Somos el club de atletismo Villanueva, somos corredores populares, seguramente nadie nos recordará. Seguro que a ninguno de nosotros se nos olvidara jamás.

19 VILLANOS, 19 MARATONES (Macondo)

PUESTO 2.061 TIEMPO 3:26:13

-Este relato MAPOMA esta dedicado a todos vosotros, corredores, familiares, simpatizantes, etc., del C.A.V. Sin excepción, y es mi manera de agradeceros las salidas pre-mapoma, los ánimos en carrera, los entrenamientos, los comentarios acerca del mismo en el blog, las crónicas pre y post, y un largo etc. del MAPOMA 2.011.
Pero me vais a dejar que se lo dedique especialmente a CARLOS RUBIO GARCIA, que se quedo a las puertas…knocking on the heaven's doors…que es lo mas duro que te puede pasar.-

LA CRÓNICA DE JOSE FERNANDEZ VALENCIA

En mi vida anterior leí cientos de libros, con sus historias, sus personajes reales o ficticios, sus ciudades inventadas o conocidas. Y precisamente hay uno de esos pueblos imaginarios, que tiene un gran parecido con nuestro mundo, con nuestro MAPOMA, ese no es otro que MACONDO.
Una ciudad donde todo es posible, porque todo es impredecible, es mágico, como Madrid, como el MAPOMA. Sobre todo cuando sus calles se inundan de personajes villanos, que son extraordinarios e insospechadamente inauditos.


 MACONDO

Muchos años después, frente a la meta del MAPOMA, Álvaro Fernández Lahoz había de recordar aquella remota mañana en la que cruzo aquella misma meta, de la mano de su padre. Como todos los años, por el mes de abril.
Este era para el su primer MAPOMA, aquel de su padre fue el octavo. Pero Álvaro Fernández recordaba el de aquel año, mas que ningún otro, pues hubo un gesto de su padre que se le quedo grabado en la mente y en el hombro. Pues su progenitor corriendo a su lado a pocos metros de la llegada, le apretó en el hombro y le susurro “recuerda este momento, hijo, es un sueño hecho realidad”. 

Después de tantos años, las palabras aun resonaban en su mente, a la par que aun tenia grabados los dedos de su padre en el hombro izquierdo. Jamás, cruzando otras metas antes, y todas las que vinieron después, le oyó decir aquello.
¿Qué tendría de especial aquel día?
Álvaro, acababa de sentir en su cuerpo y en su alma, parte de la dimensión del MAPOMA. Pero, se preguntaba que tendría de especial aquella fecha para su padre.

No quiso esperar demasiado para averiguarlo, recogió su medalla, busco entre la multitud, le abrazo, se sentaron en el césped y le pregunto sobre el tema. El padre abrió los ojos, sorprendido o emocionado, no sabría decir. El caso es que recordaba aquel día como si hubiese sido ayer.

MAPOMA
17 de abril de 2.011
“Lo recuerdo hijo, lo recuerdo como si acabase de cruzar la meta, aunque correr es a veces duro y amargo, la memoria de aquel día es dulce. Aquel día sentí la inmensidad del MAPOMA, y la extraordinaria capacidad de las gentes de mi club. Tú hijo no lo recordaras, pero justo once días antes de aquella carrera estaba cojo, y con serias dudas de correr el MAPOMA, mí MAPOMA. Pero la generosa Beatriz López Garrido, que era sabia como un refrán, con su arte reparo mi pierna, con sus conocimientos, que no enseñan en la escuela, pues es materia superior. Pase de no poder andar bien a estar en la salida de Recoletos, a las 9:00 de aquel domingo.
Cuando soplo el amanecer y al cobijo de mis 18 amig@s maratonian@s, camaradas de penurias en los rondos y de caminos infranqueables hacia Santo Tomás. Y de la grata compañía de Laura Robledillo y de Carolina Alonso, esperaba impaciente la salida, esperaba una respuesta de mi pierna, afirmativa o negativa.
Hijo, es difícil explicar la sensación que tienes allí, en mitad de miles de personas, pero en realidad estas solo, ante un reto. El mapoma es un camino de 42 kilómetros hacia tú interior, hacia dentro de ti, y no hay mejor manera de percibir el secreto que encierra el Mapoma que entrar en uno mismo.
A los dos kilómetros de la salida percibí que todo iba bien, en aquel momento tuve la determinación de que podía hacerlo. Con la valentía de un torero me decidí a imponer un ritmo de 4:35 a 4:40, sin cobijarme en burladeros de 5:00.
Fueron 100 años de soledad, conmigo mismo, los que pasaron desde ese kilómetro hasta el final, pero cien años de poesía por los senderos que marcaban cada kilómetro de Macondo, del Mapoma.
Hijo, por el camino me cruce con varios amigos de otros club, Cristina , Félix…así pase por las calles mas bonitas de Madrid, palpando cada instante, disfrutando, corriendo. Saludando y sonriendo para las fotos que cada 10 kilómetros hacían Jaime y su hermana, recibiendo sus ánimos, como una pócima que me hacia acelerar.


….así hasta entrar en la casa de campo, hijo, era la parte que yo siempre mas temía, pues era como si entraras en un túnel sin fin, un camino desleal para el corredor, que te atrapa en el tedio….en aquel sendero sin fin, en el paseo de los plátanos, apareció la sonrisa de Maria Herrerin, paseando los plátanos que ella misma trajo el día anterior desde Canarias, y es que hijo, lo que eran capaces de hacer aquellos compañeros de club por los demás era algo difícil de interpretar. Mapoma, Magia, Macondo.
En la casa de campo, ya era primavera, pero no veía flores, todo me empezaba a parecer un erial, lleno de cabezas populares que miraban al suelo, vigilando sus pisadas, como no queriendo dar un traspiés a esas alturas de la carrera. Transitando por el km.28, cruce mi mirada al otro lado, y vi sus rizos al viento, era el Alquimista Paciente, aquel tipo hijo, fabricaba en su taller de alquimia entrenamientos semanales, y nos traía su zurrón lleno una semana si y otra también de MMP y MMC que repartía entre sus compañeros, como quien saca un conejo de una chistera. Magia, Macondo, Mapoma.
Empecé entonces a pasarlo mal, hijo, entre tanto hastió, necesitaba algo. Y ese algo lo encontré en la cuesta del Ángel, donde aparecieron 4 Ángeles, como flores en medio de aquel vacio, llenas de belleza, engalanadas de azul y amarillo, porque ya sabemos que las flores mas bellas nacen en los sitios mas inhóspitos. Merce, Marta, Montse, Rebeca….Macondo, Mapoma, Magia.

...Con Javizu haciendo fotos...
Y apreté hijo, y me deje caer por la inercia, pero una inercia cada vez más lenta, más agónica. Decía el principio del sabio Galileo Alonso Galilei Jiménez “la velocidad que ha adquirido un cuerpo se mantendrá constante mientras no haya causas exteriores de aceleración o deceleración”, pues mi cuerpo hijo, no mantuvo la velocidad adquirida, y si hubo una causa exterior, no fue otra que el mismo Mapoma.
Zozobrando por el km. 38 a 5:20, buscando ya sí los burladeros de 5:30, aunque con el valor aun intacto, me encontraba en medio del océano de populares, con mi barca mugiendo sin talento, con el casco astillado por los kilómetros, cuando apareció prodigioso en mi rescate un velero llamado Rosa, que me remolco con el viento a favor, pasando por Atocha, donde LaU, Jorge y Paula Barchín soplaron sus velas para llevarme hasta el kilómetro 40. Magia, Macondo, Mapoma.
Allí la lancha motora llamada Fernando Úbeda me llevo un ratito a pie y otro flotando hasta la entrada de El Retiro. Entre tanto hijo, vi al tuerto, el de la buena suerte, Carlos Rubio, que pese a quedarse a las puertas, tuvo el ánimo de venir a vernos, a apoyarnos, porque éramos sus amigos, hijo, no podía dejar de estar a nuestro lado. Y eso esta por encima de las decepciones particulares. Macondo, Mapoma, Magia.
También por allí, surfeando, temerario como siempre, bañado por el sol de California, paso el Capitán con su Pedro-tabla, rompiendo el las olas a 3:30.
Allí llegaste tú hijo, y me diste la mano para llevarme en los metros finales. Y vi aquella bandera, pintada por Chelo, la envidia de cualquier pintor holandes, con nuestro escudo, con el nombre de nuestro club, y bajo aquella obra maestra, estaba aquella otra obra de arte, la banda de músicos locos, Sele, Chelo, El Gran Guía Leones Marcos Antón, Nati, El Gran Javivi, Mónica, Esther, Rosa ( la mujer de Pedrito), Miriam, etc. etc., que con sus voces y palmas ponían la música celestial que faltaba para que todo fuese mas Mágico, mas Mapoma, mas Macondo.
Y allí me emocione hijo, y te agarre el hombro, y te dije aquellas palabras, porque percibí lo que aquel club era. Pero no llore, porque los villanos no lloran, y menos yo.

La migajas de este villano, cruzarón la meta, hijo, la versión lenta del que salio de Recoletos.
Y allí estaba la persona que mas quería, que mas quiero, que mas me apoyo.
Y abrace a tú madre.
Y bese a tú madre.
Y la congoja me pudo… y entonces “


- Y entonces lloraste, papa?
- No hijo, los villanos no lloran, solo corren y rebanan.

Álvaro, saco un pañuelo de su mochila y seco las lagrimas que caían por las mejillas de su padre.

-MACONDO- MAPOMA – MAGIA-


ESTA ES MI MANERA DE DAROS LAS GRACIAS A TOD@S LOS QUE ESTUVISTEIS ANTES, DURANTE Y DESPUES DE LA CARRERA. AMIG@S.

Como decía Sinatra, “My Way”

27 comentarios:

Miguelito dijo...

Voy por la casa de campo, luego sigo.

EL TIO DEL MAZO dijo...

Jose gracias por premiarnos con obras de arte como esta. Enhorabuena por tu Mapoma y por ser como eres.

Pd: Gracias por tu dedicatoria AMIGO.

Supercoco dijo...

Yo creo que al final hasta se nos ha emocionado "el melenas" y todo.
Por cierto, todos sabíamos que lo de la pierna era una estrategia para que algunos se confiaran pensando que no ibas a correr.
Pero a mí no me engañas, Cimmerio.

Supercoco dijo...

Carlitos, no te hagas ilusiones, que se lo ha dedicado a Carlos García Rubio, que debe ser un primo tuyo...

rafael dijo...

Da gusto abrir el blog y encontrarse relatos de esta calidad. Vaya dos dias que llevo. Que te voy a decir, que siempre es un placer correr contigo y leerte.

pd: También cortarte la cabeza ( pa que nos vamos a engañar), pero como dice pedrito siempre con " mucho amor"

Lau dijo...

Madre mía José no se como lo haces pero tus crónicas consiguen sacar el lado mas tierno de cada uno de nosotros ....Felicidades por tu Mapoma y tu saber estar en cada momento.Ahh por cierto,a ti tambien se te aplica en toda regla el dicho de que detrás de un gran hombre hay una gran mujer .

Carlos dijo...

ENHORABUENA Jose, en mayúsculas, por el relato y por otro Mapoma que sumas a tu cuenta personal.

Veo que nunca hay "un Mapoma más", todos son mágicos...

Un fuerte abrazo,

Miguelito dijo...

Bueno si me permites, voy hacer una puntualización sobre la organización de Villanueva en Mapoma, haber Rebeca te cuento, en zona de casa de campo y salida, estabas las chicas con M. Merce, Marta, Monse y Maria, que pasa que ahora te llamas Mebeca.

José te diré que aprovechando las fechas en las que nos encontramos me parece más tierno que el DIA de la madre, con un contenido emocional comparable con esas grandes películas como fueron, cumbres borrascosas, campeón, amor sin fin, lo que el viento se llevo, el capitán intrépido, Bambi, etc. Lo de la mano en el hombro sobre tu hijo, me imagino que se acordaría de ti, hasta que se le seco la marca.

Sigues siendo el mejor bloggero de la red, la envidia de los aprendices a bloggero ya que al lado de esto, solo quedan aprendices, lo que no me puedo creer, es que te vuelvas a superar.Enhorabuena.

Por cierto, esto silo haces capitulos, la serie perdidos se queda como un corto.

Supercoco dijo...

José, di la verdad, le pusiste la mano en el hombro a Álvaro para que frenara, que no podías seguirle...

YORCH dijo...

¡Chapoo ! Jose, esperaba tu cronica con ansiedad. Me alegro de que tu pierna respondiera, demuestras ser mas lider con cada carrera

rebeca dijo...

Si con este relato acaban las narraciones del MAPOMA, que sepas que contigo empezé llorando tal dia, y contigo acabo llorando hoy, con tu crónica, eres buenisímo, como escritor, narrador, corredor, pero sobre todo como persona, ENORABUENA CAMPEON.

Anónimo dijo...

Eres el puto amo.

Maria dijo...

Me has emocionado Jose!!!!!!!Que forma tan bonita de contar tu carrera. Disfruto muchísimo leyendo tus crónicas. Gracias por regalarnos éstos buenos momentos, gracias por ser tan buena gente y ENHORABUENA por ese carrerón.
Y cierto es que también en éste caso, detrás de un gran hombre se encuentra una gran mujer.
Un placer haber compartido con todos éste GRAN DÍA

MERCE dijo...

OLE,OLE,OLE,Y OLE!!!! Jose eres un genio tio,otra vez has conseguido que acabe de leer tu cronica y se me ponga un nudo en la garganta ay que ver si es que el niño ha nacido para esto.

ENHORABUENAAAAA......PROFE.

javifonta dijo...

enorabuena jose por tu carrera tu cronica y por tu dedicacion , sacando tiempo de no se donde.

beita dijo...

Muy bien Jose, me has emocionado!! Fantástica tu cronica y Enhorabuena campeón, me alegro que te recuperaras y que al final corrieras.

Edu dijo...

Y yo que era como Guille, de los que decía que nunca lloraba, en fin,...

Enhorabuena por echarle valor y con todas las dudas que tenías salir a por todo, pasase lo que pasase.
Eso es competir.

Después de un maratón parece como que te da un poco de bajón, ya has conseguido el objetivo, pero este año con las crónicas, ufff, es que no lo dejo.
Hoy me ha preguntado Tomás que cuando es el próximo, ainnn, ...
¿Valencia?
No, antes, antes, decía.

Un abrazo

Edu

rafael dijo...

Que cabron el supercoco y que perspicaz¡¡¡¡ jajajajaja. Estoy contigo y es que iba sangrando kms antes hombre¡¡

FERNANDO dijo...

Lo he dicho muchas veces y no me cansare de decirlo eres un PUTO CRACK. No dejas de sorprendernos con tus relatos, si uno parece bueno, el siguiente es mejor.
No cambies nunca, ni como blogero, ni como corredor y por supuesto como persona.
Enhorabuena AMIGO.

Un Saludito.

La Hija del Viento (Bea L) dijo...

ENHORABUENA Jose por tu relato, tras la lectura tengo encogido el corazón, es por la alegría y satisfacción de disfrutar de la compañía de personas tan grandes como tú, tan grandes que son capaces de aflorar las emociones y sentimientos más recónditos. Enhorabuena por tu carrera, TU Mapoma, TODO el mérito es tuyo y es de agradecer que lo compartas con el resto de los villanos.
Mi eterno agradecimiento a ti y a todos mis compañeros y amigos por hacer de este club, una parte importante de mi vida.

javitxu dijo...

Jose. Buen Mapoma si señor.

Con tus letras transmites el mismo buen rollo que con tus actos.

Gracias por cedernos tu tiempo.

Laura Robledillo dijo...

Es muy bonito. Cuando Álvaro sea mayor,haga su primera maratón y recuerde esta crónica será uno de los mejores recuerdos de su infacia.
Al final va a tener razón Julian Mota y tienes que escribir un libro!
Está claro que eres muy bueno. Para mí, de lo mejorcito que hay en el club; cuidando del blog y siendo profe de los niños... Vales tu peso en oro y Nati también, solo que como ahora corre y está adelgazando....ya vale menos, jejejeje (es broma)
Enhorabuena!

Pedro lopez dijo...

Que grande eres Jose que grande.

Como dice el capitán menuda crónica y como ya te sn dicho de todo

Enhorabuena por hacer cosas por todos y hacer que todos los que estemos seamos tan felices con tus grandes ideas.

Spiderman dijo...

Jose,gracias por toda la realidad y,sobre todo,por toda la magia...

Era inevitable que los caminos de Macondo,Mapoma y los villanos se cruzasen y estén condenados a repetirse durante 100 años de compañia.

Melquíades ya lo sabía.

MONI dijo...

Sin palabras!!!! y mira que a mi me gusta hablar... eres una máquina en todos los aspectos (bueno al menos en los que yo conozco... del resto dará fe la increible Nati)
A ver ahora como superas esto!
Un besín.

ELENANO dijo...

Este tío siempre fue genial, y yo le conozco desde que era pequeño, muy pequeño. Ya veo que alla donde va sigue dejando parte de el.

Un saludo desde Vicalvarock.

tito dijo...

enhorabuena jose buena carrera los calvos al poder jejeje bonita cronica