena David por el carrerón que has hecho y con tan buena estrategia para medir las fuerzas, que es lo más difícil del maratón.
Un poquito de descanso y a entrenar que esto no se queda aquí.

Un abrazo para Laura y para tí.

Edu

Pedro lopez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro lopez dijo...

Enhorabuena, que Tio mas grande, "claro lo dice uno que no pasa 1.65

Despues de leer tu crónica y de charlar un rato esta tarde, te tengo que decir que tu marca la pulverizas en cuanto se te pase el arton de km que te metistes, antes y después para el jodio Mapoma.

Ahora ya eres un maratoniano y eso es muy grade.


Felicidades y también a tu soporte o quien te soporta no se bien, pero muchas felicidades.

Gracias amigo.

Edu dijo...

Que para el Otoño hay que ir a uno de esos que no tienen cuestas.

Maria dijo...

No sabes como me alegro del carrerón que hiciste. Está claro que cuando te pones, te pones. Cuando te vi pasar en la casa de campo empezabas a despegarte del grupo y cuando te ví en pirámides ibas detrás de Edu y ya habías pasado a Bea. Justo estaba hablando con tu mujer y le dije: Ya no te bajes en pirámides que tu marido acaba de pasar y va como un tiro. ENHORABUENA porque hacer semejante Maratón y en tu primera vez me parece admirable. Sólo acabarlo ya es una hazaña pero así de bien......
Mención especial para mi querida Laura, pues ya se sabe que detrás de un gran Hombre siempre hay una gran MUJER.
Un besazo para los dos.....

EL TIO DEL MAZO dijo...

Bueno Davicillo, te reitero lo que ya te he dicho "face to face", mi mas sincera enhorabuena por el carreron que te marcaste el Domingo, todavia se me ponen los pelos de punta al ver ese "panzer" devorando la cuesta de Alfonso XII.
Has entrado en el olimpo de los maratonianos como un elefante en una cacharreria o como dices tu " a lo loco!!!"
Bueno, espero poder correr el Mapoma 2012 contigo, pero recuerda que seguiras viendo mi gorra amarilla sp por delante de ti!!!! jejejej.
Enhorabuena Super Coco.

Edu dijo...

Si por Alfonso XII me puse la visera de la gorra hacía atrás porque iba notando un movimiento de aire por el cuello.

Lau dijo...

Enhorabuena David por tu pedazo de Mapoma, he vuelto hoy de vacas y me ha gustado mucho tu cronica,me encanto verte pasar por Atocha tan fresco y tan animado!!!! has conseguido algo muy importante y eso que no se te daban muy bien ningun deporte jajaja....me alegro muchisimo,un besazo a ti y a mi amiga Laura (que tambien forma parte de tu triunfo) de parte de Toni y mio.